Algunos sucesos trágicos

lunes, 23 de junio de 2008
El deceso de Juan Cruz Migliore no es un hecho precursor en el rugby nacional.El muchacho de CUBA tuvo predecesores.

Algunos, con una diferencia sustancial: se trató de muertes súbitas, no consecuencias directas de un golpe, como sí le sucedió al wing de Villa de Mayo.

Nicolás Gómez Cora (Lomas), el 19 de agosto de 2006. Tenía 31 años. A los 20 minutos de un partido de la división intermedia, frente a San Luis y en La Plata, Nicolás pidió ser reemplazado por no sentirse bien.

Dejó la cancha y, camino del vestuario, se sentó en un ingoal. En seguida llegó el médico de Lomas, que supo de los intensos dolores en el pecho y la espalda, y mientras le buscaban una camilla, el rugbier sufrió un paro cardíaco.

Federico Pazos (Olivos), de la M 16. Sucedió el 29 de abril de 2007. No se repuso de un desvanecimiento en el calentamiento previo al encuentro con Newman. La causa fue, también, un paro cardíaco.

Joaquín Tetamanti (Los Tilos), el 12 de agosto de 1989, en un encuentro de primera ante Pucará, recibió un tackle del que no se recuperó. Fue paro cardiorrespiratorio.

En Mendoza se recuerdan los casos de Rolando Bertona (Peumayén-1973-paro cardiorrespiratorio), Julio Ragazzone (Mendoza RC-1975- lesión cervical), Daniel Savina (Peumayén-1981-había sufrido una convulsión días antes del partido).

  • Facebook
  • Twitter
  • Twitter
  • Linkedin
  • Digg
  • Delicius