Maure y El Limón, calles pintorescas de El Bermejo

Al norte del carril Mathus Hoyos surge una zona interesante, con casas, desarrollos culturales, turísticos y recreativos.

Edición Impresa: lunes, 26 de septiembre de 2011
Maure y El Limón, calles pintorescas de El Bermejo

Este antiguo eucaliptus es una postal de este sector conocido como Alto Bermejo. (Fotos: Andrés Larrovere)

Miguel Títiro - mtitiro@losandes.com.ar

La sección Por los barrios fue convocada a concurrir a Guaymallén, y esta vez, la descripción no es estrictamente de un barrio, sino de un rincón muy pintoresco y característico.

Nos situamos en el denominado Alto Bermejo, en las calles Avelino Maure y El Limón, ingresando por la primera, que nace en la intersección con Mathus Hoyos, y luego de dar una gran vuelta, vuelve a conectarse con la muy transitada arteria. 

A partir de 1980, esta parte del distrito como otras aledañas, empezó a ser rescatada por un grupo de artistas y pobladores en general, con apoyo de las autoridades municipales. Las pautas fueron preservar el ambiente, y cuidar el paraje. Mendocinos de diferentes orígenes y gente de otras provincias, se fueron sumando a esos sectores de arterias sinuosas, de rincones con historia, para residir en forma permanente.

El terruño dio albergue a clubes y centros deportivos (Aperbuci y Centro de Empleados de Comercio), salones y quintas de fiestas (Agné Rayén y otros, ubicados por allí y también en calle Araujo). Hoy coexisten en armonía las viviendas de familias muy antiguas con desarrollos urbanísticos modernos, y otros turísticos. Es lo que ocurre, por ejemplo, en el paseo Los Grillos o la calle El Sauce, esta última enripiada con construcciones modestas pero confortables y otras con distintos avances arquitectónicos.

Ejemplos de personas que vienen de otros terruños y se aquerencian por el distrito no faltan. El profesor de Historia Omar Alonso Camacho, director del Cens El Bermejo, vino a vivir a estos pagos con su familia en 2005.

Carteles artesanales

En ocasión de la recorrida por el lugar, asistimos a la instalación de llamativos carteles artesanales a lo largo de Maure, dando nombre a parajes y pasajes, creando un estilo muy pintoresco. Los autores de esos letreros son los artistas Carlos Delía, "Tachuela" y "Wally" Quiroga Fuster.

Hablando de artistas, hay algunos que viven por esta parte del distrito, como el matrimonio de Miguel Gandolfo y Laura Valdivieso (directora del Museo de Arte Moderno), y otros, entre los que se cuentan músicos, y cuya lista es larga, que son proclives a organizar eventos y que quieren mucho al lugar.

"Nos estamos organizando para trabajar como una zona de oferta en servicios turísticos", coinciden Carlos Godoy, propietario de cabañas; Juliana Martín, presidenta  de la unión vecinal zonal y Luis Alberto García, ingeniero agrimensor. Este último cuenta que hace unos 25 años tuvo la misión de urbanizar el área, contribuyendo a colocar servicios en la calle Maure, junto a otros moradores y la comuna de Guaymallén. Cuentan los lugareños que hace mucho tiempo esta calle se llamó "La Culebra" (debido a su trayectoria zigzagueante), pero hace 40 años se la bautizó con el nombre del docente puntano.

Si en el pasado este rincón de Guaymallén adoleció de falta de infraestructura, ahora ya cuenta con los servicios básicos. Inclusive, recientemente se abrió la licitación para la ejecución del pavimento asfáltico, una vez que se terminen de instalar las cloacas.

En este sector hay algunos barrios privados y semiprivados, como Los Grillos, El Causcari, Camino de Emaus, y Los 12 Limones. En este último conjunto, Silvia y Marcelo defienden la tranquilidad de vivir por ese punto. Casi todos los que comparten las 12 casas, son matrimonios de 30 años en promedio.

Armonizando con los planes de vida tranquila y abierta al visitante, también encontramos dos bodegas familiares.
Más notas de esta sección
Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados