Escritura y comprensión de textos, los problemas en las escuelas rurales

Inconvenientes que fueron detectados en un Seminario de Lengua y Fracaso Escolar del Instituto Superior de Formación Docente. También que no suele corregirse en las carpetas la redacción de los estudiantes.

Edición Impresa: lunes, 20 de diciembre de 2010

Gastón Bustelo - gbustelo@losandes.com.ar

El 71% de los alumnos de 9º admiten que falta con frecuencia, también se detecta que "no suele corregirse en las carpetas la redacción de las producciones de los estudiantes" que asisten a 8º; obviamente estas situaciones impactan en el desempeño y por eso es que 100% de los alumnos de 8º admite tener problemas a la hora de escribir y de lograr conexiones entre las frases y 57% tiene inconvenientes con la progresión temática.

Los datos y conclusiones surgen del trabajo "El territorio desconocido. Los procedimientos de cohesión en la producción escrita de los alumnos de EGB3 Rural", realizado por Johana Molina y Mariángeles Yordana, en el que analizaron los datos de una escuela rural de San Martín, en el marco del Seminario de Lengua y Fracaso Escolar dictado en el Instituto Superior de Formación Docente de San Martín.

Objetivos

Molina y Yordana se fijaron tres objetivos específicos para reconocer en las producciones escritas de los alumnos, el valor que se le asigna a la corrección de la cohesión de los textos por parte del docente; analizar el empleo de los recursos de cohesión en producciones escritas de los alumnos; y evaluar la incidencia del ausentismo escolar en el proceso de enseñanza-aprendizaje de la escritura.

La forma mediante la cual las profesionales se plantearon llegar a los objetivos fue a través de la revisión de carpetas y trabajos para las dos primeras metas y del registro de asistencias y encuestas para la tercera.

Cohesión

Al buscar estudiar qué sucede con la cohesión en el texto las investigadoras quisieron ver "si los alumnos escriben textos coherentes y esto se refleja en el uso de los conectores, los pronombres, sinónimos, etcétera. Cuando son incoherentes escriben textos en los que hay que hacer un análisis arduo para saber qué quisieron decir. Esto no sucede con los alumnos que están familiarizados con la lengua escrita y la lectura y la incorporan naturalmente. Si tienen el código incorporado usan el pero, pronombres y sinónimos", indicó Emma Cunietti, directora de los trabajos de investigación que se realizan en ese instituto y ex titular de la Dirección General de Escuelas.

La corrección de carpetas

Las alumnas del Seminario definieron claramente el método que iban a usar para poder saber cómo escriben los alumnos de 8º y 9º de la EGB3 de una escuela rural de San Martín y por eso se pusieron a revisar sus trabajos y carpetas.

Así fue como advirtieron que en 8º "no suele corregirse en las carpetas la redacción de las producciones de los alumnos. En cambio en los trabajos es corregida la redacción en algunos casos, mientras que en otros trabajos no se observan correcciones".

"Empezaron el trabajo de investigación partiendo de la base de que para que los alumnos puedan escribir bien, deben tener alguien que los corrija y eso es imposible hacerlo cuando hay 40 chicos en un curso. El chico que no tiene el hábito no lo puede desarrollar porque el sistema mismo lo impide. El secundario parte de que el chico sabe escribir y esto no siempre es así", apuntó Cunietti.

Esta situación se refleja en los resultados que elaboraron Molina y Yordana en su trabajo, pues allí indican que 85,7% de los alumnos de 8º no domina el uso de pronombres, en cuanto a la cohesión interfrástica 100% de los alumnos manifiesta en sus producciones escritas inconvenientes a la hora de emplear correctamente los conectores y en el análisis de la progresión temática, 57,1% de los alumnos no dominan este procedimiento.

"Los docentes hacemos las preguntas y entendemos que son simples, pero después vemos que no las pueden responder; creemos que no va a tener problemas pero después advertimos que el chico no lo sabe hacer, no saben definir o ejemplificar cuál es el problema", explicó Cunietti y agregó: "En historia les pueden pedir que definan qué es una revolución pero si no saben conceptualizar ni escribir el concepto, el esfuerzo cognitivo que les lleva poner en la hoja la definición es muy grande, además del empeño que hacen para recordarlo. Apelan a la memoria porque no pueden interpretarlo y no lo pueden escribir porque no tienen estructuras mentales que le permitan representar la información".

Faltas y trabajo

Como Molina y Yordana también indagaron sobre las inasistencias de los alumnos, y también preguntaron si realizaban tareas en su casa o trabajaban fuera de ella. El 71% de los alumnos de 8º afirmaron que colabora en las tareas de la casa (limpiando, cuidando a sus hermanos o cocinando) y 28,6% dijo que suele ayudar eventualmente.

Un 57% de los alumnos de 8 trabaja en la finca realizando diversas tareas aproximadamente 4 horas diarias. Estos datos no se refieren a los alumnos que faltan, es decir que no es que no van a la escuela porque están realizando esas tareas.

Sobre este punto Cunietti señala: "Es común en las zonas rurales que las mujeres salgan a trabajar también y que las hijas se queden cuidando a sus hermanos u ocupándose de las tareas de la casa, así como los varones ayudan al padre si es capataz por ejemplo. En el trabajo se plantea que hay chicos que trabajan y no faltan y hay otros que porque trabajan no van a clase".
 
Así es como en la investigación se indica que 71,42% de los alumnos de 9º contestó que falta con frecuencia a la escuela; 42,8% ayuda en las tareas del hogar; 85,71% dijo no trabajar, mientras que sólo 14,28% contó que trabaja".

Más notas de esta sección
  • Hallan un feto en un micro que llevaba a egresados de primaria

    En el colectivo viajaban chicos de una escuela de San Juan. Hay una niña de 13 años que está internada con hemorragias e investigan vinculación.

  • Inauguran el hospital de la UNCuyo

    Inauguran el hospital de la UNCuyo

    La ceremonia será hoy a las 20 en las instalaciones del ex hospital Ferroviario. Hasta mediados de febrero funcionará a puertas cerradas, sin atención al público. Cuando funcione a pleno podrá atender alrededor de 100.000 consultas anuales.

Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados