¿Qué hacer con los ahorros?

Las posibilidades varían en función del monto y el nivel de riesgo. Para los que tienen hasta $ 50 mil recomiendan plazo fijo o adquirir un vehículo para ganarle a la inflación. Los que llegan a $ 300 mil ya pueden adquirir un inmueble. Los que superan ese monto tienen otras oportunidades. Distintas posturas sobre el dólar.

domingo, 10 de junio de 2012
¿Qué hacer con los ahorros?
Notas relacionadas

Horacio Meilán - Especial para Los Andes

En un año en el que la situación económica se presenta con incertidumbre e indecisiones, los ahorristas tienen perspectivas disímiles, según su capacidad, y si bien hay quien asegura que “cada vez hay menos opciones”, otros no dudan en afirmar que “siempre hay oportunidades para invertir”.

Una pregunta que muchos se hacen en tiempos de economía incierta y de decisiones postergadas se relaciona con lo que se debe hacer con los ahorros, ya se trate de pocos billetes o grandes montos, dependiendo de la actividad que uno realice y, principalmente, de su capacidad de acaparar dinero.

El actual contexto, marcado por una inflación que no cesa en su escalada ascendente y por las restricciones a la compra y venta de monedas extranjeras, con el dólar como principal actor, se suma a una escena internacional crítica que influye en la economía local, complicada por las trabas en el comercio exterior, que afectan a importaciones y exportaciones por igual.
Esto sin dudas, influye en los ahorristas que buscan alternativas para ubicar sus montos, aunque con opciones cada vez más reducidas, al decir de los expertos.

“La oferta de instrumentos de ahorro hoy es mínima. No hay muchas opciones”, aseguró Jorge Day, especialista del Ieral de la Fundación Mediterránea, para quien, “en una economía más desarrollada financieramente, existen opciones como títulos públicos, acciones o terrenos, pero en Argentina, todo se ha reducido, sobre todo por las limitaciones impuestas”.

Por su lado, Alejandro Trapé, profesor de Economía de la UNCuyo, atribuyó a la inflación gran parte de la indecisión ahorrista. “Un contexto inflacionario como el actual, del 22% al 24% anual, distorsiona por completo las decisiones de ahorro”, indicó el experto, al tiempo que alertó sobre las “situaciones anómalas” ejemplificando: “Uno viene de página 1

termina por resignarse a invertir en activos que rinden menos (como los plazos fijos) y a perder parte del capital en el proceso o a buscar activos que rindan igual o más (aunque mucho más riesgosos, como acciones o bonos de dudosa garantía) o bien, a gastarse el dinero en consumo".

Por eso la inflación alta “alienta el consumo y desalienta el ahorro, tal como se ha visto en los últimos años en el país”, agregó el experto.

La situación no es igual según de qué montos se trate, ya que es posible hacer una clasificación “cuantitativa” para descubrir las alternativas de pequeños, medianos o grandes ahorristas. Aunque hay que hacer la salvedad de que muchas veces existe una clasificación “cualitativa” a tener en cuenta. Como dice Daniel Garro, titular de la consultora Valor, “hay una distinción en función del riesgo que cada inversor esté dispuesto a tomar, ya que, como afirma la teoría, a mayor riesgo, mayor tasa, y viceversa”.

Opciones para el pequeño ahorrista

En este sector se encuentran personas que poseen montos que van desde unos pocos pesos hasta $ 50 mil. Según Trapé, “el proceso actual es más dañino para los ahorristas pequeños, cuya posibilidad de salir de la alternativa clásica del plazo fijo y moverse a otros activos más sofisticados (con mayor rentabilidad y riesgo) es muy baja, pues no tienen conocimiento ni asesoramiento calificado”.

Desde su punto de vista, “este grupo ha quedado cautivo de la alternativa de pérdida del poder adquisitivo”, sobre todo porque su camino alternativo, la compra de dólares, “hoy está vedado”. Además, “su posibilidad de salir de esa colocación para comprar un inmueble es reducida, porque los montos en juego son altos”.

De modo similar se expresó Garro, para quien “hay pocas alternativas” para este sector. Apelando a la “jerga del mercado”, Garro explicó que “al hablar de pocos montos, las comisiones por entrar o salir de algún sistema de ahorro, como el plazo fijo, se comen la rentabilidad”.

Aunque no dudó en hacer recomendaciones. “Para este caso, es necesario determinar si el inversor tiene fondos que son realmente 'excedentes' -señaló Garro-, que sea dinero que no se usará (salvo una urgencia). Si es así, una inversión interesante es la caución bursátil, la cual opera prácticamente como un plazo fijo y es muy segura”, aconsejó.

Pero no se olvidó del dólar: "En este rango, mi sugerencia es comprar dólares, guardarlos en una caja de seguridad y seguir trabajando sin pensar en cotizaciones. Después se verá si se gana o no”, afirmó, al tiempo que vaticinó: “Lo más seguro es que ganen”.

Desde otra óptica, el también economista Sebastián Laza, toma distancia del dólar. “Hay que dejarlo de lado por las trabas actuales”, señaló, pero igualmente sugirió: “Un plazo fijo en pesos puede ser una opción. Es cierto que rinde la mitad de la inflación anual, pero es una alternativa sencilla para el pequeño ahorrista”, comentó. Según el banco y el monto, la tasa de rentabilidad del plazo fijo oscila entre el 12 y 13%.

Laza también añadió recomendaciones. “Los fondos comunes de inversión constituyen una manera de invertir en la Bolsa con menor riesgo, muchos bancos ofrecen esta alternativa. Es cierto que no es un gran año para los fondos, pero algunos tienen rentabilidades aceptables”.
Otra elección que los pequeños ahorristas pueden hacer es “la compra de autos cero kilómetro”, tal como varios recomiendan.

El mediano y sus posibilidades

Suele decirse que mientras más fondos tenga un ahorrista, mayores serán sus posibilidades de inversión.

Así, para quien posee montos que lo ubican en el plano de los “medianos ahorristas”, es decir, entre $ 50 mil y $ 300 mil, la perspectiva mejora. “Para los ahorristas de mayor monto, a las alternativas que se les presentan a los pequeños se les podría agregar el de operaciones inmobiliarias incluyendo alguna casa o dúplex, siempre en zonas de cotizaciones con tendencia alcista”, opinó Laza.

En tanto que Trapé señaló que “el mediano puede tener posibilidades con activos de acceso relativamente sencillo, como fondos comunes de inversión o bonos seguros, o bien con bienes de capital, como pueden ser automóviles o inmuebles”.

De acuerdo con la visión del experto universitario, “en los últimos dos años, autos y propiedades han sido las inversiones preferidas”, aunque esto también “muestra la distorsión del proceso de ahorro, que no puede ser canalizado hacia actividades productivas mediante créditos”.

Menos problemas para los grandes

Ya en el sector de los grandes ahorristas, la situación varía notablemente, no sólo porque cuentan con sumas superiores a los $ 300 mil para invertir, sino por su posibilidad de acceso a una herramienta fundamental: la información.

“El gran inversionista tiene más chances de escapar del cepo (al dólar) pues su acceso a activos sofisticados y al asesoramiento para comprarlos y venderlos es mayor, lo que les lleva a reducir el riesgo de buscar una alternativa”, explicó Trapé, y detalló: “En este sector se pueden manejar opciones en el exterior, fideicomisos financieros, obligaciones negociables, metales, commodities, etcétera”.

Laza, en tanto, planteó que los grandes ahorristas “pueden contratar un agente de bolsa para detectar oportunidades en el mundo”, y enfatizó: “Hoy, desde Mendoza se puede acceder a papeles de bolsas tan lejanas como Seúl, Kuala Lumpur, Sidney, lugares en los que siempre se generan oportunidades interesantes, a las que acceden sólo los que tienen información”.

Más allá de esto, Trapé alertó que “es probable que la decisión de inversión siga distorsionada, en la búsqueda de una cartera inclinada más hacia la rentabilidad, con el objetivo de superar la inflación, por lo que será más riesgosa, dejando de lado un principio central de las carteras de inversiones, sobre el equilibrio de rentabilidad, riesgo y liquidez”.

Cómo seguirá todo

Vaticinar qué pasará con las posibilidades de ahorro en el futuro cercano es tarea difícil, aunque todo hace parecer que, de no mediar cambios sustanciales, muchos seguirán apostando al dólar, más allá de las complicaciones para adquirirlo, desechando otras alternativas.

Según Jorge Day, “para frenar esta manía con el dólar es necesario un plan que contemple moderación en el gasto público, con cuentas fiscales que vuelvan a cerrar, al tiempo que haya decisiones oficiales sobre el tipo de cambio”.

Laza percibe que “los ahorristas seguirán buscando alternativas para pelearle a la inflación, sea en el dólar oficial, el 'blue' o en cualquiera de las otras alternativas planteadas”.

Garro fue más lejos y planteó un escenario recesivo. “La clave es permanecer con liquidez ahora, ya que eso permitirá acceder a ofertas importantes cuando la economía se desacelere más y entre en recesión, a fines de 2012 o principios de 2013, lo que ocurrirá si no se cambia la política económica doméstica”, anunció, y concluyó: “Cuando la marea baje, quien se mantenga líquido en dólares podrá ver en qué invierte y ahí percibirá sus ganancias, porque no sólo cubrirá el capital, con liquidez y un dólar que subirá su cotización, sino porque también podrá comprar activos a menor valor real”.

Más notas de esta sección
Divisas
Montemar
Ciudad de Mendoza
Moneda Compra Venta
Dolar 8.02 8.22
Euro 10.50 11.50
Pesos Chilenos 14.50 16.50
Real 3.45 3.90
Actualizado : 22/04/2014 | 18:42
Ver condiciones en www.montemar.com.ar
Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados