Enigmático crimen de una chica en un departamento del Centro

Ocurrió en San Juan y Alem. La víctima, de 20 años, fue hallada desnuda, ahogada en la bañera, con un cable alrededor de su cuello y con cortes en partes del cuerpo. Investigan su vida sentimental. No hay detenidos.

Edición Impresa: jueves, 19 de julio de 2012
imagenes
zoom
Enigmático crimen de una chica en un departamento del Centro

Vecinos, allegados y familiares de la víctima se juntaron en la puerta del edificio donde ocurrió el crimen. (Marcos García / Los Andes)

Rolando López - rlopez@losandes.com.ar

A fines del año pasado, Micaela Betsabé Blasco Miranda (20) y su madre dejaron el barrio Santa Rita de Ciudad por la inseguridad y se fueron a vivir a un departamento de calle San Juan al 880.

En octubre de 2011, Gisela Molina (18), prima de Micaela, había fallecido luego de quedar atrapada en una balacera entre bandas. Por eso madre e hija optaron por el Centro para vivir más tranquilas.

Las dos alquilaron solas el departamento "4" correspondiente al segundo piso, que está a metros de la plazoleta Pellegrini. En ese sitio, ayer a las 12.30, la madre encontró a su hija asesinada, sumergida en la bañadera del baño y con un cordón de teléfono que le daba tres vueltas al cuello.
 
Micaela, hasta hace un mes estudiante de Arquitectura y empleada de una de las heladerías Grido, estaba desnuda.

La madre de la víctima entró en estado de pánico y comenzó a gritar. Fue un vecino del primer piso quien llamó al 911 y la policía llegó con celeridad. Los pesquisas, de movida, tuvieron las sospechas de que no estaban frente a un homicidio en ocasión de robo.

"En el departamento sólo faltaban los dos teléfonos de Micaela: un celular y un Nextel, pero por ejemplo había una notebook sobre la mesa de luz", según explicaron en el lugar del hecho.

El cuerpo de la víctima estaba en la bañadera y además del cable que le rodeaba el cuello, presentaba tres heridas superficiales (que no serían mortales): en su pierna derecha, en la nuca y debajo de un seno. En relación a esos cortes, los detectives hallaron un bisturí con sangre en las inmediaciones del baño.
 
El bisturí fue recogido por Policía Científica y, junto con otros elementos que se hallaron en la escena del crimen, serán periciados en estos días a pedido de Santiago Garay, el fiscal especial que lleva adelante el caso.

Cuándo ocurrió

De acuerdo con lo que manejan los especialistas, el homicidio ocurrió entre la 9 y las 11 de la mañana. Se cree que quien o quienes ingresaron al departamento eran personas a la/s que la víctima conocía pero al menos hasta ayer no había ningún testigo que indicara la presencia de un sospechoso durante ese lapso.

"Según sabemos, para abrir el acceso al edificio había que bajar los dos pisos, y eso tiene que haber hecho Micaela. Además, quien entró al departamento propiamente dicho también lo hizo sin violencia. Es muy probable que quien entró era alguien a quien la víctima no sólo conocía, sino que era de confianza", siguió la misma fuente.

Conforme se conocía el deceso de la joven, la esquina de plaza Pellegrini y San Juan se llenaba de gente. Estaba claro que Micaela era muy querida ya que las escenas de dramatismo y los llantos y los gritos de dolor se sucedían ni bien los recién llegados se enteraban de la mala noticia.

Su padre -quien no vivía con su hija y su esposa- estaba descolocado, pero así y todo pudo dialogar sobre la vereda con el fiscal Garay, quien comenzaba a sacar cuentas sobre con cuántas personas tendrá que hablar en estos días para tratar de rearmar las últimas horas de Micaela Blasco.

En ese aspecto, Garay dedicó buena parte de la tarde a tomar declaraciones testimoniales a los familiares y amigos de la chica. Del mismo modo, el fiscal pidió la notebook de la víctima, ya que era una chica que se comunicaba mucho por internet y para el investigador, pueden haber datos de interés en el chat, en las conversaciones por Facebook y en los correos electrónicos.

Tanto es así, que el fiscal ordenó cerrar el departamento donde apareció la chica muerta y continuar hoy por la mañana con algunas tareas de rastreo.

¿Un novio?

Teniendo en cuenta la edad de Micaela, no es extraño que los pesquisas posen sus ojos en su vida sentimental. Algunas versiones indicaban que Micaela tenía una relación cercana en el tiempo con un joven que no sería muy conocido por sus familiares y que la noche antes del crimen tuvo una discusión vía internet primero y vía telefónica después.

Fuentes judiciales indicaron que, efectivamente, se ha puesto especial énfasis en las relaciones con hombres que tuvo la chica en los últimos tiempos.

El hecho de que el asesino se haya llevado consigo el celular y el Nextel da la pauta de que no quería que esos aparatos llegaran a manos de nadie.
Más notas de esta sección
Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados