Las consecuencias de las heladas

Las estimaciones son dispares y los efectos no se podrán observar en su totalidad hasta el cuaje de los racimos. A simple vista en algunas zonas, los daños son cuantiosos y generan dudas sobre el futuro de la producción.

sábado, 13 de noviembre de 2010
Las consecuencias de las heladas

Accidentes climáticos. Preocupa la producción futura. (Gentileza Hector Scarsi / Riicardo García)

María Soledad Gonzalez - sgonzalez@areadelvino.com

Las heladas registradas durante octubre y principios de noviembre han generado problemas en muchos lugares de la provincia. Las primeras dos tuvieron un fuerte impacto en la zona Este y Noreste, mientras que la tercera dio un golpe importante en la zona del Valle de Uco y en algunos distritos de Luján.

Un informe preparado por la Agencia de Extensión Rural “Antonio Navarro” y el Centro de Desarrollo Vitícola Valle de Uco, a cargo de los Ing Agr. Daniel Pizzolato y Horacio Peinado indica que “el análisis de la condiciones producidas durante la helada del 9 de noviembre permiten aducir que se trató de una situación combinada de helada por advección (entrada y movimiento de aire frío - frente) y convección (pérdida de calor por irradiación desde el suelo)”.

“La importancia de los daños -continúa- se va a saber con mayor precisión al cuaje. Hay brotes (hojas, pecíolos, tallos y hasta el racimo de ese brote) afectados por la helada pero también por el viento zonda del día domingo 7 de noviembre; y se observan flores que aparentemente se han deshidratado. En tanto, el daño en flores, que se encontraban cerradas en variedades de ciclo medio y tardío y abiertas en variedades tempranas; se podrá evaluar a futuro”.

Desde el INTA, indicaron que cuando se produce una helada el efecto en la planta es en el ámbito celular; se congela el agua intracelular provocando, entre otros daños, su deshidratación (plasmólisis) o la ruptura de la célula. Tanto el viento zonda como la helada pueden producir deshidratación del polen, del tubo polínico y de los ovarios en la flor; todo esto, provoca que las flores no lleguen a ser frutos.

“En definitiva, cuando llegue el momento del cuaje de los frutos observaremos si hay 'corrimiento', es decir, racimos incompletos, con espacios vacíos; recién allí sabremos la importancia del daño ocasionado a la producción”, sostienen en su informe Pizzolato y Peinado.
El informe señala que los daños serían más importantes en el sur del departamento de San Carlos, luego en Tunuyán y menores en Tupungato.

Las opiniones de los expertos

Consultado sobre el tema Pablo Minatelli, gerente de viñedos de Bodega Norton, remarcó que “fenológicamente, las viñas están, dependiendo de la variedad y de la zona, con los botones florales aún cerrados a inicios de floración. Las temperaturas bajas registradas en la madrugada del martes, como las que se registraron la semana anterior han provocado una diversidad de daños cuya consecuencia es difícil de evaluar aún.

Sin duda que aquellas parcelas que manifiesten un daño visible (brotes “quemados” por el frío) van a tener reducciones importantes de producción, aún sin que el efecto de quemado haya llegado a la zona donde se ubican los racimos. Hay además un efecto encubierto de las bajas temperaturas y que tiene que ver con la finalización del desarrollo floral y sus consecuencias sobre el cuaje”.

Además agregó que “de acuerdo a las recorridas que hemos hecho, encontramos parcelas con daños muy fuertes (brotes totalmente quemados) a parcelas sin ningún daño visible. Como ocurre con este fenómeno climático se manifiesta por manchones de amplitud geográfica poco definida y que tiene relación con los flujos de aire más o menos fríos que se mueven en relación al relieve y por ende, difíciles de predecir.

Por todos estos factores es muy difícil hacer estimaciones de daño: en primer lugar, no se conoce aún la producción potencial de cada parcela (si bien pueden verse los racimos, como estos aún no florecen y mucho menos han cuajado es imposible determinar un peso promedio para este año) y en consecuencia no puede calcularse el desvío de la producción en relación a un año normal.

Sin duda, habrán efectos parcelarios desde nulos a muy importantes, pero la extrapolación del “promedio” de estas presunciones es irresponsable y peligrosa. Habrá que esperar a mediados de diciembre para tener una idea más acabada de lo que puede suceder”.

Alejandro Sejanovich, consultor de viñedos, describió que “sobre la ruta 40 hay daño importante en viñedos de la zona de El Carrizal. En el Valle de Uco, he recorrido la zona de Altamira en La Consulta, comprendida desde la calle Ghilardi hacia el Oeste entre Canal Uco y La Superiora. El daño es aleatorio, principalmente sobre la calle La Superiora.

El resto de las fincas, tienen daño variable de heladas en función de la prevención “pasiva”, es decir, las fincas con suelo limpio sin malezas y asentadas (sin tierra movida) no han sufrido daño o muy poco en algún bajo.

Las propiedades con suelo movido o con malezas y sin humedad han tenido en la mayoría de los casos daños medios a importantes. Esto referido al daño en brotes, luego habrá que ver el cuaje. Los datos son sólo de observación ya que no se puede hacer una evaluación certera en este momento”.

Por su parte, Alejandro Vigil, quien está al mando de los vinos de Catena Zapata, coincidió en sostener que en las fincas “desmalezadas con suelo aplanado y regado, en esos viñedos no hemos encontrado daños”. Vigil describió que para evitar los efectos de la helada, la bodega hizo una defensa activa contra la helada con fuel oil para no dejar que se descienda la temperatura.

“En una primera recorrida que realizamos, Agrelo fue la zona más afectada pero en la parte baja, no así en las fincas ubicadas en las zonas altas. Por ejemplo, con tela antigranizo, en nuestra finca de Agrelo donde tenemos Cabernet, no tuvimos ningún daño, hay gente que dice que son peores los problemas cuando hay tela, pero esta es mi experiencia personal”, dijo a FINCAS, Vigil.

“Sin embargo -continúa-, es mucho menos de lo que esperábamos, los productores más grandes nuestros no se han visto afectados. Pero muchos productores chicos, perdieron el total de su producción y están muy complicados. Desde la bodega, a esos productores chicos, les vamos a cubrir los costos este año, los financiamos para que vuelvan a trabajar el viñedo hasta el año próximo, hay que aguantar esas viñas un año más, para que lleguen a la madurez”.

José Manuel Ortega, CEO O. Fournier describió que “la helada ha atacado con pérdidas variables. Hemos tenido pérdidas graves en los Cabernet Sauvignon y algunos Tempranillos pero nuestras plantaciones de Malbec han aguantado bien. En general, habremos perdido entre un 20% y un 30%, aunque es pronto para ver el daño completo hasta percibir el resultado de la floración. Desgraciadamente la helada no ha sido generosa”.

Dante Baliani, productor de la zona Este de Mendoza, expresó que “las zonas con una afectación importante por la helada del 30 de octubre son: Medrano, Los Arboles, Reducción, Los Campamentos, El Mirador y La Central en Rivadavia. Divisadero, Ramblón, Chivilcoy, Chapanay, Alto Salvador y Buen Orden en San Martín. Los distritos de Phillips, El Retamo, Ciudad y Medrano de Junín y en Santa Rosa todos los distritos productivos. Mientras que la del 9 de noviembre dañó severamente cultivos en el departamento de Lavalle, como así también afectando nuevamente en el este zonas de Rivadavia, La verde, Los Campamentos, Mirador y La Central, El Divisadero y Los Yoles en Santa Rosa además de nuevamente tomar los sectores del Este del departamento como son Las Catitas, La Dormida y Ciudad. En San Martín afectó esta última helada principalmente distritos cono Chapanay, El Ñango, Chivilcoy, Romblón, El Divisadero y en general lo ubicado al norte de la Ruta Nacional 7”.

Baliani, fue muy determinante a la hora de señalar que lo peor de este tipo de accidentes climáticos, es el hecho de que hay daños intrínsecos de la planta que no se pueden evaluar ahora y que habrá que esperar, no obstante, sostuvo que la situación es gran importancia.
Producción periodística: Laura Saieg, Gabriela Malizia, M.S.G.
Más notas de esta sección
Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados