Estilo

Inmortal

Caloi: ¿Quién nos dibuja la sonrisa?

Uno de los "próceres" de la historieta, nos dejó ayer a los 63 años. Dibujantes locales lo recuerdan. Su última visita a la provincia. Su legado.

miércoles, 09 de mayo de 2012

La noticia fría dice que el humorista y dibujante argentino Carlos Loiseau, conocido como Caloi, creador del legendario Clemente, entre otros personajes de historieta, murió en Buenos Aires este martes a los 63 años, informaron amigos y familiares.

La realidad es que hoy, sin el genio de Caloi, sin la mirada redonda de Clemente, sin la poesía de sus cuadros, el de hoy es un mundo algo más triste.

"Caloi falleció luego de una larga enfermedad", dijo su amigo y periodista Marcelo Simón, mientras su colega Carlos Nine afirmó: "Lo veíamos venir, el Negro estaba peleando muy terriblemente con esa enfermedad", sin mencionarla.

Desde 1973, año de su creación, y hasta este martes, se publicó en el diario Clarín la tira de Clemente, un narigón amarillo que según definición de su propio autor era "una especie de porteño" pero con fuerte arraigo en todo el país.

Creador y conductor del ciclo televisivo "Caloi en su tinta", dedicado a la divulgación de cortometrajes de animación e historietas, el dibujante estaba internado en el Instituto del Diagnóstico de Buenos Aires, donde falleció.

"Las personas como Caloi no son esas personas que se mueren, son más eternas. Era maravilloso trabajar con él, era un compinche", dijo el compositor y bandoneonista Rodolfo Mederos, autor de la música de "Anima Buenos Aires", un largometraje de animación dirigido por Caloi y estrenado el jueves pasado.

Caloi, conocido en varios países latinoamericanos, había sido declarado "Personalidad destacada de la cultura" en 2004 y Ciudadano Ilustre de Buenos Aires cinco años más tarde, mientras que Clemente recibió la distinción de "Patrimonio cultural de la ciudad" otorgado por la Legislatura (parlamento comunal).

Nacido el 9 de noviembre de 1948 en la provincia de Salta (norte), Caloi difundió sus primeros trabajos en 1966 en la revista de humor Tía Vicenta, que se editaba en Córdoba (centro).

Entre 1976 y 1982 publicó una página semanal de humor sobre temas deportivos en la mítica revista "El Gráfico" y en 1987 realizó una muestra de su obra denominada "20 años no es nada", que fue visitada por unas 110.000 personas.

Clemente, su más conocido personaje, nació 1973 como una suerte de pájaro a rayas amarillas y negras que no podía volar, mascota del conductor de tranvías de la tira "Bartolo, el maquinista".

Con el tiempo Clemente perdería el pico y pasaría a ser el protagonista casi exclusivo de la tira, alimentándose de aceitunas y con sus críticas ironías sobre la sociedad, un amante del fútbol, y de "la Mulatona", la exuberante morena que era su compañera.

En 1982, el personaje llegó a la televisión con una animación que representaba a decenas de Clementes como hinchas de los distintos países que participaban en el Mundial de España, y en particular creó a su entrañable "hincha de Camerún", un Clemente negro que alentaba al equipo africano.

Este mismo martes, desde la tira diaria que durante décadas apareció en la contraportada del diario Clarín, el propio Clemente se refiere a la muerte, como un guiño del autor sobre lo que ya sabía que se avecinaba.

El fallecimiento de Caloi "era una noticia prevista", dijo la prima del dibujante, Silvia Gurfein.
Desde 1968, Caloi publicó unos 40 libros y participó de varias campañas publicitarias como creativo y director.

"El Negro", como lo llamaban sus amigos, vio sus trabajos reproducidos en Alemania, Bélgica, Bolivia, Brasil, Colombia, Cuba, España, Estados Unidos, Francia, Italia, México, Puerto Rico, Uruguay y Venezuela, entre otros países.

Recibió además numerosos galardones, como el "Datero D'Argentino", del Salone Internazionale Umorismo San Remo (1994), y el "Unión de Naciones Europeas" en Bordighera (1994), en Italia; el primer premio “Asociación de Ingenieros de Alcida”, de España y el primer premio del Salón de Humor del diario “Yomiuri Shinbum” de Tokio, Japón (1984).

Un gran difusor de la animación como arte

Su programa “Caloi en su tinta” comenzó en 1990 en Canal 7 de Buenos Aires. Durante diez años, sin interrupciones este artista mostró cómo la historieta hace arte y cómo el arte es, a veces, parte de una historieta.

Los premios no demoraron en llegar. En el 2003 recibió el Martín Fierro. Sin embargo su máximo galardón fue el cariño de la gente que supo sintonizarlo.

“Para la presentación de cada película se producen animaciones y efectos especiales y Caloi da información sobre los directores y sus técnicas relacionando cada trabajo por contenido y estética con otras formas de las artes plásticas, como pintura, escultura, fotografía, diseño gráfico, humor e historieta”, detallaba el portal de este programa.

En 1999 y el 2001 el artista y su equipo sacó al programa de la TV y lo llevó a la calle. Un ciclo que contó con una inmensa pantalla inflable donde se exhibían las obras más significativas.

La despedida de Clemente

Durante 39 años, Caloi publicó día tras día su historieta de Clemente en el diario Clarín. Ayer el simpático amigo amarillo salió en la contratapa del matutino. Fue la despedida de un querido personaje a su papá.

“Según los científicos va a yegar (sic) un día en que el universo va a morir”, dice Clemente, quien luego agrega: “Pero eso ocurrirá dentro de un número de años igual a 10 seguido de 100 ceros”.

“¡Qué complicado! ¿Por qué no hacen como nosotros?”, dice y pregunta a Jacinto, uno de sus hijos. Y cerró: “Si los pasan a pesos ley, después a australes y nuevo luego a pesos de nuevo, se ahorran un montón de ceros”.

¡Adiós Clemente! Hasta siempre Caloi.
grafico
Peliculas Cine Genero
grafico