Agua y uso del suelo, los principales problemas ambientales de Mendoza

Así lo plantearon los letrados mendocinos que participaron de la asamblea de la Red Argentina de Abogados para la Defensa del Ambiente que se hizo en nuestra provincia este fin de semana.

Edición Impresa: domingo, 06 de abril de 2008
Agua y uso del suelo, los principales problemas ambientales de Mendoza

En Uspallata, los profesionales de todo el país debatieron aspectos del medio ambiente.

Claudios Barros cbarros@losandes.com.ar

Explotación minera, desertificación, crisis hídrica, mal manejo de residuos, deforestación, contaminación sonora o electromagnética y un largo etcétera parecen ser el gran problema ambiental que nos aqueja. Sin embargo, son sólo una parte a la que se le suma el desconocimiento generalizado sobre el tema y la falta de aplicación de leyes que regulen el medio ambiente.

Tomar acción sobre esas causas y formar conciencia es el objetivo de la Red Argentina de Abogados para la Defensa del Ambiente (RADA), que este fin de semana realizó en Mendoza su IV asamblea anual. Con el imponente paisaje de Uspallata como marco de fondo, los abogados compartieron experiencias y debatieron métodos de trabajo para afrontar problemas en común entre las provincias

Mendoza también forma parte y no es poca la lucha que debe enfrentar. La crisis del agua y el saneamiento junto a la falta de una legislación sobre el ordenamiento territorial encabezan los problemas ambientales más graves. Así por lo menos lo explican Guillermo Hernández y Martín Allamand, abogados mendocinos integrantes de la Red, que a su vez son parte del equipo de la ONG Oikos. "El problema del agua es el mal uso y la contaminación de cauces. No es un tema olvidado, pero creo que falta muchísimo", manifiesta Hernández. El agua, tanto la que se toma como la que se desecha, también está ligada al desorden urbanístico. "Yo no puedo planificar un servicio si no sé para dónde crece la ciudad. Por eso es que es tan necesario un plan ambiental, que es una deuda pendiente en la provincia", sostiene Allamand y agrega: "Aquí existe todo tipo de legislación tanto a nivel nacional como provincial, pero no se aplica".

Un problema en común

La situación de Mendoza no es excepcional. En muchas provincias algunos problemas son de larga data y aunque también son prioritarios no consiguen una resolución efectiva. "Hay un abismo entre lo que está escrito y acordado internacionalmente con lo que realmente se hace", dice Petra Rogé de Marzolini, representante de Entre Ríos. Así deja en claro que nuestro país no carece de legislación ambiental, pero la aplicación es algo que se hace con dificultad y muchas veces está ligada a la voluntad política. "El esfuerzo de la red es tratar de avanzar en esto, en promover un mayor conocimiento del derecho ambiental", dice la abogada y su colega Diego Méndez Macías, de Salta, agrega: "RADA no es sólo para el litigio. Es un lugar de contención para profesionales de otras áreas. La idea es difundir el derecho y popularizar el tema para que la gente se dé cuenta de que pueden tomar acciones concretas".

Parte de dar a conocer ese derecho, es hacer saber que es una legislación que rompe con la lógica jurídica tradicional. "En el derecho ambiental se invierte la carga de la prueba. Si alguien dice que otro contamina, ese otro debe probar que no es así. En el derecho civil, quien acusa es el que debe presentar pruebas para sostener esa denuncia", señala Osvaldo Sidoli, de Buenos Aires.

Conocer y saber

La forma en la que acciona el derecho ambiental no es, sin embargo, el único aspecto desconocido de la problemática en general. De hecho, los integrantes de la Red sostienen que los problemas relacionados con el medio ambiente no son fáciles de entender por parte de la población. "Más allá de las leyes hace falta un gran nivel de cultura para entender cómo juegan las relaciones entre los factores que integran el ambiente. Una gota de un producto químico en un río equivale para la microfauna, a una bomba atómica. Son cosas que no se ven y que no son inmediatas", dice Héctor Bibiloni, integrante de la Red por Buenos Aires. Sin embargo, aclaran que no es sólo un problema de la gente, sino también de los funcionarios y en algunos casos de los magistrados. "Muchas veces debemos hacer lo que se llama el ?alegato de oreja', que es explicarle al juez cuál es la demanda porque muchas veces no entienden cuál es el planteo", explica Osvaldo Sidoli .

Lo mismo pasó en forma histórica con las medidas precautorias respecto al tema. "Ante un daño consolidado a nadie le tiembla la mano a la hora de firmar. Pero frente a la hipótesis de daño, al accionar por las dudas, los funcionarios dudan porque pueden ser cuestionados y podría costarles el puesto", expresa Bibiloni, y Sidoli agrega: "Si hace 50 años nos hubieran dicho que por apretar el botón del aerosol íbamos a dañar la capa de ozono nos hubiéramos reído. Pero si se hubiera hecho una ley el agujero de la capa de ozono sería mucho menor. Hoy pasa lo mismo con los campos electromagnéticos o las antenas de celulares".

La finalidad de RADA no es sólo litigar un problema, sino generar un cambio en las políticas públicas además de promover la aplicación legislativa, aunque bromearon diciendo: "En nuestro país parece que la única ley que se cumple es la de gravedad".

Más notas de esta sección
Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados