Día del amigo, festejos bajo techo

A diferencia del 2009, cuando por las restricciones de la Gripe H1N1 los bares y restaurantes sufrieron límites en sus cupos, por el frío este año la gente se inclina por lugares cerrados y casas particulares. Las celebraciones comenzaron anoche y continuarán hoy.

Edición Impresa: martes, 20 de julio de 2010
Día del amigo, festejos bajo techo

Con tiempo. Durante toda la semana restaurantes y bares ofrecieron promociones para atraer a los amigos y todos recomendaron reservar los lugares. (José Gutiérrez)

Notas relacionadas

Ignacio De la Rosa - idelarosa@losandes.com.ar

El frío, protagonista principal en escena desde hace casi una semana -acompañado por heladas, nevadas y temperaturas bajo cero todos los días como actores secundarios- podrá más que el calor de la amistad, al menos a la hora de elegir dónde pasar el Día del Amigo.

Más allá de lo atípico que pueda resultar salir un lunes o martes, cientos de mendocinos comenzaron anoche con los festejos del Día del Amigo, una celebración que -para muchos- no puede ser corrida en el almanaque para que coincida con un fin de semana, mientras que para otros no es más que una excelente excusa para compartir un momento entre todos.

“Esta noche (por anoche) vamos a ir a tomar algo con el grupito de amigos y mañana a comer un asadito. Eso sí, bajo techo y pobre del que tenga que hacerlo”, destacaron Javier y Fernando, dos jóvenes de 24 años que cerca del mediodía de ayer terminaban de cerrar su agenda, ocupada al menos hasta mañana al mediodía.

Como estos dos jóvenes, la mayoría de los mendocinos -y no mendocinos que están en este suelo- se inclinaron para pasar este día bajo techo, encerrados y con todas las estufas y caloventores al máximo.

Si bien ayer ya fueron miles los que salieron a festejar en la víspera y recibieron el 20 de julio con un brindis -o varios-, durante todo el día de hoy se sucederán juntadas, almuerzos especiales, mediatardes en confiterías y cenas en los más variados restaurantes mendocinos.

Continuado

Los más jóvenes y los adolescentes gozan con un gran beneficio en comparación con los más grandes: las vacaciones. Esto implica que, pese a ser lunes y martes los días de celebración, el hecho de no tener escuela o universidad al otro día les permite hacer un 'simulacro' de viernes o sábado.

“Vamos a ir a bailar a un M17 esta noche (por ayer) en Chacras, con las chicas. De ahí todas nos vamos a dormir a mi casa y mañana al mediodía (por hoy) nos comemos un asadito juntas. ¡Va a estar genial!”, destacó por su parte Micaela (16), quien aprovechará el relajo de las vacaciones para sus festejos.

Los más grandes también se harán un lugarcito para festejar. “Mañana nos juntamos a comer un asado con los ‘chicos’ del secundario. Somos promoción 95 y todos los años, cada 20 de julio nos reunimos. Algunos ya van con sus mujeres y los chicos, pero es un clásico de cada año”, sostuvo Eduardo Rodríguez (33).

También están aquellos que, por esas cosas de la vida vivirán el 20 de julio lejos de su suelo natal, pero rodeados de sus grandes amigos. Es el caso de cinco porteños que, aprovechando el receso invernal, llegaron a Mendoza el domingo y recibirán el día en un bar mendocino. “Va a ser un Día del Amigo distinto, pero con los mismos de siempre”, destacó Daniel Torres (28), oriundo de Palermo.

“Llegué hoy (por ayer) y vine con toda mi familia. Mañana vamos a ir a almorzar a algún restaurante y a brindar con unos buenos vinos locales, va a ser un día de la familia amiga”, sostuvo con una sonrisa en su rostro Gregorio (45), un simpático cordobés que también vacaciona en tierras mendocinas.

Encerrados y calentitos

Este día del amigo será completamente distinto al del año pasado. Con serias restricciones y medidas de salud ante la gripe H1N1, en el 2009 se limitó el espacio en los bares y restaurantes, reduciéndose notablemente la capacidad permitida, mientras que se suspendieron las grandes fiestas en boliches.

Hace exactamente un año, los más jóvenes y adolescentes eligieron un novedoso destino para pasar el Día del Amigo ante este panorama pesimista en la ciudad. Y así se trasladaron hacia Las Vegas, el parador cordillerano de la zona de Potrerillos, donde decenas de jóvenes se instalaron en campings y cabañas para pasar la jornada. Los festejos tuvieron su correlato el 21 de setiembre, cuando se desbordaron y hubo destrozos e incidentes en el lugar.

Pero este año, la situación se presenta más tranquila. “Esta mañana (por ayer) llegaron algunos micros y trafics con chicos, hay algunos que han elegido el lugar para festejar con los amigos. Pero va a ser diferente, más tranquilo. En esto tiene mucho que ver el frío, ya que en Potrerillos está todo cubierto con nieve desde el viernes y todos los días estamos amaneciendo con -12° C, y los controles que ha puesto tanto el municipio de Luján como la Policía, que apunta a evitar que lleguen chicos o jóvenes que no tengan una cabaña alquilada con anterioridad o que vayan en carpa. Imaginate, con -12° C, si los chicos vienen a tomar y van a dormir en carpa, no es sano”, destacó Andy Elías, delegado ambiental de Potrerillos, quien también recordó que para el 20 de julio de 2009 los chicos que estuvieron allá destrozaron un móvil policial.

“El año pasado fuimos a la montaña, pero ahora hace mucho frío. Además, por lo que escuchamos habrá muchísimos controles en la ruta y va a ser un garrón. Nos vamos a quedar a festejarlo acá mejor, más tranquilos y calentitos”, destacó Agustín (21).

Los bares y salones de té también tendrán su clientela fija, la misma que año tras año cuando el calendario marca el 20 de julio, religiosamente reserva una mesita.

“Somos ocho amigas y ya es un clásico: vamos a ir a una confitería de la calle Emilio Civit a tomar té, café y algunas masitas. Nos encantaría ir a bailar después, ¡pero ya no nos da el cuerpo!”, destacó entre risas Emilce (72), quien compartirá la jornada con sus amigas de toda la vida.
Más notas de esta sección
Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados