Por Coquimbito a la hora del té

Entre sueños y reposterías especiadas, originalidades para la merienda y otros momentos del día.

domingo, 31 de julio de 2011
Por Coquimbito a la hora del té

“Hoy puede ser un gran día” es la especial invitación a darse un tiempo y mirarse a uno mismo.

Notas relacionadas

Celina de la Iglesia - turismo@losandes.com.ar

Desde hace unos meses en un rincón de Coquimbito hay un café místico. El que pasea mucho por la provincia con ojo atento percibe que los de esa especie no abundan por acá y de inmediato quiere especificaciones. Es entonces, cuando Elena Drannikow, una de las creadoras de El Parador de los sueños (tal es el nombre del espacio), se explaya:

"Según el diccionario místico está relacionado con el misterio, la verdad oculta, la espiritualidad. Acá proponemos eso: conectarse con la parte oculta, interior, a la que no siempre se le presta atención, los deseos de ser mejor, de ser feliz. La idea es tomarse unos instantes y desconectarse de la rutina y las exigencias diarias y conectarse con uno y disfrutar".
Hoy puede ser un gran día... como dice Serrat. Esta propuesta la resumen en un cartel que está colgado sobre el mostrador, con un atrapa sueños grande que dice: "conócete a ti mismo? sé quien debes ser? haz lo mejor para hacer tus sueños realidad".

Y en un cuadrito que está a la entrada del local y en la portada de cada menú: "¡Bienvenido"! Este lugar es el resultado de nuestros sueños: de tener nuestro propio espacio, de unir un proyecto de trabajo a un proyecto de vida, dice. Así invita a disfrutar de un momento junto a una taza de café o una copa de vino, acompañado de algo dulce o salado y más aún de sus propios sueños.

"Es un café temático, no sé si hay algo parecido en Mendoza, creo que no, sí hay cafés y bares con estilo zen, que está de moda, pero no tan "proactivos" como este, pero si los hay estaría bueno que nos contactemos porque el trabajo espiritual se hace en conjunto, es el trabajo del despertar de la conciencia, de reconocernos parte de un todo", prosigue.

Historia de vida

"La inspiración para abrir este espacio viene de un trabajo personal que estoy haciendo desde hace muchos años", cuenta Elena. "Soy maestra de Reiki (técnica de sanación de origen japonés, reconocida como terapia complementaria), lo practico junto con la Gemoterapia (sanación con piedras). También soy astróloga (no predictiva, sino como herramienta de autoconocimiento) y todo eso deriva siempre en actividades de meditación".

Vale aclarar en este punto que la interlocutora es de Buenos Aires y venía frecuentemente a visitar a su hermana que se había establecido acá previamente. "Decidí hacer el cambio porque la energía de la gran ciudad se puede volver muy densa, especialmente para quienes preferimos la naturaleza y las cosas más humanas", confiesa.

Un estilo aplicado

En el café todo es natural: las mesas y sillas son de troncos, todo está decorado con madera, piedras, mandalas y por supuesto atrapa sueños, hechos por Elena con sarmientos secos (para que la gente vea lo que produce la tierra mendocina y es una forma de seguir valorando a la vid, aunque esté seca).

La presencia de los atrapa sueños es alegórica. Son de origen Sioux, pero luego se diseminaron por diferentes tribus de toda América. Los que creen entienden que en la tela de araña quedan atrapados los sueños para hacerlos realidad y por las plumas y flecos se deslizan y vuelan las pesadillas para no molestar a quien duerme. Se los usan como elementos armonizadores y de meditación y originalmente los preparaban los chamanes.

La ambientación de la casa termina de cerrarse con música celta y mantras hindúes y chinos. Además hay cuadros con poesías y en cada mesa hay una botellita con un mensaje de algunos de los sabios como Jesús, Buda, Gandhi, Lao Tse, la Madre Teresa, el Dalai Lama y tantos otros.

"Están a la vista de quienes nos visitan para que les sirva de inspiración o reflexión para enriquecer sus vidas. Nuestra favorita es "Sólo por el amor serán salvados" de Jesús, porque es a través del desarrollo del amor a uno mismo, de respetarse, de vivir la vida plenamente que se puede ver con claridad lo que ocurre alrededor y aportar algo positivo al mundo", relata la anfitriona.

La mesa compartida

Elena y su hermana (co creadora del espacio) son de origen ucraniano, sus padres vinieron a la Argentina cuando eran niños. La comida siempre fue muy importante en su familia y se aferran las costumbres que sus antepasados trajeron del otro lado del océano. Así, una de las delicias que sirven son unas masitas de miel con especias y chocolate que hacía la abuela Emilia y después su mamá.

El acento está puesto en la cafetería y la repostería artesanal. Pero además sirven algunos platos salados de preparación rápida, pensados para quienes van de paso, ya que el café está en una ruta muy transitada por turistas, pero también por el público local (muchos de los cuales transitan la Urquiza por trabajo, arteria que es parte de un polo industrial importante de Maipú).

Si de especialidades se trata, está el brownie “Atrapa sueños”, una variante del clásico con especias y naranjas y un budín de ciruelas con chips de chocolate y nueces. Tienen variedades de budines y tartas, todos con toques no tradicionales y diferentes de lo que se suele encontrar en el mercado. “Tanto en lo dulce como en lo salado, hacemos énfasis en el uso de las especias y hierbas aromáticas, no sólo por su aporte de sabor sino por sus cualidades terapéuticas, todas suman algo al bienestar de nuestro organismo. “Acá se pueden probar dulces de frutas de la región, cosechados y elaborados por nosotras con nuestro toque personal”.

En los salados, tienen sandwiches de pan casero, jamón crudo, variedades de queso, tablas de quesos pero las más pedidas son las “empanadas especiales”, no tradicionales: jamón, queso y ciruelas, queso y cebolla especiada, queso azul y nueces, entre otras y las pizzas caseras, también receta de la madre.

Las bebidas son un punto importante: Los cafés disponibles son “Druida”, con crema, chocolate y whisky artesanal; “Las Mil y Una Noches”, de estilo árabe con cardamomo y otras especias; tés comunes y de diseño propio con frutas, hierbas digestivas, etc. Finalmente hay que apuntar que como es un wine bar ofrecen cervezas industrial y artesanal y una selección de vinos de algunas bodegas de la zona, todas pequeñas y medianas para valorizar el trabajo artesanal y humano.
Más notas de esta sección
  • Sintra: la sierra y el jardín de la Luna

    Sintra: la sierra y el jardín de la Luna

    La ciudad entre rocas y exuberante vegetación ostenta los más bellos palacios portugueses y varias páginas de la historia de la humanidad.

  • Fin de semana gastrosófico

    Fin de semana gastrosófico

    Del buen comer, el saber beber y el mejor pensar, a la conquista de la India por medio de un curry muy británico y la apología del matambre.

Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados