Handball: Argentina venció a Brasil y es campeón panamericano

El equipo de Eduardo Gallardo, que participará de los Juegos Olímpicos Londres 2012, retuvo la corona lograda hace dos años en Santiago de Chile y ganó la competencia por quinta vez.

domingo, 24 de junio de 2012
El seleccionado argentino masculino de handball se consagró campeón del Panamericano disputado en la localidad bonaerense de Almirante Brown, al vencer a Brasil por 22-21 en la final, igualada en 12 al término de la parte inicial.

El equipo de Eduardo Gallardo, que participará de los Juegos Olímpicos Londres 2012 y que tras su victoria en semifinales ante Uruguay había conseguido el pasaje al Mundial España 2013, retuvo la corona lograda hace dos años en Santiago de Chile y ganó la competencia por quinta vez.

De esta manera, Argentina sumó su quinta estrella, tras los títulos ganados en Sao Bernardo 2000, Villa Ballester 2002 y Santiago de Chile 2004 y 2010.

Al igual que hace una década, en ocasión de la final disputada en Villa Ballester (cuando ganó con un penal convertido por Eric Gull), Argentina se impuso con un agónico penal anotado por Federico Fernández a falta de 8 segundos para el cierre.

Como una verdadera batalla disputada entre dos rivales que se conocen hasta en el más mínimo detalle, el encuentro fue cerrado, emotivo y se definió en los últimos segundos.

Argentina comenzó dominando las acciones del juego y marcando diferencias en el marcador con un gran Diego Simonet, autor de 4 goles en los primeros cinco minutos, y el arquero Matías Schulz, una muralla bajo los tres palos con siete magníficas atajadas.

El extremo derecho Felipe Rivero Borges, autor de 9 goles, con su velocidad y alta efectividad en el contraataque, mantuvo a Brasil en partido e impidió que el equipo comandado por los hermanos Sebastián y Diego Simonet se alejara en el marcador.

Un golazo de Diego Simonet puso las cosas 8-5 para los dirigidos por Eduardo Gallardo, lo que obligó al tácnico de los brasileños, el español Jordi Ribera, a pedir minuto para ordenar las cosas.

Luego del "tirón de orejas", los visitantes lograron poner las cosas 9-9 tras varios ataques desaprovechados por los locales, y las alternativas en el marcador se mantuvieron hasta el 12-12 parcial del primer tiempo.

La segunda media hora fue idéntica a la primera, con un única diferencia: los nervios jugaron un papel trascendental, sobre todo en las minutos finales.

Los `albicelestes` se adelantaron 14-12, pero una serie de fallas en ataque, sumadas a una defensa con ciertas grietas, permitieron que Brasil diera vuelta el tanteador (15-14).

A los `Gladiadores` les costaba anotar ante una defensa de Brasil cerrada y sólida, pero tres apariciones veloces de Federico Pizarro, que apareció desdoblándose desde el lateral al centro, sirvieron para el 19-19, a falta de dos minutos.

Los minutos finales fueron de pura tensión, más cuando a falta de sesenta segundos, con el marcador 19-20, Ribeiro Borges tuvo un penal para sacar diferencia de dos goles. Al igual que en la final de los Panamericanos de Guadalajara 2011 ante Schulz, esta vez falló ante el arquero Fernando García.

Cuando faltaban 36 segundos, Sebastián Simonet manejó el ataque, consumiendo la mayor cantidad de tiempo posible para anotar el gol de la victoria, hasta que llegó el penal sobre Federido Vieyra cuando se disponía a tirar.

Federico Fernández, luego de consultarlo con su tocayo Pizarro, tomó la responsabilidad del lanzamiento y puso el 22-21 ante un enorme Luis Nascimento, el arquero carioca que fue figura con grandes atajadas.

Brasil trató de sacar rápido en busca del milagro, pero en una arriesgada maniobra Sebastián Simonet cortó el ataque con una falta flagrante y recibió la tarjeta roja, pero consiguió que se consumieran los últimos segundos y el estadio explotó al grito esperado: "¡Dale Campeón, Dale Campeón!".
  • Facebook
  • Twitter
  • Twitter
  • Linkedin
  • Digg
  • Delicius