Tecnología de punta en etiquetas para vino

Dos proveedores de la industria vitivinícola realizaron sendas inversiones en plantas de producción de etiquetas. Una de ellas, en tinta, y otra en offset digital.

sábado, 06 de septiembre de 2008
Tecnología de punta en etiquetas para vino

Calidad. Nueva máquina offset digital de Palero Impresores.(Foto: Gentileza - Palero Impresores)

Proveedores de etiquetas están poniéndose a la par de las inversiones que realiza la industria del vino. Recientemente, dos empresas inyectaron fuertes sumas de dinero para la inauguración de nuevas plantas de impresión, incorporando equipos de última generación tecnológica.

Una de ellas es Palero Inpresores, que concretó una inversión de 1,7 millones de dólares para inaugurar Label Solutions, su división offset digital para etiquetas autoadhesivas.

El edificio está ubicado en la calle Brasil 144, al lado de la planta industrial de Palero. "Es una planta con características especiales de humedad y temperatura controlada, libre de polvo, que por las características climáticas de Mendoza, es muy difícil de lograr. Las máquinas, que son computadoras muy avanzadas, están solamente en centros vitivinícolas en Chile, en Napa Valley, en Cataluña y en Bordeaux.

Mendoza cuenta hoy con la avanzada en la impresión del nuevo siglo. Hay sólo 200 máquinas de este tipo en todo el mundo, y nuestra provincia cuenta con una de ellas. La convicción que rige este emprendimiento, es que el futuro será digital. Y el futuro es hoy", sintetizó Jorge Palero, dueño de la empresa.

Por su parte, Adhe Pel S.A. y Tag Wine S.A., dos reconocidas empresas proveedoras de la industria del vino, sumaron sus fuerzas y montaron una importante planta industrial de impresión y reimpresión de etiquetas en Godoy Cruz, sobre un predio de 3.200 m2.

Eficiencia para una industria que exporta

Ambas empresas señalaron a FINCAS que el esfuerzo de montar nuevas plantas de producción, está ligado a las exigencias de la industria.

Palero lo hizo a través de Label Solutions, departamento de impresión autoadhesiva digital, adquiriendo una prensa digital HP WS4500 de Hewlet Packard, y una máquina de terminado Omega de AB Graphic Int. Las mismas, junto a otras máquinas complementarias, se encuentran ubicadas en las nuevas instalaciones.

La impresión digital industrial tiene múltiples ventajas en comparación con la tradicional: permite la impresión directa desde el archivo electrónico hacia el papel en tiempos impensados hasta hace pocos años y en la más alta calidad que pueda ofrecer el mercado de impresión.

Los colores son captados por un espectrofotómetro que a través de un software de avanzada ordena a la máquina su impresión sin que medie ningún soporte como películas, planchas o fotopolímeros, necesarios en la impresión offset o flexográfica. Esto permite que las etiquetas se estén imprimiendo cuando en otros sistemas aún se encuentren en la etapa de preparación o preimpresión".

Jorge Palero aclara que de esta manera se acortan las semanas de entrega del producto de 30 días, a 10 días o una semana.

Si bien este sistema tiene costos un poco más elevados que el tradicional, alrededor de un 20%, es más eficiente. "Si en el costo se incluye la calidad superior, la velocidad de entrega, estamos hablando de que esta etiqueta es más barata", dice Palero.

La impresión digital también permite tener más flexibilidad en los pedidos. "Hoy se hacen mínimo 50 mil etiquetas genéricas de la forma tradicional, y esto obliga al cliente a realizar un desembolso mayor. Este sistema permite hacer la cantidad que el cliente nos pida", señaló Palero, quien remarcó que otro punto fuerte del sistema es la seguridad, ya que facilita un sello "antipiratería", invisible al ojo humano e irrepetible (similar al de los billetes corrientes).

Palabra de diseñador

Leonardo "Gato" Ficcardi, destacado diseñador de etiquetas para la industria vitivinícola a nivel nacional y mundial, comentó: "Esta nueva tecnología nos brinda la posibilidad de hacer prototipos previos a la impresión final, con todos los acabados de stampings, relieves y barnices que ideamos para diferenciar a los productos entre sí.

A la vez, permite el uso de papeles texturados y lisos, control de color según códigos internacionales (pantone? ), la producción de tiradas muy limitadas para que el cliente vea exactamente lo que quedará impreso, una facilidad de entrega de documentos y envío de archivos a través de mail o FTP, y tiempos de entrega dinámicos, sumado a la posibilidad de imprimir etiquetas con distintos colores o motivos, sin que esto aumente el costo de impresión.

También permite la numeración y personalización de etiquetas, y el diseñador puede incorporar su marca en un microtexto antipiratería, respondiendo a las más altas exigencias del mercado actual", finalizó.

Nueva planta de producción en Mendoza

Fernando Varsky, director de Adhe Pel, fábrica de Buenos Aires y una de las principales proveedoras de etiquetas autoadhesivas para la industria del vino comentó: "La instalación de una planta de producción completa en Mendoza responde a un requerimiento de nuestros clientes y nos sentimos orgullosos de haber podido concretar este desafío".

La planta, ubicada en Godoy Cruz, cuenta con nuevas inversiones en tecnología de punta recientemente ingresada a la provincia, a fin de ofrecer el servicio desde la planta de Buenos Aires o bien desde ese nuevo emplazamiento, aumentando la capacidad total instalada.

"Con Tag Wine, empresa pionera y líder en el servicio de reimpresión en la Provincia, siempre trabajamos en forma conjunta y esta unión productiva nos permitirá optimizar la atención a las bodegas con más y mejores soluciones", enfatizó Varsky.

Juan Coria, dueño de Tag Wine S.A., explicó que la reimpresión es lo que se hace sobre una etiqueta de vino genérica al momento, generalmente, de exportar o vender en el mercado interno- junto a la producción de etiquetas autoadhesivas, "como fusión es la primera de estas características en América".

Más notas de esta sección
Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados