La aspirina, entre los beneficios y las contraindicaciones

La pregunta es ¿la tomo o no la tomo? Si bien puede prevenir accidentes cerebrovasculares, puede provocar hemorragias.

Edición Impresa: martes, 27 de marzo de 2012
La aspirina, entre los beneficios y las contraindicaciones

(Internet)

Notas relacionadas

Verónica De Vita - vdevita@losandes.com.ar

La pastillita dilemática. La aspirina, descubierta hace 150 años, fue instalándose a lo largo de su historia como un medicamento "que hace bien", al cual se le encuentran cada vez más efectos benéficos.
 
Sin embargo, sólo hace algunos años empezó a ponerse en la balanza que éstos tenían como contrapartida algunos efectos no deseados que pueden resultar riesgosos para la salud, como la producción de hemorragias internas, fundamentalmente de índole gastrointestinal.

Los beneficios reales y míticos que fueron popularizándose, sumados al bajo costo y la venta libre en farmacias, favorecieron su consumo masivo.

Pero la automedicación de la mano de la recomendación de algún conocido erigido en especialista, lleva a que su consumo no siempre esté bajo el control médico que requiere, y a que se tomen dosis mucho mayores de las recomendadas como preventivas con el consiguiente riesgo para a salud.

Actualmente, se utiliza para prevenir accidentes cardiovasculares y cerebrovasculares en pequeñas dosis diarias de 100 mg, pero su prescripción debe ser inevitablemente hecha por un profesional médico que evaluará no sólo la necesidad, sino también los factores de riesgo.

Además, algunas investigaciones sostienen que con la toma de alrededor de 300 mg por día podrían tratarse ciertos tipos de cáncer, fundamentalmente el de colon.

El cardiólogo Ariel Baigorria, jefe de Unidad Coronaria de la Clínica de Cuyo, asegura que la aspirina permite prevenir la causa mas frecuente de muerte que es el infarto, "un evento coronario representa un más alto riesgo que el de una hemorragia digestiva".

Sin embargo, reconoce que hay quienes acuden a la farmacia a comprar la presentación tradicional que es de 500 mg, el quíntuple de lo que prescriben los médicos para este tipo de tratamiento. "Hay pacientes que ni siquiera la consideran un medicamento, ya que al preguntarles qué toman no la mencionan", reconoce.

El riesgo radica en que ciertas condiciones de vida actual pueden funcionar como coadyuvantes negativos que impacten en el sistema digestivo provocando el sangrado, tales como el estrés, el consumo de alcohol, café y antiinflamatorios, además de una alimentación inadecuada.

El médico también explicó que "en el caso de pacientes muy añosos la automedicación o el abuso es más riesgoso, ya que generalmente toman otros medicamentos".

Riesgos

Durante años se instaló como algo similar a una pastillita mágica con la cual se automedicaban muchos de quienes actualmente son mayores.
 
"Nuestros abuelos tenían la costumbre de tomar aspirina en una época en la que se compraba como si fueran caramelos y en la que todavía no se hacía tanto hincapié en los efectos negativos de los medicamentos, esta práctica todavía persiste en esa generación, pero no así entre los más jóvenes", explica Marcelo López, titular de Farmacología de la carrera de Farmacia de la Universidad Juan A. Maza.

Su uso durante un tiempo prolongado y sin mediar controles médicos periódicos puede conllevar efectos no deseados que implicarán la toma de otro medicamento para remediarlos y otro para contrarrestar los efectos negativos de ese segundo y así se terminará por tomar un cóctel.

El farmacéutico explicó que la aspirina bloquea funciones necesarias para el organismo.

Detalló que la primera consecuencia de su abuso es gastritis y/o úlcera favorecido esto por la ansiedad que caracteriza a la población actualmente, lo cual puede desencadenar la hemorragia digestiva. Asimismo, hay investigaciones que sostienen que puede provocar hemorragias cerebrales.

Por otra parte y en cuanto al posible beneficio para el tratamiento del cáncer de colon, para lograrlo la toma debería prolongarse durante tres años, pero como contrapartida pueden provocarse fallas en el riñón y el paciente terminar en hemodiálisis.

Por eso, para este último tipo de tratamiento en Mendoza no se utiliza. El doctor Mauricio Fernández, especialista en Medicina Interna y Oncología Clínica y médico del staff de COIR, sostiene que "no se aplica porque no hay un buen nivel de evidencia de resultados positivos en estos estudios que se realizan desde hace muchos años".
 
En contraposición, hay un alto riesgo por el uso indiscriminado, por lo cual directamente no se aplica.

Recomendaciones

El público objetivo ha cambiado con el transcurrir de los años. Por ejemplo, la conocida "Aspirineta" -presentación de 100 mg de Bayer- era suministrada a los niños como analgésico y antifebril; sin embargo, esto se dejó de hacer porque su abuso puede provocar Síndrome de Reyé, un daño cerebral.

De todos modos, la recomendación de no automedicarse sigue vigente. Por tanto, se indica sólo tomar aspirina diariamente si ha sido prescripta por un médico que haya evaluado los factores de riesgo y la necesidad de la toma. Esto se hace luego de un diagnóstico individual.

No se usa como prevención primaria, antes del episodio cardiovascular, sino luego de que éste ocurra y con posterioridad a su toma deben hacerse evaluaciones periódicas.
Más notas de esta sección
Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados