Una bodega fue condenada por usar imágenes sin autorización en sus etiquetas

El fallo fue dado por el Decimoséptimo Juzgado en lo Civil y le puso fin a un litigio que comenzó en la vendimia del 2006.

Edición Impresa: lunes, 24 de diciembre de 2012
Una bodega fue condenada por usar imágenes  sin autorización en sus etiquetas

Héctor y Claudia, reconocidos profesionales, ganaron el juicio. (Andrés Larrovere)

Eduardo Luis Ayassa - eayassa@losandes.com.ar

Una demanda contra la bodega Lagarde iniciada por Héctor Moreno y Claudia Guzmán, una pareja de baile con una formación artística comprobable (el pasado sábado tuvieran a su cargo a dirección de la fiesta de la Vendimia de Godoy Cruz) terminó con la condena a la empresa vitivinícola con asiento en Luján de Cuyo.

El inicio del pleito estuvo referido a la utilización de imágenes de los actores que fueron reproducidas, sin autorización, por la bodega en productos vínico denominados Letra de Tango.

Como es un expediente vinculado a nuestra industria madre, no es raro que su inicio se haya producido durante la Vendimia del 2006 y bajo el número 180.255 comenzó el lento proceso judicial en los estrados del 17° Juzgado Civil, donde la pareja reclamó una indemnización por daños y perjuicios en el orden de los 100 mil pesos, aportando a la causa los antecedentes "no solo sobre el escenario, sino detrás del mismo, como docentes, jurados, empresarios", incluyendo la participación en la Fiesta Nacional de la Vendimia, entre otras actividades.

Aseguran en la demanda que en el año 1998 decidieron "fortificar" la imagen publicitaria de la compañía, por lo que "concretaron una producción fotográfica" con Atilio Spinello, destacado profesional del arte fotográfico, con lo que lograron una importante producción que se tradujo en una carta de presentación del espectáculo, que se sumó a catálogos, programas y afiches.

También se menciona que en marzo de 2004. realizaron un show de su producción en un establecimiento comercial y es allí cuando tuvieron contacto con un grupo de turistas europeos, los cuales tres de ellos, manifestaron que conocían a los actores señalando una de las fotografías que integraban el catálogo de su presentación, comparándola con un marbete (etiqueta) que habían sacado de sus pertenencias.

Dice que el marbete tenía la fotografía del catálogo que representaba al espectáculo, pero con adulteraciones, en el color y en la pose artística, que ha sido invertida, "desvirtuando" además la técnica propia del arte del tango, comprobando posteriormente que en Alemania existía un producto vínico, comercializado con el nombre de Letra de Tango y cuyos marbetes exhibían la imagen de los actores como identificatoria del producto.

Sin autorización

La base del pleito, tras un reclamo intimidatorio por carta documento, se basa en que "nunca autorizaron la reproducción de la imagen, salvo notas periodísticas y menos para promocionar producto comercial alguno y que las fotografías fueron reproducidas por cuenta y orden de los actores y sólo para configurar catálogos de presentaciones o de currículum artísticos, pero nunca para promocionar producto comercial alguno?."

Tras lo cual remarcan que las "adulteraciones realizadas a la fotografía de su propiedad para la confección del marbete, los perjudica profesionalmente ya que aparecen en posición de tango errónea con la mano izquierda enlazada, evidenciado un defecto técnico en la forma de toma para baile".

Tras lo cual, la doctora Fabiana Munafó, como conjuez del 17° Civil, después de casi un millar de fojas resolvió admitir "parcialmente la demanda" en contra Bodega Lagarde S.A. y en consecuencia condenó a ésta última a abonar a los actores, la suma de pesos $ 15.000 a cada uno de ellos, lo que hace un total de treinta mil pesos, con más los intereses establecidos por ley. También la magistrada ordenó "el cese inmediato de la utilización de la imagen de los actores en la comercialización de los productos vínicos denominados Letra de Tango, y en la publicidad de dicho productos en todos sus órdenes y medios".

Conocido el fallo (publicado en la página oficial del Poder Judicial), la empresa optó por no responder a los llamados de nuestro diario. Tal vez porque ya todo estaba dicho a lo largo de un juicio que duró seis años.
Más notas de esta sección
Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados