Cómo combatir las heladas

Los mejores métodos probados por expertos del INTA. Defensa pasiva y activa.

sábado, 11 de septiembre de 2010
Cómo combatir las heladas
Notas relacionadas

Mariano Zalazar - mzalazar@areadelvino.com

Los formas de prevención de heladas se dividen en activas y pasivas, denominándose activas a aquellas que atacan el fenómeno directamente y pasivas aquellas destinadas a la prevención.

La heladas, por su origen, se dividen en heladas de radiación, de advección y mixtas. En base a su época de ocurrencia las heladas se producen normalmente desde que cayó la hoja hasta la nueva brotación del ciclo siguiente.

Sin embargo, dentro de este período normal de ocurrencia, están las que se denominan heladas tempranas y tardías. Las primeras, son las que ocurren en otoño cuando todavía la planta está activamente vegetando. En tanto, las heladas tardías se producen casi al final del periodo de heladas, que se producen cuando la planta ya se ha despertado en un nuevo ciclo vegetativo.

Los métodos de defensa

Una vez hecha esta introducción, el Ing. Agrónomo Alberto Reta, explicó cuáles son los métodos para combatir las heladas. 

“En lo referido a defensa pasiva, la idea es brindarle al cultivo todo lo necesario para que se produzca una adecuada incorporación de calor en el suelo durante el día anterior para su posterior devolución sistemática, continua y gradual a la atmósfera durante la noche de la helada".

"Es decir que con anterioridad al período de heladas (antes que llegue el primer riego anual: julio -agosto) se debe limpiar (rastrear) el cultivo (vid o frutales) hasta dejar una capa suficientemente mullida y libre de malezas para regar con posterioridad a manto y así dejar un suelo lo suficientemente compactado (sin aire) que permita la trasmisión de calor a profundidad”.

Los métodos activos

“Deben ser totalmente respetuosos del medio ambiente”, introdujo el experto. “Esto es tanto por los habitantes circundantes a las zonas de cultivo como por las posibles restricciones a las exportaciones si se detectan restos de carbono en la epidermis, respaldados sensorialmente o por análisis químicos, sean enológicos o para frutales".

"Los métodos de lucha por aplicación de agua (aspersión) son muy efectivos pero demandan una considerable acumulación del líquido elemento, puesto que se debe controlar mientras el termómetro esté por debajo del cero grado. El agua al ser aplicada se congela al lado del fruto y protege con dos fundamentos, la capa de hielo en contacto con el fruto que no será menor de, en todo caso 0ºC y el calor que entrega al medio (fruto) al cambiar de estado (líquido a sólido)”.

Otro método que da buenos resultados, según indicó Alberto Reta, es la mezcla de capas de aire que se van depositando, haciendo que en la inferior más fría se pueda producir la helada.

“La mezcla de estas capas por movimiento del aire impulsado por hélices de gran tamaño evitan la formación de la helada. A veces acompañadas a las hélices se puede mejorar el efecto si se colocan quemadores que combinen la circulación forzada del aire con calor del quemador.  La quema de combustibles como gas oil, fuel oil o sus mezclas, dan buen resultado en cuanto al éxito de la defensa, pero utilizan energía no renovable perjudicando en definitiva al ser humano”.

Los daños

En cuanto a los daños que puede provocar el fenómeno climático, el Reta indicó que “mayores desastres se producirán si la helada es larga (3-4-6 hs) e intensa (de más de -3ºC). Por ejemplo la helada que se produjo la semana pasada fue bastante atenuada por la humedad aportada por la tormenta de Santa Rosa. La abundante lluvia ayudó a atenuar la helada por cuanto la masa de aire tuvo una gran cantidad de vapor de agua”.
Más notas de esta sección
Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados