Gilberto (Tito) Casciani, un músico popular

Siempre estuvo con la gente y con todos los músicos, especialmente con los que no conciben la música como generadora de status social, sino como trabajo.

sábado, 20 de marzo de 2010
Gilberto (Tito) Casciani, un músico popular

Casciani en una presentación en Radio Libertador.

Notas relacionadas
¿Qué decimos cuando decimos un músico popular y por qué? Al decir, Tito Casciani decimos músico popular porque popular tiene que ver con pueblo, y el Tito Casciani siempre estuvo con la gente y con todos los músicos, especialmente con con los que no tienen la música como generadora de status social, sino como trabajo, como génesis de su propia existencia y de su propia necesidad vital de sostener utopías.

Me das permiso: voy a contar un poco de tu historia.

Tito Casciani estudió con su padre, un emigrante italiano que llegó al continente americano en 1907, desembarcó en San Pablo, Brasil y luego vino a Mendoza, estudió bandoneón con Ernesto Marengo y en 1920 formó una orquesta, donde tocaban sus hermanos, hermanas y sus hijos Herminia, Elvira, Ernesto y Gilberto (Tito); también actuó como cantante en esa orquesta Aída Donatti, que sería luego la compañera y esposa de Tito.

Para realizar la tarea docente su padre creó el Conservatorio Williams en Guaymallén.

Tito perfeccionó sus estudios de piano en Mendoza con Modesto Alvarez, luego los continuó en el Conservatorio Williams de Buenos Aires, de donde egresa con medalla de oro, en 1941. Vuelve a Mendoza a la orquesta de su padre.

Ya en la provincia formó la Orquesta Típica y Característica Casciani, realizando una intensa actividad en radios, clubes, confiterías e instituciones culturales. Él y sus hermanas integraron las famosas SOAM (Sociedad Orquestal de Aficionados de Mendoza).

La SOAM se fundó en 1942 y el 28 de noviembre dio su primer concierto bajo la batuta de Higinio Otero, en el Museo Provincial de Bellas Artes. En simultáneo, Tito realizó su tarea docente en la formación profesional de músicos populares, y como preparador y acompañante de cantantes en la Asociación de Músicos de Cuyo.

Después de la muerte de Ernesto, se hizo cargo de la Dirección del Conservatorio hasta 1978.

A propósito de lo popular, en los materiales históricos que hemos abordado aparece en Mendoza sólo un conservatorio (el Casciani de Guaymallén) que se dedicó a la formación de músicos y cantantes populares, donde se enseñaba además de piano, acordeón guitarra, bandoneón, violín y batería.

Su actividad se completa con una importante producción compositiva, donde encontramos: valses, milongas, tangos, boleros, guarachas, paso dobles, muchas de ellas editadas, grabadas e inscriptas en Sadaic, entidad que lo reconoció por su labor profesional. Su tarea compositiva la compartió con Dante Pelaia y su hermano Ernesto. Carmen Arrojo

Más notas de esta sección
  • San Martín: el héroe inagotable

    San Martín: el héroe inagotable

    Editorial Sudamericana acaba de editar “San Martín. De soldado del rey a héroe de la Nación”, obra en la que la historiadora local Beatriz Bragoni vuelve a indagar el itinerario militar, político y humano del Padre de la Patria. Aquí, una entrevista a la autora y, en exclusiva, un anticipo del libro.

  • Mejor libro infantil

    Mejor libro infantil

Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados