Estilo

Twitter seduce a los famosos argentinos

Las increíbles cosas que los famosos cuentan en la red social, en la que se muestran, incluso, en su vida más privada.

Twitter seduce a los famosos argentinos
Luisana Lopilato, Jorge Rial, , Daniel Tognetti y Mike Amigorena son sólo algunas de las celebridades televisivas argentinas a las que se puede seguir, minuto a minuto, en la red social de Internet.

Notas Relacionadas

martes, 08 de junio de 2010

Hay dos clases de famosos: los que velan por su intimidad y los que la cuentan en primera persona. Y no hablo de las lágrimas de Fort -de paso, un buen nombre para un nuevo chocolate FelFort- por Escudero en la telenovela en formato periodístico de cada siesta, sino de aquellos que tienen su propia cuenta de Twitter y se exponen minuto a minuto.

Está bueno enterarse, por ejemplo, de que a Marley se le rompió el auto esta semana. Y de que en la pantalla del coche le aparecían simbolitos que no entendía. “Creo que mi auto me está puteando”, reconoció con un tweet resignado.

También se puede leer un excitado agradecimiento a un usuario que le enseñó a Matías Alé a usar la “ñ” en su BlackBerry: “ññññññññ!!!!! Graciasssss!!!!!! Aprendí! Vieron que todos los días se aprende algo nuevo!”.

O enterarse de que Georgina Barbarossa vio los capítulos finales de “Ciega a citas” desde su refugio en Villa Giardino, dedicada a la jardinería.

Algo tiene Twitter que los demás no. Esta red social encanta a los famosos, que gastan segundos vitales para escribir un máximo de 140 caracteres estén donde estén.

@rialjorge, el twitterego de Jorge Rial, te anuncia que está a segundos de salir al aire en “Intrusos”, o se despacha con una frase como ésta: “En televisión a veces es más fácil ver el HIV en el ojo ajeno que en el propio. Muchos lo ocultaron y lo ocultan. Fea la actitud”.

Si bien a veces uno tiende a sospechar que detrás del seudónimo puede estar Juan de los Palotes, la seguidilla de tweets confirma la verdadera identidad. “Aviso: acá contesto yo, no uso ningún lacayo a sueldo. Me tomo ese trabajo personalmente. Se lo digo a los más de 26 mil amigos”, dice Rial.

Qué es Twitter es toooda una historia, pero sencilla de contar. Se trata de una red social en la que uno crea una cuenta que puede ser seguida por alguien y desde la que se puede seguir a alguien. Nada más. Lo que uno escribe, de un máximo de 140 caracteres, otros lo ven, y viceversa.

A quien le interesa saber qué hace Luisana Lopilato -dicho sea de paso, tiene más de 50 mil seguidores-, hace clic en @lulopilato y listo. A no ilusionarse, fanáticos. A veces pueden quedarse con ganas de más, porque no suele ser muy comunicativa.
 
Sus tweets son “grabando”, “en teatro!” o “yendo a comer con amigas”. ¡Le sobran casi 100 caracteres! Aunque de vez en cuando le da un ataque de verborragia y sorprende con un “grabando escenas comprometidas con Renzo... yo no quiero contar nada... lo tienen que ver... pero... sin palabras!”.

Algunos hacen política, otros plantean debates, hay quienes recomiendan música, libros, películas y quienes promocionan lo que hacen o lo que dejarán de hacer. Y están los que sólo están, contando cómo miran una flor o si llueve y la vieja está en la cueva.

Daniel Tognetti se enoja, propone pelea, deja temas urticantes, recibe caricias y bofetadas virtuales de los que lo siguen. Pero también encuentra en Twitter el vehículo para adelantar los temas de “Duro de domar” de cada noche. Juan Pablo Varsky le pone sal y pimienta al debate futbolero, a pocos días del Mundial.

Horacio Cabak tiene su propio confesionario: puede reconocer, sin ponerse colorado, que compró el disco de los Milli Vanilli, los dos chantas que protagonizaron el gran fiasco musical de fines de la década de 1980. Tognetti suma sin sonrojarse: “Mi primer par de New Balance era trucho”.

Después de reconocer su homosexualidad por la web, Ricky Martin recibió apoyo de miles, en Twitter; Ricardo Montaner tiene su repertorio de frases súper optimistas al servicio de las fans; Sabrina Garciarena muestra las fotos de sus amigos, con los que comparte sus momentos privados; Alessandra Rampolla, tu sexóloga, agradece los saludos y felicitaciones por su nuevo look; Mike Amigorena confiesa: “La verdad q Twitter me rompe las bolas pero agradezco mucho a los seguidores! Abrazo”. Honestidad brutal.

La lista es interminable. Dante Spinetta da las buenas noches con un tweet alucinante: “Ke sueñen con ke Spider man se acuesta con Mafalda, fuman crack y tienen hijitos con cara de mandril”. Más alucinado que alucinante.

Zaira Nara responde por el desaire a Julián Weich, cuando volvió de España y eligió “ShowMatch” antes que “Justo a tiempo”. Más tarde levantó el tweet... justo a tiempo.
Mientras, su hermana @wanditanara da recetas de pastafrola y cuenta que su marido, Maxi López, le puso un 9. “Me bajó uno por la prolijidad... es que venía un amigo a merendar y me apuré”.

@andykusnetzoff cuenta sus percepciones y ofrece datos de sus entrevistas radiales en la Metro. El jueves, por ejemplo, habló con Anabela Ascar, quien recomendó un diente de ajo por día. “¿Se bancan?”, pregunta. Más tarde, antes de irse a dormir, reconocía que odiaba a Anabela, después de masticar un ajo viendo “Duro de domar”.

Los famosos ya no cuidan su vida privada, se ocupan de elegir qué es lo que quieren compartir. Daniel Santos (LVI)
grafico
Peliculas Cine Genero
grafico