Jóvenes brigadistas custodian la reserva del Manzano Histórico

Alumnos secundarios de Tunuyán decidieron actuar para "preservar" el lugar y concientizarán a los visitantes el 17 de agosto. Alertan que no hay control de la urbanización y que faltan cestos de residuos y cartelería.

Edición Impresa: domingo, 31 de julio de 2011
Jóvenes brigadistas custodian la reserva del Manzano Histórico

Algunos de los chicos de 5° año de la escuela Amanda de Palermo. (Los Andes)

Notas relacionadas

Gisela Manoni - gmanoni@losandes.com.ar

Visitan el lugar con sus familias desde antes de que aprendieran a hablar o caminar. Ahora llegan hasta ahí con sus amigos o parejas para compartir un asado dominguero y conocen cada rincón de la zona porque es un punto de reunión obligado en Tunuyán. Pero este año han descubierto al Manzano Histórico en otra de sus facetas, la de reserva histórica. Entonces, sintieron la urgente necesidad de protegerlo como tal, "antes de que sea demasiado tarde".

"La gente del departamento lo considera un sitio turístico, no toma conciencia de que es un lugar para preservar", acotó Andrea Castro. "Se están adueñando de los terrenos, están urbanizando una reserva", se quejó Carlos Adaro. "Faltan cestos para los residuos", señaló Soledad Estévez. "No hay cultura de limpieza ni de cuidado", agregó Marcos Carrizo.

Son alumnos de 5to año de la secundaria Amanda de Palermo, de Tunuyán, y se han propuesto detener este deterioro y concientizar a la población. Aunque vienen trabajando desde hace meses, la movida general será el 17 de agosto, fecha en que locales, turistas y autoridades varias se reúnen en el Manzano Histórico para honrar a SanMartín, Padre de la Patria.

Cada estudiante cuenta con una misión para esos días. Unos se apostarán en las rutas de ingreso para repartir bolsas de consorcio y dar las recomendaciones pertinentes a los visitantes. Algunos diseñarán y entregarán folletería sobre las características de la reserva. Otros realizarán una limpieza del territorio días previos u organizarán charlas informativas protagonizadas por los guardaparques. Incluso habrá quienes oficiarán de promotores de salud, informando y repartiendo preservativos a los adolescentes.

Si bien la iniciativa nació de los propios alumnos, fue tomando forma en la materia Proyecto de Intervención Sociocomunitaria. "En este espacio curricular es donde se debaten todos los aspectos y se diseña el plan para que tenga un alto impacto en la sociedad. No nos interesa un aprendizaje estéril. Queremos que el contenido esté vivo en el chico, que pueda hacer una transferencia a la comunidad", explicó la docente del área, Laura Ciancia.

En realidad, por tratarse de un colegio con orientación en Ambiente y Salud, todas las asignaturas han participado de alguna manera en este proyecto central. Por ejemplo: los alumnos definieron sus estrategias informativas en Comunicación Social; estudiaron la temática en Biodiversidad e Historia y analizaron cómo abordar a los diferentes públicos en Psicología Social.

No es la primera tarea con fuerte compromiso social que surge de esta escuela, ubicada en el centro de Tunuyán. En la institución son conscientes de que el aprendizaje no se puede dar sólo dentro de las paredes del establecimiento. Por eso, en lo que va del año, los alumnos han realizado distintas actividades para mejorar su ciudad y sus ambientes cotidianos (ver aparte).

Patrulla al rescate

La reserva provincial Manzano Histórico -considerada así desde 1994- se encuentra a 1.200 metros sobre el nivel del mar y a unos 40 kilómetros de la ciudad de Tunuyán. Abarca una superficie aproximada de mil hectáreas del distrito Los Chacayes, la que ahora se busca ampliar a unas 150 mil hectáreas, alcanzando casi el límite con Chile. Protege el Monumento Histórico Sanmartiniano y se destaca por su paisaje y la calidad de las aguas de sus arroyos.

En el área se encuentra una importante estación piscícola de Recursos Naturales, que sirve para abastecer de salmónidos a los principales arroyos de la provincia. Además, existe un centro de interpretación, dos museos (uno sanmartiniano y otro arqueológico) y el imponente monumento Retorno a la Patria (obra de Luis Perlotti). El lugar también tiene infraestructura básica muy amplia, en la que se destacan cuatro campings, proveedurías, quioscos, cabañas, un centro de salud, escuela y una sede policial.

Estos son algunos de los datos que fueron descubriendo los alumnos, a medida que avanzaron en la indagación sobre la reserva. Sucede que para planear sus "estrategias de protección" debieron realizar antes visitas al campo, anotaciones, entrevistas, investigación en documentos y consultas puntuales.

Pese a que "suben" periódicamente al Manzano Histórico, esta vez agudizaron la mirada. "Nos dimos cuenta de que no existe ningún cartel que hable de la reserva y los recursos que se preservan", apuntó Andrea. Por su parte, Soledad se detuvo en la falta de cestos de residuos. "Sólo han colocado algunos dentro de los campings, pero muchos visitantes no ingresan allí", acotó.

A un grupo de alumnos lo que más les preocupó es la creciente urbanización del lugar. "Es un pueblo que crece dentro de una reserva y deberían tomarse más cuidados", expuso Carlos. El joven es uno de los que se apostará en las dos rutas de ingreso (la 92 que une a la región con Tunuyán y la 89, que lo hace con Tupungato por la zona de Los Árboles). "Entregaremos folletería y explicaremos por qué hay que proteger el lugar", dijo entusiasmado.

En una entrevista a los cuatro guardaparques de la reserva, se interiorizaron sobre las carencias del lugar, por ejemplo que ellos no cuentan con ninguna movilidad. "La gente se enoja con ellos cuando piden que no arrojen basura", comentó otra alumna. "También nos enteramos de que se está peleando por un ente único que controle el lugar. Es que hay muchas entidades que tienen injerencia, pero pocas que se comprometan realmente con las necesidades que surgen", señaló el profesor de Biodiversidad, Luis Rodríguez.

A su turno, los 50 alumnos (las dos divisiones de 5to año) se fueron reuniendo con vecinos del lugar, con directores de distintas áreas del municipio, con guardaparques y hasta plantearon sus inquietudes ante el intendente, Eduardo Giner.

Golpeando puertas, consiguieron colaboraciones de la Municipalidad y de los comerciantes del departamento. De esta manera, dieron con las bolsas de consorcio, los papeles y las impresiones gratis, madera para carteles, los pinches para recoger la basura, etc.

La idea es que las promociones más pequeñas de la Palermo continúen con este proyecto. "Por eso, hemos invitado a chicos de otros cursos para que participen, así ellos también se comprometen y entusiasman", apuntó Cristian Campos. "Ellos vendrán con otras inquietudes y observarán el problema con otros ojos, por lo tanto reforzarán lo que estos chicos inician hoy", concluyó la profesora.
Más notas de esta sección
Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados