Ahora también buscan policías para integrar la banda de música

El lunes se abren las inscripciones. Para el director de la banda, el trabajo de los oficiales allí es una forma de brindar seguridad.

Edición Impresa: sábado, 25 de abril de 2009
Ahora también buscan policías para integrar la banda de música

Pionera. La Banda de la Policía es la más antigua de Cuyo: nació entre 1824 y 1827.

Claudio Barros - cbarros@losandes.com.ar

Mientras el accionar policial en la provincia suena como una orquesta desafinada en la que nadie sabe bien cuál es la partitura que siguen, la banda de la Policía de Mendoza marcha a su propio ritmo y busca renovar su sonido con un llamado a los jóvenes músicos de Mendoza que quieran ser parte de la fuerza y de la agrupación.

La convocatoria es para 100 aspirantes para integrar la "Banda de Música Sargento Gustavo Rame", de la Policía de Mendoza. Las inscripciones se abren el lunes y sólo basta saber cantar o tocar algún instrumento.

Los ingresantes recibirán instrucción policial como cualquier aspirante a oficial, pero a la par recibirán formación musical.

"Primero se forma como policía y se lo instruye para eso, pero además se le dan materias de apoyo musical. Van a ser policías, pero además nosotros pedimos que sepan tocar un instrumento independientemente de si saber leer música o no", detalla el oficial principal Víctor Nicotra, director de la banda de la policía de Mendoza y licenciado en Música.

Actualmente, la banda tiene 43 integrantes, pero necesita 90 para funcionar a pleno. También 15 de ellos están a punto de jubilarse lo que agudiza aún más la crisis de participantes. En San Rafael, la situación es más o menos similar. Hay 30 integrantes y necesitan 70 para sonar en forma óptima.

Agentes orquesta

Mientras las calles de Mendoza son copadas por gendarmes y la sensación de inseguridad se apodera de la gente, no hay forma de no cuestionarse si parte de esa fuerza dedicada a la banda no debería estar en las calles.

El director de la banda ya ha recibido ese cuestionamiento antes y lo aclara: "Las cosas dependen del cristal con el que se mire. Algunos dirán que la seguridad se logra con un tipo con un chaleco antibalas, otros pedirán pena de muerte, pero creo que depende de los parámetros que tome cada uno. Cuando alguien se puede curar con musicoterapia ¿porqué no se toma como seguridad? Creo que es mejor tirarle una melodía que un garrote. Todo depende de cómo se mire".

Así casi un centenar de efectivos sólo están abocados a la banda aunque eso no los exime de otras responsabilidades cuando surgen.

"Lo medular es la música aunque hay que entender que primero se es policía. En épocas normales 90 por ciento del tiempo nuestra actividad está enfocada en ensayos para desfiles y conciertos. Creo que lo mejor es que la banda sirve de práctica a mucha gente que quiere estudiar música. Además como a cualquiera en la fuerza le damos permiso para hacer una carrera universitaria. Yo me recibí mientras estaba en la banda", explica Víctor Nicotra.

El director de la banda pone énfasis en la acción social que realizan y cuenta una anécdota para mostrar que ellos pueden lograr lo que la fuerza policial habitualmente no consigue. "Un niño en el barrio La Favorita me dijo una vez ?usted no es malo como me dijo mi papá', eso te muestra que llevar cultura es más educativo que llevar un garrote. Tratamos de acercarnos a la gente a través del arte. Queremos hacer la prevención con el arte".

Con bombos y platillos

La banda de la Policía de Mendoza ha sido distinguida con varios premios entre ellos la Lira a la excelencia y el premio Pachamama. Está encargada de dar conciertos didácticos en las escuelas, eventos públicos y de tanto en tanto sale de gira. Su presencia más notoria además de los actos, es la participación que tienen en Vendimia.

Por eso, para mantener la trayectoria y el nivel, necesitan sumar gente. Los interesados deberán realizar un examen de admisión para demostrar sus habilidades musicales y serán evaluados por un jurado integrado por docentes de la carrera de música de la UNCuyo.

Por ahora en la banda son todos hombres y sólo hay una mujer encargada de la programación de actividades, pero esto no significa que estén cerrados a la diversidad y esperan que las mujeres se interesan por ser parte. Para muchos ser parte de la policía en estas condiciones es una salida laboral interesante y quizá eso atraiga a muchos jóvenes que no tienen formación musical, pero saben tocar un instrumento.

Los oficiales que egresan como auxiliares del Instituto Universitario de Seguridad Pública ganan un salario de bolsillo de alrededor de 3.400 pesos y pueden hacer carrera como cualquier oficial.

Entre las principales necesidades, el director destacó la falta clarinetes, saxo barítono, tricorno, corneta, tecladistas, bajitas, cantantes y percusionista.

Pero ante la escasez resaltó que lo que sobra es voluntad de trabajo y vocación de servicio: "Si agarro diez policías y los pongo en medio de un barrio conflictivo seguro los agarran a piedrazos, pero a nosotros con la banda eso no nos pasa. Nosotros buscamos fortalecer los vínculos entre la policía y la sociedad. Hacemos prevención a través de la música".

Más notas de esta sección
Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados