Estilo

Mitos y verdades

Sexo: 10 respuestas para 10 temas incómodos

Una guía de los asuntos más ríspidos a la hora de abordar la charla con tu hijo. Respuestas de mano de un profesional mendocino especialista en sexología.

Sexo: 10 respuestas para 10 temas incómodos
Padres e hijos adolescentes deben comprender que la charla entre ellos es posible. Hay muchos temas ríspidos sobre los que los chicos quieren saber y necesitan respuesta.

miércoles, 08 de septiembre de 2010

Mientras subís la escalera, la perspectiva que te ofrece, desde la puerta, la habitación de tu hijo adolescente te hace recordar a la escena de "El exorcista"; cuando el humo salía por debajo.

Claro: en este caso sospechás que, si sale humo y hay demonios, se trata de una cuestión más hormonal que cinematográfica.

Entonces llegás a la temida muralla que divide "tu" mundo de madre y "su" mundo de hijo, te parás frente al cartel pegado en la puerta que dice "¡No entrar!" y volvés a preguntarte: "¿cómo le digo?".

Vas y venís, como un león enjaulado, y ensayás una aparición casual para buscar la ropa sucia que hay desparramada en la habitación. Y de paso, claro, pispear en qué anda el nene. Dos toques y entrás...: es hora, como madre, de abordar el tema de la sexualidad con tu hijo de 12 años. ¡Coraje!

El panorama no deja mucho lugar a preguntas, sólo la sorpresa del chico y una respuesta a lo que ya te imaginabas, cuando ves la colcha revuelta. "¡Mamá!, ¿qué hacés? ¡Te dije que tenés que avisarme antes de entrar!".

La pregunta es clara y, en lugar de hablar de sexualidad con tu hijo, salís despavorida con la primera excusa que te viene a la mente: "Seguí durmiendo, perdón por despertarte".

Antes de cerrar la puerta, tu hijo remata: "Gracias , descansá, mañana me gustaría hacerte un par de preguntas sobre la masturbación". Y vos cerrás temblando.

No sueñes ni creas que será tu hijo el que saque el tema. La crónica es anecdótica. Pero el terror de los padres a hablar sobre sexualidad con sus hijos es concreto, y una situación que los pone a prueba con ellos mismos.

En esta nota, y de la mano del sexólogo clínico José Luis Rodríguez, recorremos esos temas incómodos y la manera de enfrentarlos.

Top sex

¿Es bueno o malo que mi hijo se masturbe?

No es bueno ni malo, es parte el desarrollo y del conocimiento propio. Significa también aprender que el cuerpo nos da placer y que no ocasiona ningún tipo de daño físico ni psíquico. Es un aprendizaje también nos sirve para prepararnos para la sexualidad en pareja.

¿Cómo tengo que hablarle sobre homosexualidad?

En el caso de la homosexualidad el mensaje debe ser el de la “no discriminación”, la convivencia y el respeto por el que es diferente; sea por la razón que sea. En caso de que el chico, o el joven, sea homosexual dentro del mismo marco de respeto hay que ayudarlo como a cualquier otro hijo que tenga otro tipo de problema. Cuando pida ayuda, o cuando uno sienta que está sufriendo y lo necesita.

¿Cómo lo preparo para la “primera vez”?

El mejor consejo es el del cuidado propio y de la otra persona. Lo que implica necesariamente madurez para saber qué se está haciendo, con quién se hace, por qué se hace, cuáles son las consecuencias y cómo prevenirlas.

Si uno logró educar al hijo para responder adecuadamente a estas preguntas, la primera vez no será traumática, ni por presión de los amigos, ni por seguir una moda. Muy probablemente será en un momento de madurez y de compromiso afectivo con el otro.

Encontré pornografía en su cuarto, ¿qué hago?

Es una situación a la que están expuestos cotidianamente los adolescentes. Lo mejor es poder hablarlo para que descubran que detrás de ella no está la desnudez de los cuerpos, sino una desvalorización y discriminación de la mujer; que es mucho más seria que la exhibición o no.

Es importante que se den cuenta que esos modelos que se les presentan son irreales; y que no es humillando a la mujer, ni poniéndola en el lugar de un objeto de esparcimiento, como se valora realmente la sexualidad. Si podemos lograr transmitir este mensaje, lo demás sobra: se va a regular por sí mismo. Como todos hemos hecho, se asomará a la pornografía por curiosidad y, una vez satisfecha, perderá su atractivo.

¿Le hablo abiertamente sobre los métodos anticonceptivos?

Hay que pedir ayuda, ya que la diversidad de métodos hace que deban adaptarse para cada persona, cada pareja y en un momento particular de su vida. Lo que no hay que hacer es negarlos o directamente prohibirlos, porque vamos a exponer al chico, o chica, a que tengan relaciones sin protegerse.

Así los ponemos en la situación de la que supuestamente queremos “salvarlos”. En la adolescencia y juventud no debemos olvidar que el preservativo constituye un excelente método de fácil acceso, fácil uso y, lo más importante, que previene el contagio de infecciones transmisibles sexualmente.

¿Cómo abordar el embarazo sin asustarlo?

Ante todo sea abierto, los jóvenes aprecian la sinceridad de sus padres y quieren saber sobre sus propias experiencias, acerca de relaciones de noviazgo. Ser experto en la vida de sus hijos significa hablar con ellos y escuchar su punto de vista. Tome el tiempo para escuchar y responder.

Y, sobre todo, comuníquese y hable de los pormenores, responsabilidades y consecuencias que implica un embarazo; y el hecho de traer una nueva vida al mundo. Cuidarse a sí mismos, cuidar al otro, y que estén al tanto de los métodos de cuidado que existen es fundamental.

¿Cómo lo prevengo de los abusos?

La prevención del abuso tiene que comenzar desde la más temprana infancia, porque es cuando más vulnerables son los chicos. Si bien se presentan situaciones de abuso a cualquier edad, cuando se es mayor hay más posibilidades de discernir y escapar. Si se dan mensajes positivos respecto del cuerpo, su cuidado, el respeto; es un buen comienzo.

El otro mensaje es que su cuerpo es suyo y nadie puede tocarlo, observarlo, o sacarle fotos sin su permiso. Además hay que enseñarle a los chicos que hay adultos que intentan hacer daño a los niños, pero que la mayor parte de la gente grande quiere cuidarlos y que entonces siempre tienen que avisar a los padres, o la maestra, que siempre le van a creer y protegerlo.

¿Y si surge el tema del sexo oral?, ¿qué hago?

Es una práctica sexual en la que los genitales de una persona son estimulados con la boca de otra, eso es todo. Los cuidados son los mismos que en cualquier otra práctica sexual en cuanto a la higiene y transmisión de enfermedades.

Respecto del placer, se deja claro que hay personas a las que les gusta, y a quienes no; y que esto no es bueno ni malo. Hay que respetar las elecciones de cada uno y no imponer a nadie algo que no quiera realizar. De esta manera, sencilla y directa, se les explica la práctica sin que sea tabú.

¿Cuál es el mejor momento para hablar de sexo con mi hijo?

Siempre es el mejor momento. No hay que organizar una clase ni un debate académico. Las experiencias cotidianas son el mejor material, lo que vemos en la televisión o lo que leemos en las noticias.

El asunto tiene que tratarse como un tema más, quitándole el aura de misterio, o de temor, con que a veces se lo rodea. Es parte de la naturaleza humana y debe ser tomado naturalmente. Los ejemplos diarios en el trato de los padres entre sí, el afecto, el respeto en general y hacia la mujer son parte de la educación.

¿Cómo lograr tocar temas sexuales con mi hijo sin que huya como si lo estuviera invadiendo?

Si uno logró que sea algo cotidiano, no lo va a espantar con una clase. Si uno quiere someterlo a un interrogatorio, es lógico que huya y se sienta invadido. Se supone que los padres quieren ayudarlo en esta etapa de su vida a afrontar algo que es muy serio, pero que es muy bueno y positivo; entonces no necesitan invadir su intimidad.

Podemos hablar a partir de lo cotidiano y brindar buena información. Lo más importante como padres es tener en cuenta que lo que uno debe transmitir son valores, la información solamente científica está en los libros. Analía de la Llana - adelallana@losandes.com.ar

Comentarios (6)

  1. EURAUEnviale un mensaje privado
    #6 | 08/09/2010 | 22:47 hs
    0 -1
    0Ver respuestas
    Mejor me callo, los pendejos de ahora les dan clase a los adultos. Y si hacen algo que no les gusta a sus papis no es por que no sepan , es porque se les pega la gana hacerlo. La tienen màs clara que ellos-
  2. me parecio muy educativo esta bien que den estas soluciones a este problema que hoy dia se habla mucho estaria bueno que todos lo leieran
  3. martinmenEnviale un mensaje privado
    #4 | 08/09/2010 | 20:34 hs
    1 -1
    0Ver respuestas
    todos crecimos maduramos , y nuestros padres no leian notas..creo que esto es muy superficial
  4. kllr79Enviale un mensaje privado
    #3 | 08/09/2010 | 17:30 hs
    0 -2
    0Ver respuestas
    La que escribió esta nota viven en otro planeta o en otro tiempo, el relato de la madre e hijo parece sacado de un manual de primaria de los años 50 o algo así. Por otra parte la autora se toma el atributo de decir como debería uno educar a los hijos y que valores inculcarles (hay frases como 'el mensaje debe ser...'cuando en realidad esto es desición de los padres.
  5. MeticheEnviale un mensaje privado
    #2 | 08/09/2010 | 12:26 hs
    1 -5
    0Ver respuestas
    Lo menos que me parece el artículo es que es superficial; hay temas complejos como la pornografía que sí afectan la psiquis y la voluntad de los chicos si caen en eso y no es un tema menor. La masturbación tiene implicancias más serias que las que ponen en este artículo si se abusa de la misma, como la pérdida de la realidad y del foco en el respeto por uno mismo, también se cae en una falta de autoconfianza y en el crecimento de un mundo donde lo más importante es el propio ombligo.
  6. juanchilocoEnviale un mensaje privado
    #1 | 08/09/2010 | 12:13 hs
    4 -1
    0Ver respuestas
    BUENA NOTA ,DIOS QUIERA QUE TODOS LA LEAN Y TOMEN CON SERIEDAD, ES PARTE DEL FUTURO DE NUESTROS HIJOS.
grafico
Peliculas Cine Genero
grafico