Atentado decapitó cúpula militar siria

El ataque con bomba fue reivindicado por el autodenominado Ejército Sirio Libre, integrado por desertores de las FFAA, murieron el ministro y el vice de Defensa, el jefe de la lucha contra la rebelión y resultaron heridos el ministro del Interior y el jefe de Seguridad.

Edición Impresa: jueves, 19 de julio de 2012
imagenes
zoom
Atentado decapitó cúpula militar siria

Esta imagen, distribuida por la oposición siria, muestra un presunto ataque de helicópteros artillados a un punto de la ciudad de Homs. (AFP)

Agencia AFP

El ministro sirio de Defensa murió ayer junto a su viceministro y al jefe de la lucha contra la rebelión, en un atentado con bomba en Damasco que decapitó el aparato de seguridad del presidente Bashar al Assad, al tiempo que proseguían los combates en la capital.

Las muertes del ministro de Defensa, Daud Rajha, y de su viceministro, Asef Shawkat, cuñado de Assad, fue anunciada por la televisión estatal, que confirmó igualmente la del jefe de la célula de crisis, Hasan Turkmeni, comunicada previamente por el opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), con sede en Londres.

Estos jerarcas, con grado de general, son los de mayor rango que pierden la vida desde el inicio de la rebelión en marzo de 2011.

En la explosión también resultaron heridos el ministro del Interior, Mohamad Ibrahim al Shaar, y el jefe de la Seguridad Nacional, Hisham Ijtiar, según una fuente de los servicios de seguridad.

La fuente dijo que el atentado fue perpetrado por un suicida, presuntamente un guardaespaldas de uno de los oficiales presentes en la reunión, que activó su cinturón de explosivos en la sala del ultraprotegido edificio de la Seguridad Nacional, en el centro de la capital.

Según otra versión, un guardaespaldas habría introducido una valija llena de explosivos, y habría abandonado la sala y accionado la bomba.

El ataque fue reivindicado por el Ejército Sirio Libre (ESL), formado por militares desertores que se unieron a la insurrección y por civiles armados.

Assad nombró de inmediato al jefe del Estado Mayor, Fahd al Freij, como nuevo ministro de Defensa, y el ejército reiteró su "determinación" de proseguir el combate para "limpiar la patria de los restos de bandas terroristas".

Por su parte, la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, "condenó" el atentado en Damasco e instó a una "acción concertada" del Consejo de Seguridad de la ONU y la comunidad internacional.

Irán también condenó el atentado, estimando tener la certeza de que "el gran pueblo sirio defenderá su soberanía, la estabilidad y la seguridad" de Siria.

Rusia, aliada de Damasco, llamó a "castigar" a los autores del ataque e indicó que la imposición de sanciones equivaldría a dar "un apoyo directo a un movimiento revolucionario", algo contrario a los mandatos de la ONU.

Estados Unidos consideró en cambio que el gobierno sirio está "perdiendo el control" e instó a la comunidad internacional a que "presione al máximo a Assad para hacer lo que es correcto, abandonar (el poder) y permitir una transición pacífica" de poder.

Washington también decidió sancionar a 29 altos mandos del régimen sirio, entre ellos varios ministros, anunció este miércoles el Departamento del Tesoro.

El presidente estadounidense Barack Obama y su par ruso Vladimir Putin coincidieron, en una conversación telefónica, en la necesidad de una "transición política" pacífica en Siria pese a sus divergencias sobre el tema, aseguró este miércoles la Casa Blanca.

"La conversación mostró la concordancia de los análisis de la situación en Siria y del objetivo de dar una solución. Al mismo tiempo, persisten las divergencias sobre la forma concreta de alcanzar esa solución", matizó el portavoz de Putin, Dmitri Peskov.

Por otro lado, el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, negó que su país tenga nada que ver con el atentado, al volver de una visita de trabajo a Moscú, donde abordó la crisis siria con Putin.

Y el rey de Jordania Abdalá II consideró que el atentado es un "tremendo golpe al régimen" de Bashar al Assad, en una entrevista con la cadena estadounidense CNN.

El martes, los rebeldes habían anunciado el inicio de la "batalla para la liberación" de Damasco.

La periferia de Damasco es teatro desde el domingo por la noche de los más violentos combates desde el inicio de la insurrección hace más de 16 meses.

Ayer, las fuerzas del gobierno bombardearon desde helicópteros los barrios de Qabun y Barzé, y los combates proseguían en otros barrios, indicaron el OSDH y la Unión de Coordinadores de la Revolución Siria (UCRS).
Más notas de esta sección
Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados