Cuba de duelo por la muerte de Vilma Espín, esposa de Raúl Castro

Fue la mujer de mayor rango político de la Revolución Cubana. Tenía 77 años.

Edición Impresa: miércoles, 20 de junio de 2007
Cuba de duelo por la muerte de Vilma Espín, esposa de Raúl Castro

Festejo. Vilma Espín, junto a Raúl, durante la boda de Ernesto “Che” Guevara y Aleida Guevara.

La Habana. Con banderas a media asta, miles de cubanos rinden desde ayer tributo en toda la isla a la esposa de Raúl Castro, Vilma Espín, primera dama, legendaria guerrillera y mujer de mayor rango político de la revolución de Fidel Castro, fallecida el lunes a los 77 años.

En duelo oficial de 26 horas, Cuba vive una jornada de homenajes póstumos en las 14 provincias, con actos centrales en la histórica Plaza de la Revolución, en La Habana, y en la oriental ciudad de Santiago de Cuba (a 900 km), donde nació Espín.

Hasta ahora no ha trascendido mensaje alguno de Fidel Castro, quien no aparece en público desde el 26 de julio de 2006, un día antes de la primera de varias operaciones por una enfermedad intestinal que lo tuvo al borde de la muerte y lo mantiene aún en convalecencia.

Abatido pero sereno, junto a sus cuatro hijos y ocho nietos, Raúl Castro, de 76 años, fue el primero en honrar la memoria de su esposa, en una ceremonia en el mausoleo José Martí, en la Plaza de la Revolución, adonde acudió la plana mayor del gobierno y el Partido Comunista de Cuba (PCC).

Vestido de uniforme de general del Ejército, Raúl, a quien su hermano Fidel cedió el poder temporalmente el 31 de julio de 2006, depositó una rosa roja frente a una foto gigante de su esposa, y recibió el pésame de la alta dirigencia política y militar.

El presidente de México, Felipe Calderón, la Premio Nobel de la Paz guatemalteca Rigoberta Menchú y la esposa del mandatario nicaragüense Daniel Ortega, Rosario Murillo, le enviaron sus condolencias.

Aquejada desde hace varios años de cáncer linfático, Espín murió a las 16.14 locales del lunes (17.14 hora argentina) y sus cenizas se depositarán en ceremonia familiar y con honores militares en el Mausoleo del II Frente Frank País, en Santiago.

Una velada solemne se realizó en el Teatro Karl Marx, encabezada por dirigentes del Gobierno y el PCC, y de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), de la cual Espín fue presidenta hasta su fallecimiento.

Su muerte es la primera que se produce en la familia íntima de los Castro y una sensible baja en la dirigencia del núcleo que acompaña al líder de 80 años, desde antes de 1959.

Desde la FMC, garantizó el apoyo de la población femenina a Fidel, sobre todo en la crisis económica de los ’90, al tiempo que peleó por los derechos de las mujeres en una revolución de “barbudos” y en una sociedad de marcado machismo.

“Fue una mujer intachable, que hizo mucho por nosotras. Es una pérdida irreparable”, dijo Mercedes Toro, un ama de casa que desfilaba en la Plaza de la Revolución. Agencia AFP
Más notas de esta sección
Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados