El Iscamen comenzó a emitir alertas para combatir carpocapsa y grafolita

Orienta a los productores sobre el momento oportuno para controlar estas polillas. Con menos aplicaciones y menor costo, se baja el nivel de presión de las plagas.

sábado, 09 de octubre de 2010
El Iscamen comenzó a emitir alertas para combatir carpocapsa y grafolita

Enfermedades. Estas dos polillas afectan la calidad de los frutos. (Los Andes)

Notas relacionadas
La Carpocapsa es una de las plagas endémicas más comunes e importantes de los frutales de pepita en la provincia. Afecta manzanos, perales y membrilleros, aunque también suele atacar nogales. La Grafolita daña especialmente frutales de carozo como durazneros y ciruelos. Ambas polillas tienen incidencia en la calidad de la producción.

En este marco desde el año 1999 el Iscamen instrumenta un Programa de control con el objetivo de reducir la presencia de las mismas a niveles que no produzcan daño económico.

El Programa de Lucha contra Carpocapsa y Grafolita está orientado hacia un manejo integrado de estas plagas, es decir como una estrategia de control donde se combinan varias técnicas, de manera de reducir el uso de agroquímicos.

Para el control de Carpocapsa y Grafolita el Iscamen comenzó en el año 2001-2002 con el desarrollo de una “alerta regional” donde se combina la información de una red de trampeo, junto con la aparición de posturas de huevos en los cultivos y datos de temperatura, permitiendo informar a los diferentes oasis productivos de Mendoza sobre el momento oportuno para hacer los tratamientos químicos.

Asimismo se están criando y liberando parasitoides que ejercen control sobre la larva invernante de Carpocapsa.

Por otra parte, se trabaja regionalmente con la técnica de confusión sexual mediante la distribución de dispensers con feromonas sexuales en propiedades que reúnen las condiciones para trabajar en bloques, en los cuatro oasis de Mendoza.

Es más eficiente la utilización de estas técnicas en conjunto para la supresión de ambas plagas, consiguiéndose mejores resultados debido a su aplicación en grandes áreas.
 
Campaña 2010-2011

Para la actual campaña se instalaron durante la primera semana de agosto, 1.112 trampas georeferenciadas en toda la provincia, de las cuales 480 son para Carpocapsa y 632 corresponden a Grafolita.

Las trampas utilizadas contienen feromonas específicas y se leen en forma semanal.

También se realiza, a través de personal afectado en todos los oasis productivos de la provincia, el seguimiento de los distintos estados de desarrollo de las plagas y de los frutales susceptibles de ser atacados. Para ello se seleccionaron propiedades representativas de cada zona de la provincia, donde se realizan observaciones fenológicas de plagas y frutales.
 
Los datos sobre capturas de ejemplares en la red de trampeo, la información sobre el estado fenológico de las plantas y las temperaturas registradas en las 20 estaciones meteorológicas de la Dirección de Agricultura y de las 5 estaciones propias del programa, se procesan a través de un software especifico que permite determinar el momento oportuno para realizar los tratamientos de control con agroquimicos.

Otros controles

El Iscamen está abocado permanentemente a buscar nuevas técnicas de control de plagas que sirvan como una herramienta más, como también lo son los agroquímicos, para lograr una producción que responda a las exigencias de los consumidores. Tanto Carpocapsa como Grafolita requieren la combinación de diferentes estrategias de control para una defensa efectiva.

Entre ellas, la erradicación de montes abandonados y/o en riesgo sanitario. Ya que, los montes en riesgo fitosanitario si bien se mantienen regados, no son protegidos químicamente, ni de ningún otro modo; con lo que se convierten en un excelente refugio para la reproducción de Carpocapsa, Grafolita y otras plagas.

Representan un importante foco de infección para los montes vecinos en producción (un caso particular son las cortinas de membrilleros, que habitualmente no son tratadas como los montes comerciales).

Por otra parte, se realizan erradicaciones voluntarias de montes de plantas hospederas de ambas plagas y con aporte del Programa Nacional de Supresión de Carpocapsa está previsto erradicar 40.000 plantas de pepita.

Control Cultural

Implica una serie de acciones tendientes a reducir los niveles poblacionales de plagas, como por ejemplo la recolección y destrucción de los frutos.

El Programa entrega a los productores bandas de cartón corrugado para que se coloquen en los troncos y ramas principales de los árboles frutales, la larva confunde las canaletas del cartón con la corteza y se instala allí para realizar el pasaje invernal. Posteriormente se retiran los cartones y se incineran, favoreciendo así a disminuir el nivel de plaga en el monte.

Confusión Sexual

Los insectos producen sustancias, “aromas” que actúan como señales y son propios de cada especie. Estas sustancias especiales, se llaman feromonas y pueden tener distintos objetivos; alarma, señalización de territorios, sitio de alimentación, apareamiento, entre otros.

El hombre ha logrado sintetizar varias de estas sustancias y usarlas como herramientas en el control de plagas de insectos dañinos para la agricultura, confundiendo a los machos de una especie con feromonas femeninas e impidiendo el apareamiento, atrayendo insectos a fuentes alimenticias con insecticidas o para ser atrapados en un material pegajoso, como es el caso de las trampas que sirven para monitoreo de estetipo de plagas.

A través del Programa Nacional de Supresión de Carpocapsa, se beneficiará con la entrega de difusores de feromona aproximadamente a 180 productores, con lo que quedarán bajo confusión sexual alrededor de 950 hectáreas en toda la provincia.

UPE-Control biológico

En la Unidad Piloto Experimental (UPE) situada en Km8, del Departamento de Guaymallén, se realiza la cría masiva de Carpocapsa con los objetivos de proveer individuos al laboratorio de Control Biológico, donde se crían parasitoides de esta plaga (un insecto que vive de otro y generalmente mata a su huésped) que luego son liberados a campo en la provincia.
 
También se continúan los ensayos de laboratorio y a campo para validar la aplicación de la técnica del insecto estéril (TIE).
Más notas de esta sección
Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados