Son más buscados los perros “de bolsillo” que los vigilantes

La moda se impone por sobre la necesidad y la gente opta más por los canes de compañía pequeños que por los de seguridad grandes. La moda la impusieron las telenovelas y las famosos pero también las ventajas de reducir presupuesto en comida y de convivir con una raza de tamaño medio.

Edición Impresa: lunes, 22 de febrero de 2010

Claudio Barros - cbarros@losandes.com.ar

El mejor amigo del hombre se comercia hoy en variedad de tamaños, colores y precios. Y como sucede habitualmente con las amistades algunos son más amigos que otros y actualmente los más queridos son los perros pequeños. Se les llama "de bolsillo" y entre los preferidos hay tres razas que hacen furor: Caniche, Yorkshire y Bichón Maltés.

"Aumentó más la demanda de estos perros que los grandes para vigilar la casa. Se venden bastante pero no superan a las razas pequeñas", cuenta Patricio Muza, juez de exposiciones caninas y presidente de Kennel Club Mendoza, una entidad que cumple el rol de registro civil de perros.

Son pequeños, bonitos y simpáticos ¿Basta con esto para imponerse? "Creo que lo que más repercute es la televisión, la moda la marca lo que te impone la TV. Hay razas que reingresaron, como los Dachshund que volvieron porque salen en programas como Patito Feo y también se impone el Dogo de Burdeos.

Pero siempre hay clásicos que no pasan nunca como los ovejeros o los caniches. Lo que más se mueve hoy en el mercado son los extremos, los perros chiquitos y los perros grandes que se compran por seguridad", expresa Damián Murcia, veterinario, criador y docente de la cátedra Zootecnia de caninos y felinos de la carrera de Veterinaria de la Universidad Maza.

El tamaño importa

Caniche, Yorkshire y Maltés son razas de pedido constante entre los pequeños. "Son razas chicas, consumen poco y no son difíciles de mantener. El Yorkshire tomó impulso por Susana Giménez y además porque es un perro chico. El Bichón Maltés es también popular pero el más famoso de todos es el caniche", afirma Patricio Muza.

El tamaño hace la diferencia no sólo espacialmente sino también económica y afectivamente.

"No sólo se los busca por compañía sino por comodidad porque no es fácil tener un perro grande. Exigen mucho y en los departamentos es difícil mantenerlos. Los chiquitos son portables, aunque se hacen tan dependiente del dueño que se vuelven inestables. Hay que saber educarlos porque pueden destrozar una casa tanto como un perro grande", afirma Jennifer Ibarra, veterinaria y responsable de Fundación Cullunche.

Más allá de las tendencias hay perros que eluden los caprichos comerciales. "En Mendoza como razas grandes se están comercializando los Bull Mastiff, el Doberman y el Boxer. Son razas que no son moda sino que tienen momentos en que se buscan más y en otros que se buscan menos. Lo mismo pasa con un clásico de siempre como es el Golden Retriever, y para seguridad en casa lo que más se e busca son Doberman, Pastor Alemán y el Rotweiler" sostiene Muza.

La tele impone una moda y los criadores satisfacen la demanda, pero son a la vez quienes también incentivan la compra de ciertas razas. El último ladrido de la moda son los American Staffordshire, que son similares a los famosos Pitbull aunque no son iguales, y el Bulldog Francés, que es pequeño y bastante amigable.

Sin embargo reconocer las características de un perro no es una tarea que el comprador haga habitualmente. Generalmente el parámetro de medida antes de pagar es la simpatía y el tamaño. "Hay gente que sabe puntualmente lo que quiere pero otros compran sin saber. Si vas con un niño y le acercan un perro, fuiste, te lo terminan vendiendo porque al niño no se lo sacás más. La gente compra los perros por tamaños y los más chiquitos son los que más eligen las mujeres", asegura Damián Murcia.

Pero con los pequeños no todo lo que brilla es oro. "Los perros chicos son muy inquietos. Muchos lo adquieren como si fuera un juguete y porque les gustó, pero muy pocos averiguan cómo son en verdad", agrega Muza

Valor y precios

Muchos se preguntan lo mismo ¿porqué pagar cientos de pesos por un perro cuando hay muchos sin hogar y gratis? La respuesta está en el valor de poseer un animal con pedigree. "La importancia de la raza y los papeles es que la gente tiene la seguridad de que sus padres y abuelos fueron de la misma raza y el papel asegura la pureza", explica Patricio Muza.

Pero en la búsqueda de la excelencia canina hay quienes se aprovechan del negocio. "Hay muchos vendiendo Caniches sin papeles a 500 pesos y con papeles a 1.500. Por eso muchos piensan que el costo de hacer un papel es esa diferencia y no es así. Hacer los papeles del perro no pasa de los 60 pesos por ejemplar. Lo que pasa es que muchos no tienen los papeles para justificar la raza y hacen esto para zafar", explica.

No existe un relevamiento del comercio de perros pero se estima que es la misma cantidad de personas que registran perros que los que no. "Por acá pasan una 50 personas por mes para hacer papeles para sus crías de perros y Mendoza ocupa el cuarto puesto en el país de certificación de pedigree", aseguran desde el Kennel Club Mendoza.

El precio también es un factor determinante. "En Mendoza, por ejemplo, nadie cría Bulldog Francés porque nadie puede pedir menos de 2.000 pesos por ese perro y acá nadie paga eso por un perro. Además nadie lo compra si hay caniches por 400 pesos. En Buenos Aires hay Bulldog Francés porque se vende y porque hay gente que conoce qué perro es. El mendocino es un poco agarrado, no le interesa tanto el perro que está comprado, lo quiere bonito y que sea barato", afirma Patricio Muza.
Más notas de esta sección
Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados