Estilo

Tinturas...¿qué tenés en la cabeza?

Qué tintura usar, cuál color es mejor para nuestro tipo de pelo, cuándo teñirte y cuándo no. Aquí, todos los detalles.

miércoles, 16 de marzo de 2011

Si te miraste el cabello en el espejo una mañana de estas y resultó que creíste ver a Cruella de Vil, por el entretejido incipiente (o no) de canas... esperá. Si deseás cambiar de una sexy morocha a una rubia despampanante o una pelirroja fuego, dejá de lado la primera coloración que tomaste “para hacerla vos solita”, y enterate de algo: cambiar de color implica un conocimiento previo que tenés que manejar, para que el resultado no sea una ensalada rusa de tonos indefinidos.

En esta nota, una guía para “hacerte la cabeza” como vos decidas.

“Píntameeeeee...”

Como todo la tintura o coloración también supone un “ABC”, para que sepas qué te estás colocando en tus cabellos de Rapunzel. 

Existen tres clases de tinturas que tienen diferentes grados de duración, y de agresión. Las más leves son las naturales, dentro de las tinturas “tono sobre tono”, que recubren el pelo sin alterar su estructura y que se van decolorando con los lavados. Es el caso de la henna (un pigmento natural) y de los tonalizantes libres de amoníaco. Son las menos agresivas para el cabello.

Según el estilista Marcos Tapia, “la henna es un producto que dentro de los ‘tonos sobre tonos’ tiene un preparado a base de hierbas, que tonaliza canas, a dorados o marrones, y se va con los lavados. Dura menos que la tintura con amoníaco, pero tiene una base natural que protege el cabello”.

En una segunda escala están las tinturas “semi-permanentes” (tono sobre tono), que no tienen una base natural como la henna, pero tampoco contienen peróxido, ni amoníaco (o lo contienen en muy baja cantidad); por lo que en general no dañan el cabello y aumentan su color natural. Estos productos penetran en la zona exterior del tallo capilar sin modificar la estructura de la hebra del pelo, y tienen un efecto acumulativo; es decir que cuantas más aplicaciones se realizan, más tarda en irse el color.

Para quienes se someten a este tipo de tinturas, se recomienda la utilización de productos específicos para cabellos teñidos (champúes y acondicionadores) y es aconsejable la realización de una hidratación mensual, como por ejemplo un baño de crema. Dependiendo de la tintura y el tipo de champú que se utilice, el color dura entre 12 a 20 lavados.

Es fundamental, cuando se utilizan tonos sobre tonos -y sobre todo con tinturas-, el cuidado periódico de nutrición e hidratación del cabello. “Existen cuidado muy puntuales que se pueden hacer para preservar el cabello teñido: uno es la cauterización de moléculas, en donde se utilizan dos ampollas, una oleosa y otra líquida, y luego de colocar la primera en el cabello, enjuagar, y aplicar la otra y llevarla a vapor, se pasa a secar el cabello, pasándole luego la plancha para sellar la cutícula.

El otro tratamiento es el shock de keratina, que se aplica luego de enjuagar el cabello. También están los baños de crema y las ampollas express. El secreto para mantener el color por más tiempo, es utilizar productos buenos, con bajo nivel de detergente, y con propiedades hidratantes”, aconsejó Tapia.

Por su parte, las “tinturas permanentes” si bien son las más efectivas para cubrir las canas, o lograr un color diferente, son las más agresivas para el pelo. Estos colorantes contienen amoníaco y peróxido, penetran en el cabello y no se eliminan con el lavado. Este tipo de tinturas retira el pigmento natural del pelo para depositar el nuevo tono, el que permanece en la hebra del cabello hasta la próxima coloración o corte. Una vez crecida la raíz, se debe retocar sólo esa parte del pelo, porque las tinturas frecuentes sí pueden causar una caída importante del pelo.

Si el cabello está muy seco, es demasiado frágil, o se cae con frecuencia, se desaconseja este tipo de tinturas. Tampoco se recomienda su uso en personas con alergias o afecciones en el cuero cabelludo. En caso de decidirse por este tipo de colorantes, es importante realizar una hidratación del pelo al menos cada 15 días.

En cuanto a la tendencia en coloración para esta próxima temporada, “se vienen los tonos monocromáticos, nada de mechas, ni tonalidades de varios colores. También los castaños intensos, cobres, rubios naturales y decolorados”, adelantó el estilista.

Ni un pelo de tontas

La mejor solución en tintura natural para el cabello es la henna: un colorante vegetal muy efectivo al momento de teñir el cabello. La henna tiñe muy bien porque entre las moléculas que posee, y las que tiene el cabello, existe una gran afinidad. De esta forma, penetra fácilmente en el interior del pelo, acondicionándolo y cambiando su color.

Para que esta tinta natural sea realmente efectiva se recomienda que el cabello en el que se va a aplicar sea virgen; o sea: que no haya pasado anteriormente por permanentes o alisados, aunque de todas formas podés aplicarlo igual.

Bien hecha la tintura sobre el cabello tiene la gran ventaja de que dura hasta 6 meses, aunque se recomienda que cada determinado tiempo se le haga un retoque de color, sobre todo por el crecimiento.

Así, la henna se ofrece como una opción válida para que tu cabello luzca sano y natural.

Analía de la Llana - adelallana@losandes.com.ar
grafico
Peliculas Cine Genero
grafico