Estilo

La hija de Susana Giménez habló de todo

Mecha Sarrabayrouse se opera hoy con Zaldívar. Pero llegó unos días antes a Mendoza para descansar y relajarse. En exclusiva conversó con Los Andes.

La hija de Susana Giménez habló de todo
Mecha elogió la belleza de Mendoza.

lunes, 18 de abril de 2011

El sábado por la mañana Mercedes Sarrabayrouse acompañada por una amiga de Buenos Aires y Silvia March llegaron a la Capilla de Bodega Salentein donde presenciaron la misa de Ramos. Luego, recorrieron la muestra de arte de Killka y disfrutaron de un inolvidable día de campo en el Valle de Uco, donde sólo tomó agua (ya que asegura no tomar mucho alcohol) y apenas probó bocado porque se considera no muy amante de los dulces.

Se mostró simpática y sencilla. Es más no dudó en pararse e ir a buscar varias veces bebidas y hasta preguntar quién necesitaba algo.

Con un look súper top que incluía unas botas de cuero camel con corderito, calzas negras, short de jean y una campera de lana color crudo, Mecha sorprendió a todos. Incluso, para agregarle sofisticación a su look casual, utilizó los siguientes accesorios: gafas de sol Ray- Ban, una cartera y un cinturón color camel Hermès,, un colgante con una cruz, nada de aros y un reloj dorado súper elogiado por las mujeres presentes.

Luego del día de Campo en Killka e invitadas por un periodista de Los Andes, los cuatro se dirigieron a Tupungato Winelands para celebrar el Malbec World Day. Allí estuvieron hasta las 19, momento en el que las tres (Mecha y su amiga, y Silvia) tuvieron que partir a un cumpleaños.

Si bien no es muy amiga de las cámaras y la prensa, Mecha no dudó en sacarse fotos con cada una de las personas que se le acercaron a dejarle saludos para su mamá. Distendida, relajada y sin despegarse de su BlackBerry charló en exclusiva con Los Andes aunque aclaró, no es una nota, sino una charla de amigos.

-¿Qué te trajo por Mendoza?

-Mucho no quiero que se sepa, te cuento que vine por mamá a operarme con Zaldívar de la vista. Me someteré a una cirugía hoy por la mañana en su clínica y mañana (martes) por la tarde estaré regresando a Buenos Aires. Es algo muy sencillo que tiene un postoperatorio mínimo.

-¿Estás por primera vez en la provincia?

-He venido siempre a esquiar, pero así visitando bodegas y lugares tan divinos, que recuerde es la primera vez. De todas maneras tengo planeado volver unos días más adelante para conocer más paisajes. La verdad es que desde que llegué no hemos parados de visitar lugares divinos, así que seguramente volveré pronto.

-Siempre te veo esquivando a la prensa, ¿no te llevás muy bien con los periodistas?

-En realidad no me tengo que llevar ni bien ni mal porque yo no soy famosa, ni trabajé nunca de esto. De chica creo que más de una vez esquivé a la prensa, y no dejé que me sacaran fotos; es más iba y los encaraba. Hasta que un día dije basta, los dejé que me sacaran fotos y ahí es como que se tranquilizaron bastante. Igual no doy nunca notas y si me sacan fotos en algún evento es porque voy con mamá. Por ahí sí me molesta que se inventen tantas cosas que no son ciertas.

-Sin embargo, con la gente aceptabas hacerte fotos, ¿no te cansa?

-No, es distintito. La gente es súper respetuosa y siempre tiene alguna palabra linda para decirme. En ese caso ni me molesta, menos cuando son todos tan divinos.

-Te veo muy conectada con el celular, ¿cómo te relacionás con la tecnología?

-Me encanta tener todo en mi teléfono, hoy he sacado fotos, mandado mensajes y mails. Si bien tengo Twitter lo tengo súper abandonado y con Facebook nunca me enganche.

Lo cierto es que Mecha disfrutó de cada momento al sol, rodeada de montañas y con el Cordón del Plata como escenario. Se distendió y relajó. Es por eso que, como se encontraba en planes de descanso, hay dos temas de los cuáles no quiso hablar: su marido Eduardo Celasco y su mamá Susana Giménez. Aunque aclaró: “con ambos está todo muy bien”. Juan Pablo Parapuño - Especial para Estilo
grafico
Peliculas Cine Genero
grafico