Estilo

La maldición de "Blanco y Negro"

Lejos de la serie, la vida de sus protagonistas se volvió una tragedia. Historias de drogas, problemas legales y muerte.

La maldición de "Blanco y Negro"
Gary Coleman, Dana Plato, Todd Bridges y Conrad Bain, los protagonistas de "Blanco y Negro".

sábado, 29 de mayo de 2010

Quizás los tres protagonistas infantiles de la tira "Blanco y Negro" ("Different Strokes") hubieran querido que su vida resultara tan feliz como en aquel lujoso departamento de Park Avenue. Cuando la serie dejó de emitirse en 1986, sus vidas se volvieron una tragedia. Se habla, incluso, de la "Maldición de Blanco y Negro".

Al final de 189 capítulos y ocho temporadas, Gary Coleman (Arnold Jackson, en la ficción), Todd Bridges (Willis, el hermano mayor de Arnold) y Dana Plato (Kimberly, la angelical hija de Drummond) fueron alcanzados por "La maldición" de la tira.

Alejados ya de la fama, quienes antes habían interpretado una de las comedias más exitosas en Estados Unidos y resto del globo, se vieron inmersos en una trama oscura que se alimentó de escándalos asociados a las droga, el sexo y los problemas legales, y cuyo capítulo más negro fue la muerte de Plato por sobredosis. Incluso, se realizaron varios envíos especiales en los que se narró la suerte que corrió cada uno de ellos.

Conrad Bain (Philip Drummond, el millonario que adopta a los hermanitos afroamericanos), en cambio, logró construir su vida lejos de la industria televisiva después de algunas intervenciones esporádicas en el cine y la TV.

Gary Coleman

Durante el auge de "Blanco y Negro", la vida parecía sonreírle a Coleman: su aspecto aniñado -causado por una afección renal- le valió el cariño incondicional de la audiencia y 70 mil dólares por episodio grabado. Una fortuna para un joven actor.

Las épocas doradas, claro, llegaron a su fin apenas se canceló la serie. Entonces, la que parecía una promisoria carrera artística decayó repentinamente. También su cuenta bancaria: debido a malos manejos financieros de sus padres, primero; y malos consejos, después. A tal punto llegaron sus avatares económicos que en 1999, Coleman se declaró en bancarrota.

Un año después fue demandado por un chofer al que golpeó cuando éste trataba de conseguir su autógrafo. Por la agresión obtuvo una condena de 90 días de prisión. A esta denuncia se sumaría más tarde la de su esposa, quien alegó agresiones y golpes de su parte.

En esa época, Coleman trabajaba como guardia de seguridad en un Shopping en California y sus ingresos eran magros. Sus intentos por permanecer en el negocio del espectáculo sólo le depararon tristes papeles donde ventilaba desventuras (como sus conflictos matrimoniales o sus dos intentos de suicidio) o se interpretaba a sí mismo, en tono burlón.

"No quisiera ni siquiera que mi peor enemigo viviera los primeros 15 años de mi vida, y no tengo ni siquiera un peor enemigo", dijo Coleman a The Associated Press durante una entrevista en 2001.

Dos años más tarde, se animó a participar en la elección para gobernador de California. Retiró su candidatura a favor de la del eventual ganador, Arnold Schwarzenegger.

En los últimos meses se lo vio en la televisión insultando a una conductora en un programa en vivo.

Dana Plato

La primera en dejar la serie fue Dana Plata (Kimberly, en la tira), quien tras seis temporadas exitosas abandonó los sets de filmación al quedar embarazada. En "Matando a Willis", su autobiografía, Todd Bridges relató que la joven actriz le hizo probar la marihuana cuando tenía 14 años.

Tras su alejamiento, en 1984, posó sin éxito para la revista Playboy y se dedicó a hacer películas pornográficas.

Años después, fue noticia por estar envuelta en problemas legales: en 1991 fue arrestada por robar un videoclub de Las Vegas y un año después, condenada por falsificar una receta médica por mil dosis de Valium. A pesar de haber recibido un mes de cárcel y otros cinco de libertad condicional, la Justicia le quitó la custodia de su hijo.

Falleció en mayo de 1999 a los 34 años, por una sobredosis de droga en la casa rodante donde vivía.

La tragedia siguió incluso después de su muerte. Su hijo, Tyler Lambert tuvo problemas de alcoholismo y drogadicción, al no poder lidiar con la pérdida de Plato, y se suicidó a los 25 años, este mes, poco antes del Día de la Madre.

Todd Bridges

El actor que en la serie se ponía en la piel del hermano mayor de Coleman (y era el interlocutor de la popular frase: "¿De qué estás hablando, Willis?") fue detenido en varias oportunidades por consumo de estupefacientes. Sin embargo, a diferencia de Plato, logró recuperarse y creó un centro de ayuda.

Bridges confesó que su adicción comenzó en la niñez y que grababa los episodios bajo los efectos de las sustancias que consumía.

“Tenía sólo 12 años y mi representante abusaba de mí, pero mi padre se puso de su lado”, reveló Bridges en una entrevista a Fox News, en la cual también reconoció que su vida se derrumbó al terminar la serie.

Al igual que su compañera de elenco, el actor tuvo problemas con la ley. Bridges recibió condenas por portación ilegal de armas y por haber acuchillado a un inquilino; y en 1989 fue procesado y absuelto por intento de homicidio cuando un miembro de la pandilla que le suministraba drogas fue muerto a tiros.

Su vida, sin embargo, tuvo un clic. "Hace 17 años, desperté un día y me dije 'esto tiene que cambiar", contó el actor de 44 años sobre su decisión de rehabilitarse. Por entonces, enfrentaba una causa por posesión de drogas y el juez le dio a elegir "entre la cárcel o la rehabilitación".

"Decidí ir a recuperarme. No estaba del todo listo aún en ese momento, por eso cuando me internaron me enfurecí mucho. Enloquecí en el hospital", afirmó Bridges quien pasó tres días atado a una cama y hoy se vale de su experiencia para dar otro ejemplo a sus hijos.

"He tomado muchas decisiones estúpidas pero logrado rehacer mi vida y ésa es la diferencia", dijo Bridges a Entertainment Weekly el año 2000.

Conrad Bain

Conrad Bain (Philip Drummond) a quien menos alcanzó "la maldición". Después de "Blanco y Negro" sólo consiguió algunas participaciones en películas (una de ellas fue "Bananas", de Woody Allen) y papeles secundarios en series televisivas. En ninguna llegó a destacarse.

Hoy, con 87 años, Bain vive con su esposa Monica Sloan, con quien está casado desde 1945 y tuvo tres hijos.

grafico
Peliculas Cine Genero
grafico