Vuelven a posponer el salto libre de un australiano desde la estratósfera

Félix Baumgartner busca batir el récord de salto en caída libre lanzándose desde los 39.000 metros de altuera sobre el estado de Nuevo México, Estados Unidos. La hazaña sigue demorándose por mal tiempo.

martes, 09 de octubre de 2012
imagenes
zoom
Vuelven a posponer el salto libre de un australiano desde la estratósfera

En instantes, el gran salto. (Imagen TV)

Por Michael Thurston/AFP

El austriaco que busca romper la barrera del sonido, y batir además el récord de salto en caída libre, lanzándose desde el límite de la estratosfera sobre el estado de Nuevo México, debió posponer su hazaña hoy , debido al mal tiempo, informaron los organizadores.

Felix Baumgartner intenta romper varios récords: convertirse en el primer hombre en romper la barrera del sonido, a 1.227,6 kilómetros por hora; dar el salto más alto de la historia (a más de tres veces de la altura media de crucero de un avión de línea) y registrar la mayor velocidad en caída libre.

Baumgartner tiene previsto ascender unos 120.000 pies (39.000 metros) en una cápsula izada por un globo de helio gigante, para luego lanzarse en caída libre hacia el suelo vistiendo un traje presurizado.

El salto, previsto inicialmente ayer por la mañana, ya se retrasó 24 horas debido al mal tiempo y ahora volvió a posponerse por la misma razón. Los organizadores estiman que podría realizarse a pasado el mediodía de hoy.

Baumgartner, de 43 años, se entrenó durante cinco años para el salto, que supondrá un descenso en caída libre durante unos cinco minutos antes de la apertura de un paracaídas a 5.000 metros de altura que lo depositará en el suelo.

El mayor riesgo al que se enfrenta es la posibilidad de girar fuera de control, lo que podría hacerle perder el conocimiento. Por eso es esencial que controle el salto desde la cápsula, para lo cual se deberá colocar en una posición con la cabeza hacia abajo para aumentar la velocidad.

"En una misión como esta, uno tiene que estar mentalmente en forma y tener un control total de lo que hace, y me estoy preparando muy a fondo", dijo Baumgartner, quien usará un traje espacial presurizado y llevará tanques de oxígeno para poder respirar mejor.

Baumgartner espera batir una serie de récords: convertirse el primer hombre en romper la barrera del sonido, a unos 690 kilómetros por hora; dar el salto más alto de la historia (a más de tres veces la altura media de crucero de un avión) y registrar la mayor velocidad en caída libre.

La misión, denominada Red Bull Stratos y respaldada por un equipo de 100 expertos en el lugar de lanzamiento en Roswell, Nuevo México, espera que la hazaña contribuya también a la investigación médica y aeronáutica.

"Vamos a establecer nuevos estándares para la aviación. Nunca antes una persona llegó a la velocidad del sonido sin estar en un avión", dijo el director médico Jonathan Clark, doctor de la tripulación de seis vuelos del transbordador espacial.

La misión pondrá a prueba "nuevos equipos y el desarrollo de procedimientos para habitar en altitudes elevadas y soportar una aceleración tan extrema", de manera de mejorar la seguridad de los astronautas, pero también de potenciales turistas espaciales, agregó.

La cápsula espacial que transportará a Baumgartner hasta los confines de la estratosfera será llevada por un gigantesco globo de helio -más alto que la Torre Eiffel cuando esté completamente inflado- alrededor de las 06H00 del martes (12H00 GMT).

Según lo previsto, el ascenso tomará entre dos y tres horas. El descenso, si todo va bien, durará entre 15 y 20 minutos: unos cinco minutos en caída libre y otros 10 o 15 en el paracaídas. Se espera que el aterrizaje sea suave.

El vuelo será transmitido en vivo en el sitio web de la misión -www.redbullstratos.com- con más de 35 cámaras en el suelo y en el aire, incluyendo una colocada en el traje de Baumgartner.

En el equipo de la misión está el coronel retirado de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos, Joseph Kittinger, quien detenta tres de los récords que Baumgartner intentará romper, entre ellos el actual salto récord desde 102.800 pies (31.333 metros), establecido hace más de 50 años, en 1960.

En ese momento nadie sabía si un ser humano podría sobrevivir a un salto así. "El ser humano es siempre muy curioso, siempre quiere ir más rápido, más alto, más bajo, más profundo, eso es parte del desafío de los seres humanos".

"Siempre nos gusta superar los límites", dijo el lunes Kittinger, de 83 años.
Más notas de esta sección
  • Muere en EEUU un hombre que ganó concurso de comer cucarachas y gusanos

    Muere en EEUU un hombre que ganó concurso de comer cucarachas y gusanos

    Se comió en cuatro minutos más de 20 insectos gigantes, cucarachas y gusanos, para ganar una exótica pitón hembra Ivora Ball valorada en 700 dólares. Vomitó, colapsó y falleció.

  • A Sebastián Sesto nada lo detiene

    A Sebastián Sesto nada lo detiene

    A los 16 años sufrió una gravísima lesión cervical mientras entrenaba para un campeonato nacional de bicicross. Se repuso y terminó el secundario en la técnica de Maipú. Ahora, con 22 años, estudia Mecatrónica y sale a bailar con su novia y amigos.

Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados