Estilo

Cómo disfrutar tu ‘mundo’ al exterior

Aquí te apuntamos consejos para que conviertas tu balcón en un lugar placentero y aproveches el espacio al máximo.

Cómo disfrutar tu ‘mundo’ al exterior
Si da a una calle transitada tu balcón será parte de la decoración del frente de tu casa. La adecuada elección de las plantas, y su disposición, son esenciales.

Notas Relacionadas

martes, 11 de octubre de 2011

Llegan los días cálidos y el mundo nos invita a salir y encontrarlo. ¿Acaso no resulta atractivo comenzar el día con un desayuno sabroso, respirando el tibio aire de la mañana, rodeados de verde y en cómodo asiento desde el que contemplar el cielo? Sí: es un momento que suena, literalmente, ‘de película’.

El caso es que vivís en un departamento que tiene un balconcito en el que, pensás, apenas si caben un par de cosas. Sin embargo, con ingenio, objetos adecuados y un buen aprovechamiento del espacio, el sueño del desayuno de novela puede tomar cuerpo en tu minúsculo balcón.

El objetivo de esta nota es guiarte, con algunos consejos, sobre qué muebles, qué plantas, qué colores y objetos pueden ayudarte a construir en ese rincón al aire libre un espacio para disfrutar.

Primero: las plantas. Tené en cuenta que, por muy pequeñas que sean, siempre brindan un toque de naturaleza para tu entorno. El asunto es cómo disponerlas y cuáles elegir.

Segundo: los muebles y objetos. Puede que en tu balconcito no quepa una mesa y sillas para construir ese lugar al aire libre que te proponemos. Puede, incluso, que no tengas presupuesto para destinar a ese mobiliario. No importa: la creatividad es el mayor de los capitales, y aquí vamos a utilizarlo. Es que una pequeña silla vieja, que no sabías dónde colocar, puede convertirse en un mullido asiento en el que apoltronarte. Sólo bastará con restaurarla para que se constituya en asiento, a la vez que en bello detalle decorativo.

Otros objetos, como el tronco de un árbol, pueden transformarse en sillas, o pilares donde ubicar tus macetas.

Tercero: El estudio del espacio con el que contarás para disponer tus muebles, objetos y plantas; y el color favorito con que decorarlo son planificaciones esenciales antes de comenzar a diseñar.

En estos aspectos es aconsejable que pienses cuáles actividades te gustaría realizar en tu balcón: si se trata de un lugar para una charla distendida con una copa de vino, un lugar para estudiar en los días calurosos, o la idea es conjugar todas estas opciones. Sabiendo ‘para qué’ ocuparías ese balcón ya tendrás una idea general de cómo querrías que luzca.

Importante: tenés que buscar que, además de su funcionalidad, el balcón se convierta en un espacio orgánico con el resto de tu hogar. Así: si el living, cocina o dormitorio al que da este espacio tiene un estilo rústico, por ejemplo, es conveniente que los objetos, muebles y plantas se adecuen a esa misma idea.

Respecto de los colores, se nos ocurre que la solución más simple para generar una sensación de amplitud, en ese reducido espacio del balcón, es acudir al blanco en las paredes. Que sean las macetas, almohadones, sillas y objetos los que le otorguen los toques de color.

Punto por punto

1.- Un espacio reducido requiere de una decoración simple pero llamativa. Las plantas serán tus aliadas para generar esta combinación.

2.- Como, en general, la funcionalidad de este espacio está en relación con actividades de relax y esparcimiento, conviene que en muebles y objetos busques matices y colores relacionados con la naturaleza (verdes, ocres-rojizos-terracotas, azules). Y no olvides que las sillas que elijas deben resistir la acción del clima. Una opción estupenda para una pequeña poltrona, silla o mesita es el hierro forjado.

3.- Podés elegir que el balcón quede cerrado con ventanas (se vería, así, como una continuación del living, dormitorio o cocina). En estos casos, alguno de los paños de vidrio se pueden planear en color, con detalles de vitraux, o de falso vitraux: fantástico y luminoso.

4.- Si el espacio en tu balcón admite la colocación de un pequeño silloncito: ¡no lo dudes! Podés, incluso, acompañarlo con una mesita que oficie de apoyo para tus libros, copas o tazas.

Esos dos objetos, con algún cuadro en las paredes, una repisita, una escultura, o un ‘llamador de ángeles’ serán suficientes para embellecer y crear un espacio deseable de habitar.

5.- Si tu balcón es muy pequeño, ese sillón y mesita deben ser visualmente livianos. El ratán, el vinílico, los plegables, son nobles materiales que sirven en estos casos.

6.- Si te decidís por maceteros de cerámica o de cemento, recordá que la humedad se pierde más rápido por lo que tendrás que regar tus plantas con más frecuencia. Nosotros te aconsejamos, en estos casos y dependiendo el estilo que quieras darle a tu espacio, buscarlos esmaltados, con algún dibujo decorativo. Los hay en múltiples variedades en los viveros.

7.-  Si, por el contario, no usarás maceteros porque el espacio no lo permite. Te recomendamos macetas pequeñas, dispuestas en grupos de diferentes tamaños; para conseguir efectos de color y de variedad de especies.

8.- Conviene que elijas plantas pequeñas, que puedan adaptarse a la cantidad de sol que tiene tu balcón. Incluso las hierbas (albahaca, tomillo, etc), las enredaderas, las plantas colgantes, son fáciles de conseguir, baratas y resistentes. Unas cuantas macetas con flores de sol pueden ayudarte a darle un toque de color al espacio.
grafico
Peliculas Cine Genero
grafico