Estilo

Roberto Funes Ugarte: periodista mendocino especializado en el ‘buen vivir’

Así se autodefine en Twitter este columnista de espectáculos de la cadena C5N que se armó de experiencia en México, Miami, Barcelona y Buenos Aires, y también escribe para las revistas Caras, Elle y Cuisine & Vins.

Roberto Funes Ugarte: periodista mendocino especializado en el ‘buen vivir’
Funes Ugarte ha viajado a distintas capitales del mundo para cubrir numerosos eventos sociales de los ricos y famosos. (Marcelo Ruiz / Los Andes)

lunes, 27 de diciembre de 2010

¿Cómo es la rutina de un joven periodista de espectáculos en una cadena nacional de noticias? Lo puede decir sin tapujos y con toda honestidad Roberto Julián Funes Ugarte, un especialista en desdramatizar la típica entrevista con famosos y convertirla en un sketch, en un momento íntimo y divertido. El notero de C5N es capaz de revisar las carteras de las señoras elegantes, contradecir sus opciones de vestuario y repartir sonrisas y hasta opiniones con una sinceridad desprejuiciada.

“A los 17 años me fui de Mendoza porque tenía mucho hambre de aprender y supe ya entonces que en materia de medios la provincia tiene un techo. Además necesitaba salir del ambiente tradicional y cerrado donde fui educado inicialmente”.
 
Así cuenta Roberto Julián, este carismático mendocino que deposita toda su simpatía como columnista de Cultura y Espectáculos, acompañando a Nínawa Daher y Gonzalo Rey en el “Resumen de medianoche” del canal de noticias por cable C5N.

En el ambiente de los medios de comunicación internacionales se presenta sencillamente como aparece en los diferentes formatos de Twitter y Facebook: “Periodista y productor, especializado en el buen vivir”.

Actualmente es columnista en C5N y además estilista de moda en revista Elle. También fue columnista de la cadena española Telecinco, conductor en Televisa México y corresponsal para Telemundo NBC”. Ni más, ni menos. Pero mucho en realidad para este competitivo mercado de los medios de comunicación, tanto dentro como fuera del país.

“Si algo ha cambiado desde que comencé a estudiar -es licenciado en Periodismo de la Universidad Católica de Buenos Aires- es que la profesión de periodista es cada vez más riesgosa, volátil. Veo que, si bien están ahora más insertos que en los años en que estuve en la facultad, los chicos, digamos de veinte años, ahora duran poco, están unos meses y se van” y arroja un consejo muy sabio a la altura de su experiencia:
 
“Creo que la única clave hoy para permanecer en los medios es la perseverancia y la constancia, y te lo resumo en una frase que suena a cliché pero es así:  ‘Es estar en el lugar adecuado con las personas adecuadas y tener también un poco de suerte’”.

Los comienzos

Retrocediendo en el tiempo, a penas egresó de la secundaria, Roberto vendió sus esquíes para comprar sus pasajes a Capital Federal. Vivió sus primeros meses en una residencia para estudiantes y por cuatro años trabajó y estudió, como miles de otros porteños en la búsqueda de su profesionalización, desde cajero en un Pizza Hut al complejo escritorio de la Prensa de la Jefatura de Gobierno durante el menemismo, llegando a tener simultáneamente tres agotadores empleos que incluyeron distintas animaciones de eventos sociales.

Entró a la TV y por las pasantías de la facultad ensayó los primeros pasos en América 2  en el magazine de Carmen Barbieri “Movete” allá por 1998, cuando a los movileros se les decía “noteros”. Allí no tardó en relacionarse con la gráfica y consiguió una beca en la editorial Atlántida, en la revista Gente, escribiendo sobre los personajes de la farándula en un tiempo que eso de entrar a las casas de los famosos se había enfriado a causa de la inminente crisis institucional.

En 2000, con 22 años, probó suerte en los Estados Unidos golpeando las puertas de la multinacional Telemundo, donde entró como presentador luego de neutralizar su acento argentino, practicando pronunciar las noticias con una lapicera en la boca. Durante su residencia en Miami Beach se compró una moto y la usó todos los días para ir al trabajo.

“Eso de salir al aire libre todos los días por las calles me encantó, por eso ahora tengo una bici y me voy al canal pedaleando y con traje”, afirma a Los Andes mientras se prepara para salir al aire y volver a la rutina luego de pasar tres días en Mendoza, donde viajó especialmente para el casamiento de un hermano.  

 “Tengo un especial olfato para palpar los cambios de rumbo, de saber que en este o aquel lugar la cosa no da para más. Estoy siempre listo para armar el equipaje y volver a empezar”, confiesa Roberto que así dejó la NBC. “Tenía amigos en España y me dije, por qué no probar allá también”.

Por el mundo

Unos meses después, consiguió trabajo como notero en TV5, justo en el momento en que estaba de moda contratar a argentinos para los recorridos “locos” de la gran ciudad catalana y alrededores en el famoso programa de Javier Sardá “Crónicas marcianas”.

“La idea era pasear y presentar la movida nocturna de las ciudades, los restaurantes y los boliches de moda, la gente y su moda, las personalidades de la noche. Eso entraba mucho”, admitió. De todas maneras, a los pocos meses volvió a nuestro país y, en cuestión de meses, antes de los estallidos sociales de diciembre de 2001, Roberto volvió a anticiparse a las rupturas y probó otro terreno mudándose a México.

Estuvo meses buscando trabajo en el DF, en un medio manejado por padrinos. “Golpeé muchas puertas y en Televisa, luego de varias vueltas, interrumpí: soy argentino y necesito trabajar. Una ejecutiva del canal me miró y me lanzó: ¡Empezás mañana! Increíble, pero así ocurrió”.

En una semana se había convertido en el nuevo columnista de espectáculos del magazine de espectáculos “Aquí entre nos” que duró dos años al aire. En aquel período también condujo la franquicia latina del programa de E! “Wild On”, en las playas mexicanas y tuvo la oportunidad de hacer notas en Japón, durante el Mundial de Fútbol; incluso logró convencer a los ejecutivos de cubrir la Fiesta Nacional de la Vendimia para México, por lo que volvió a nuestra provincia, esta vez a trabajar.

Volvió a nuestro país en 2005 donde se dedicó tres años a los reportajes en las revistas “Caras”, “Elle”, “Cuisine & Vins”; también fue columnista en “El diario de Carmen”, el programa matinal de Barbieri. En aquella época también vivió medio año en París y México DF trabajando en las versiones latinas de Vogue y Elle.

Cuando regresó otra vez al país, Daniel Hadad -a quien Roberto considera el ‘Rey Midas’ del periodismo argentino-, le ofreció un empleo en C5N, haciendo periodismo de Sociales.

Desde entonces pasó de la calle al estudio, a “Resumen de medianoche”. Entre sus últimas grandes notas se incluye la cobertura del “detrás de escena” del Calendario Pirelli en Rusia, que incluyó entrevistar a Karl Lagerfeld en Moscú. También cubrió el casamiento de Mauricio Macri en Tandil, en noviembre pasado.

Sobre la profesión del periodismo Roberto afirma: “Creo que hay muchos mediocres con poder y, lo que es peor, muchos de ellos trabajan en puestos claves de los medios, a los que, sin dudas, llegan con poco o nada de preparación”. Pablo Pereyra - ppereyra@losandes.com.ar
grafico
Peliculas Cine Genero
grafico