La "tombamanía" acerca a miles de chicos al fútbol

Leopoldo Jacinto Luque y Daniel Carrique coinciden con "el Gato" Oldrá en que el desempeño de Godoy Cruz suma pasiones.

Edición Impresa: domingo, 18 de abril de 2010
La "tombamanía" acerca a miles de chicos al fútbol

Como en primera. Juani, con la camiseta de Godoy Cruz, demostraba sus habilidades ayer en el Club del Banco Mendoza.

Leandro Sturniolo - lsturniolo@losandes.com.ar - Fotos: Marcos García

Sin dudas los éxitos deportivos se traducen en una mayor cantidad de niños y jóvenes jugando a tal o cual deporte. Por eso en Estados Unidos millones de niños practican básquet y softbol.

En Sudáfrica pasa con el rugby y en Europa y Sudamérica con el fútbol. Lo cierto es algo de eso está logrando el club Godoy Cruz Antonio Tomba en Mendoza. Es que con sus destacadas actuaciones en la máxima categoría del fútbol nacional, ha logrado que miles de pequeños mendocinos colmen las escuelas de fútbol de la provincia con el sueño a cuestas de ser los próximos Ibáñez, Higuaín, Castillo y Carranza, hoy figuras del equipo mendocino.

Luego de un sondeo realizado por Los Andes entre las principales entidades deportivas que apuntan a al fútbol infantil, se supo que el "efecto Tomba" ha sido vital para la llegada de cientos de chicos a la práctica del deporte más popular del país.

Esto también se traduce en algunas "perlitas" derivadas de la tendencia como que ante la crisis institucional y deportiva de clubes como Boca Juniors y River Plate, en nuestra provincia se venden más camisetas de Godoy Cruz que de los dos conjuntos más convocantes del fútbol argentino.

El sueño de ser profesional

Pero volviendo a la "Tombamanía" de los más pequeños, en las escuelitas de fútbol de Mendoza todos quieren ser como el colombiano Castillo, el "Pipita" Higuaín y el "Loco" Ibáñez.

Este fenómeno no sólo se ve en el aumento de jugadores en las infantiles del club mendocino que milita en primera división, sino también en cada municipio, barrio o distrito de Mendoza.

Comenzando por la base, desde la coordinación de fútbol infantil de Godoy Cruz Antonio Tomba aseguraron que hasta el año 2003 no llegaban a los 200 jugadores en inferiores. Hoy se enorgullecen de contar con más de 1.200 chicos.

"El hecho de estar en los puestos de vanguardia a nivel nacional ayuda mucho, pero esta tendencia se viene manifestando desde que ascendimos a primera división. Tenemos 400 pibes de 4 a 12 años, esto nunca había pasado en la historia del club.

Además cada categoría tiene de dos a cuatro equipos y eso es muy importante para el crecimiento del club y del deporte en general", comentó Daniel Oldrá, quien trabaja junto a Marcelo Marcucci con los más chicos del "Tomba".

Matías Aguirre (11), uno de esos 1.200 chicos que se acercó a Godoy Cruz en el último año, asegura que juega para divertirse y no para ganar, pero que "es lindo ponerse la camiseta" del club sensación del fútbol argentino. Y agrega: "Mi papá no es fanático, pero me llevó a jugar al club porque dice que es una institución seria. Yo juego y me divierto y de paso hice muchos buenos amigos".

Pero como anticipamos, la pasión por el Tomba no termina en el aquel club de indumentaria a rayas blancas y azules, de hecho hasta en algún momento allí tuvieron que limitar los cupos de ingreso de chicos para poder atender a todos con la mayor responsabilidad (cuentan con más de 30 profesionales). También en otras escuelas de fútbol de la provincia le adjudican al presente exitoso del Tomba la llegada de nuevos pequeños jugadores.

Leopoldo Jacinto Luque, aquel jugador santafesino que explotó deportivamente en el Mundial ?78 y desde hace unos años se instaló en Mendoza dirige la escuelita del Club Banco Nación. En diálogo con Los Andes confirmó que cuando un club hace un buen trabajo, el deporte en sí se ve beneficiado con las consecuencias.

"Se ve en el aumento de jugadores y también en las camisetas de los chicos", cuenta el campeón del mundo y agrega: "Sabés cuántos chicos son y van a hacer hinchas de Godoy Cruz gracias a esta buena campaña del club. Yo tengo un montón que quieren ser como Olmedo -el número 5 del equipo mendocino- y sueñan con llegar a jugar en la primera de un club de Mendoza gracias a ellos".

Luque analizó el presente de Godoy Cruz como institución al destacar el trabajo de los dirigentes y sobre todo el del "Gato" Daniel Oldrá con los chicos. "Son ordenados y saben lo que hacen. Siempre hay que intentar imitar eso. Nosotros en Banco Nación no sólo les enseñamos a cabecear y a pasar la pelota, también hacemos hincapié en los valores que se han perdido, como el respeto y la dedicación", finalizó.

Otra de las instituciones que más chicos convoca en las divisiones infantiles y juveniles es el Club del Personal del Banco Mendoza. Allí Daniel Carrique, ex jugador de la primera de Independiente Rivadavia no sólo trabaja en la escuela de fútbol, sino que además creó un club, la Academia Chacras de Coria Fútbol, para que los chicos que superan la etapa de formación sigan contenidos y puedan continuar en la práctica de esa disciplina.

"Lo de Godoy Cruz es un ejemplo a seguir, nos obliga a recibir más chicos y profesionalizarnos para formarlos de la mejor manera. Tenemos unos 500 jugadores en la escuela de fútbol y se nota cómo están identificados con el Tomba. Los sábados a la mañana es una fiesta, porque jugamos contra otras escuelitas y ves chicos pasándola bien en cada rincón del club", comentó Carrique.

Hoy en día el primer equipo de Godoy Cruz está peleando por el título y además de tener el aliento de sus hinchas tiene a miles de chicos que se ilusionan con la gloria, pero tal vez el gran logro a largo plazo será haber sacado a los miles de pequeños de la inactividad, acercándolos al deporte y alejándolos de la calle y sus vicios.

Más notas de esta sección
Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados