Instalan equipamiento de radioterapia en San Rafael

Fue adquirido por la Fundación Escuela de Medicina Nuclear. Para instalarlo se recibió un aporte de la Nación. De esta manera no hará falta derivar pacientes a Capital.

Edición Impresa: viernes, 26 de noviembre de 2010
Instalan equipamiento de radioterapia en San Rafael

El acelerador lineal funcionará en una construcción especial para evitar radiaciones al exterior. (Roberto Salvadores)

Daniela Larregle - dlarregle@losandes.com.ar

En poco tiempo, la Fundación Escuela de Medicina Nuclear (Fuesmen) pondrá en funcionamiento en su sede de San Rafael un acelerador lineal que permitirá realizar tratamientos de radioterapia a pacientes oncológicos.

Este equipo de alta tecnología, que tuvo un costo de 400.000 dólares, colocará a la Fuesmen entre los principales centros de radioterapia del mundo y evitará que tengan que derivarse pacientes a la capital provincial para la realización de tratamientos.

Hasta ahora, en la sede ubicada en la calle Emilio Civit 150, a pocas cuadras del Kilómetro Cero, se trabajaba con un equipo de cobalto terapia que permitía resolver gran parte de las patologías pero algunas situaciones muy específicas requerían ser tratadas con acelerador lineal.

"Entonces los pacientes debían trasladarse a Mendoza a realizar sus tratamientos que duran aproximadamente dos meses, lejos de su casa, su familia, su trabajo, por eso es un logro muy importante para San Rafael y todo el sur mendocino, tener este equipamiento", explicó María Cecilia Coll, subgerente de la Escuela de Medicina Nuclear, médica oncóloga y radioterapeuta.

En esta misma sede se brindan, además de los tratamientos oncológicos tanto con quimioterapia como con radioterapia, otros servicios de medicina nuclear. También cuenta con un servicio de diagnóstico de otras patologías como enfermedades óseas, cardiológicas, pulmonares, tiroideas o renales, en las que se emplean radioisótopos. También hay laboratorio de anatomía patológica y densitometría ósea para el diagnóstico de osteoporosis.

El nuevo equipamiento adquirido por la Fuesmen permitirá que unos 30 pacientes que se atienden mensualmente puedan recibir este tratamiento. A diferencia de la bomba de cobalto, se trata de un equipo eléctrico.

Mientras que la bomba de cobalto tiene guardada dentro del cabezal un material que irradia en forma permanente, el acelerador lineal es un equipo eléctrico, similar a uno de rayos X pero que genera una energía mayor, que irradia sólo cuando está siendo utilizado.

"El acelerador lineal, por esa gran energía que tiene, permite hacer tratamientos mucho más puntuales de patologías profundas como tumores cerebrales, piel, celular subcutáneo hasta patologías en los ojos sin dañar el cristalino por ejemplo y con una irradiación más localizada.

Es decir, permite tratar la parte tumoral con mayor protección de los órganos sanos que están alrededor", comentó Coll.

Para instalar el acelerador lineal previamente se construyó un búnker, que es un espacio que protege para que no se emita radiación hacia afuera.

La concreción del búnker requirió una inversión de 1.200.000 pesos aproximadamente, de los cuales 600.000 fueron otorgados por el ministerio de Salud de la Nación gracias a la gestión del vicecónsul honorario de Italia en San Rafael, Ricardo Stradella. El resto fue aportado por la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA).

En unos cuatro meses ya estará en funcionamiento luego de que se realicen regulaciones de calibración y energía. Mientras tanto un equipo de técnicos especializados, que debieron viajar a Estados Unidos para conocer el ensamblado del aparato, trabaja en la instalación del mismo.

El tratamiento a un paciente oncológico con el acelerador lineal requiere del trabajo conjunto de diversos profesionales. El médico especialista determina la parte médica, mientras que un físico hace la parte de cálculo de irradiación y de protección de órganos.

Si bien en esta sede de la Escuela de Medicina Nuclear han notado un incremento de pacientes en los últimos años, para Coll se trata de una situación multifactorial ya que al diagnóstico precoz se suman los pacientes de los tres departamentos del sur mendocino y algunos de provincias vecinas.

Más notas de esta sección
Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados