Trabas aduaneras: Argentina y Brasil semblantean

Los socios del Mercosur invitaron a la ministra de Industria a parlamentar. Giorgi dijo que se reunirá con su par brasileño sólo si antes ellos levantan restricciones al ingreso de autos y autopartes.

Edición Impresa: lunes, 16 de mayo de 2011
Trabas aduaneras: Argentina y Brasil semblantean

Débora Giorgi, ministra argentina. (Archivo)

El gobierno espera recibir hoy una respuesta para concretar una reunión en breve entre la ministra de Industria, Débora Giorgi, y su colega de Brasil, Fernando Pimentel, bajo la condición de que los brasileños levanten las trabas que afectan el ingreso de automóviles y autopartes argentinos.

"Nuestro país va a negociar siempre y cuando las restricciones sean levantadas. Es un episodio más sobre las relaciones comerciales. No tenemos que dramatizar", aseguró ayer la ministra de Industria durante una recorrida por la ciudad de Rosario para respaldar la precandidatura de Rafael Bielsa a gobernador de Santa Fe.

En declaraciones a medios locales, Giorgi afirmó que "discutirá con su par brasileño Fernando Pimentel si se acepta la reunión en Foz de Iguazú".

Giorgi respondió afirmativamente el viernes a la invitación formulada por Pimentel para realizar un encuentro en Brasilia en busca de solucionar el nuevo conflicto comercial bilateral. Pero impuso como condición que, primero, el gobierno de Dilma Rousseff levante la aplicación de restricciones al ingreso de vehículos argentinos a ese país.

Pimentel pidió "48 horas" para dar una respuesta sobre si Brasil, a su vez, acepta o no las condiciones planteadas por el gobierno argentino, una cuestión que se espera que se produzca hoy.

El funcionario brasileño negó que las restricciones a la importación de automóviles sean una represalia contra Argentina, en una columna publicada recientemente por el influyente diario O Estado de Sao Paulo.

En ese sentido, ratificó que era "innegable que el sector privado brasileño viene enfrentando una serie de dificultades para la exportación de productos al país vecino".

"Fueron incluidas en licenciamiento no automático las importantes de vehículos de todo el mundo. No procede, por lo tanto, interpretarla como una represalia de Brasil a Argentina", argumentó Pimentel en su escrito.

Según publicó ayer la prensa de Brasil, el gobierno de ese país solo levantaría las barreras a las importaciones de autos después de que Argentina revise las restricciones, a través de licencias no automáticas que afectan a productos brasileños que permanecen parados en la frontera desde hace 120 días, aunque destaca que los funcionarios están abiertos al diálogo.

A su vez, el ministro de Economía, Amado Boudou, confió que el conflicto "se va a resolver".

"Forma parte de la dinámica de dos países que tienen un fuerte comercio bilateral, que sin duda se va a ir resolviendo, como se han resuelto en otros momentos de dificultades", señaló el funcionario en breves declaraciones al diario Perfil.

Consultado sobre si considera que la medida brasileña fue excesiva, Boudou evaluó que "son medidas en el marco de un comercio que tiene mucho de volumen" e insistió en que "se van a resolver".

Más de 2.000 autos retenidos

La situación de tirantez extrema entre los dos socios del Mercosur se produjo la semana pasada, luego de que Pimentel emplazara a Giorgi a levantar trabas argentinas contra productos de su país, al tiempo que Brasil dispuso la aplicación de licencias no automáticas para las importaciones de vehículos.

Por esa medida, más de dos mil vehículos argentinos se encuentran retenidos en la frontera con el Brasil, según estimaciones del sector empresario.

Inmediatamente, Giorgi cuestionó porque se adoptó "en forma intempestiva y sin aviso, afectando así el 50 por ciento del total del comercio bilateral".

La funcionaria rechazó el argumento de Brasil sobre supuesto impacto negativo a su comercio por la aplicación de trabas y retomó el histórico pedido para que la principal economía de la región acepte equilibrar la balanza bilateral en materia de productos industriales.

En la misiva de seis carillas enviada el viernes a Pimentel, Giorgi detalló más de una decena de problemas que presenten productos argentinos para entrar al país vecino, y en la que remarca el creciente déficit comercial que tiene Argentina con Brasil.

Así, le recordó a Pimentel que en 2006 ambas naciones acordaron, tras arduas negociaciones, un sistema de salvaguardas denominado Mecanismo de Adaptación Competitiva (MAC) pero que no se pone en marcha debido a la demora brasileña.

Tal reclamo sobre la MAC surge periódicamente de parte de funcionarios argentinos cuando sus pares brasileños se quejan de barreras paraarancelarias o entorpecimiento del comercio por parte de Argentina.
Más notas de esta sección
Divisas
Montemar
Ciudad de Mendoza
Moneda Compra Venta
Dolar 8.02 8.22
Euro 10.80 11.50
Pesos Chilenos 14.50 16.50
Real 3.45 3.90
Actualizado : 23/04/2014 | 18:48
Ver condiciones en www.montemar.com.ar
Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados