Estilo

Agustina Córdova

La chica Reality Show

La modelo y actriz mendocina dio su salto a la popularidad a través del programa “Súper M”. Hoy es parte del “Circo de las Estrellas” de Susana. Entrevista con una de las mujeres más atractivas del país, siempre presente en la era de la televisión bizarra.

domingo, 27 de mayo de 2007

Un golpe tras otro. O aprenden o aprenden, no queda otra. El entrenamiento es estricto y metódico, no hay lugar para la improvisación. Los alumnos llegan, escuchan órdenes y ejecutan. Así se trabaja en la escuela del “Circo de las Estrellas”, el reality que conduce Susana Giménez por Telefé y del que forma parte la modelo y actriz mendocina Agustina Córdova.

Allá lejos y hace tiempo, esta morocha de boca sexy y espíritu inquieto saltó a la fama al ser protagonista de otro reality cuando apenas tenía 16 años: “Súper M”. Antes, su cuerpo (muy sugerente) había empapelado la Ciudad de Mendoza, como parte de una ambiciosa campaña de una casa de ropas. Ahora, un poco alejada del mundo de la pasarela y las producciones fotográficas, intenta consolidar una carrera como actriz.

Pero más allá de sus clases de teatro con Raúl Serrano y de sus participaciones en tiras como “La Niñera” o “Alma Pirata” -ganadora del Martín Fierro como mejor telecomedia juvenil-, la mendocina se animó a participar de esta extraña propuesta televisiva junto a personajes como Juan Alberto Mateyko, Toti Ciliberto, Pablo Ruiz, Natalia Pastorutti, Paula Trappani y la leona Luciana Aymar entre otros.


-¿Qué significa para vos formar parte del staff del circo más famoso del país?

-“El Circo de las Estrellas” es un proyecto ambicioso porque es un formato que se compró afuera. Además, para mí, trabajar con Susana Giménez es un honor. Es estar al lado de la diva de la televisión argentina, de la número uno. Todos los argentinos queremos a Susana. Es un logro muy importante en mi carrera.

-¿Cómo llegó la convocatoria?

-Estaba a punto de cerrar para formar parte del elenco de una tira de Pol-K, “Mujeres de Nadie”. Después de mucho trabajo y de pasar por varios casting, logré un papel en esa novela. Formar parte de un proyecto de Pol-K era súper importante, por lo que significa la productora y por el prestigio que te da...

-Pero…

-Bueno, justo ese día cuando volvía de mis vacaciones, fue más o menos en febrero, ni bien llegué a Ezeiza recibí un llamado de Gustavo Yankelevich que quería verme urgente para hablar sobre un proyecto. Así que del aeropuerto me fui a la reunión. Me quería matar, estaba con todas las valijas, sin bañarme, un desastre... pero bueno.

-¿Siempre te convenció la idea? Digo porque es algo extraño...

-Te juro que me quedé helada cuando me mostraron las primeras imágenes en la reunión. La primera reacción que tuve fue decir: esto no lo puedo hacer jamás. En ese momento me temblaba todo el cuerpo, me daba mucho miedo el sólo hecho de pensar que iba a tener que hacer todas esas pruebas tan difíciles. Debo confesar, que también le temía un poco al ridículo.

-¿No dudaste?

-Sí, un poco sí. Después de ese primer día de reuniones me fui a casa sin asegurar mi participación. Es más estaba por contestar que no, cuando recibí un llamado de Cris Morena, que conmigo tiene una gran amistad y me tira siempre muy buena onda. Cris me dijo que tenía que estar ahí y le hice caso porque ella la tiene re clara.

-Entonces empezaste con los entrenamientos...

-El entrenamiento fue muy sacrificado y duró tres meses. Imaginate que no sabía nada y que tenía que hacer números circenses que un artista de circo las entrena toda una vida. Ahora estamos entrenando todos los días de 10 a 13.

-¿Qué es lo que te resulta más difícil?

-A lo que más horas de entrenamiento le dediqué fue al número de la tela. Es una prueba que tengo entendido nació en Francia y consiste en subirse a un trozo de tela suspendida en el aire y una vez allí realizar una rutina con el cuerpo.

-¿Cómo es la relación con tus compañeros?

-Es un grupo diverso y tengo buena relación con todos. Tratamos de hacer la convivencia lo más armónica posible y todos nos apoyamos. No hay competencia.

-¿Te ves en la final?

La verdad es que nunca pensé en ser uno de los finalistas, pero a medida que pasa el tiempo me voy dando cuenta de que todo es posible. Estoy quinta en la tabla general y llegué a estar cuarta, los cuatro primeros son los finalistas.

-¿Tenés planes para volver a hacer alguna tira antes de fin de año?

-Por ahora no, y la verdad es que estoy extrañando un poco ese trabajo, aunque demande más tiempo. Por el momento sólo me alimento de mis clases de teatro con Raúl Serrano. Estoy en el último año, ya me recibo.

-Tu último trabajo en ficción fue en “Alma Pirata”, tira que ganó el Martín Fierro por mejor telecomedia infantil...

-Sí, y fue re merecido ese premio. Fue un trabajo muy bueno y costó mucho laburo hacerlo. La apuesta fue muy arriesgada, tenía muchos efectos especiales y mucho ensayo previo.

-¿Afectó mucho la salida de Mariano Martínez en medio del éxito que estaba teniendo el programa?

-La verdad que fue un golpe muy fuerte la salida de Mariano de la tira. Aunque para Cris Morena que se le vaya alguien no es un problema, no le importa. En lo personal me gustó hacer mi personaje, Candelaria. Ella era una adolescente que no le importaba nada, que iba para adelante, re lanzada. Fue un personaje que pegó mucho en los televidentes, imaginate que la serie se ve en diferentes partes del mundo y tengo un club de fans en España.

-¿Cuánto tenía de Agustina Córdova ese personaje?

-Creo que poco o nada. Porque Candelaria hacía todo lo que una chica de su edad hace ahora. Yo cuando tenía esa edad era muy diferente, muy tranquila. Crecí y me crié en Mendoza. Mi vida era muy tranquila y el ámbito donde movía también.

-¿Qué extrañás de la provincia?

-Para mí, Mendoza es la ciudad más linda de la Argentina. Extraño mucho el sol de allá y a toda mi familia. Imaginate que yo me vine a Buenos Aires cuando tenía 15 años, eso fue hace mucho, pero cuando tengo unos días trato de viajar...

-Es más, tus inicios en la televisión fueron en Mendoza...

-Así es, en el programa “Bumerang”. Fue una experiencia muy frustrante, porque yo era muy chica, tenía apenas 15 años. Realmente no fue mi mejor desempeño y todo lo hacía muy improvisado, pero la producción me trataba muy bien. Ya pasó mucho tiempo de eso.

Esteban Perez Dacuña especial para Estilo Foto Pablo Betanco
grafico
grafico
Peliculas Cine Genero
grafico
Video
Despierta: David Blanc presentó su último clip grabado en tres dimensiones. Escuchar con auriculares..
Llegamos
el dúo de cumbia electrónica Fauna prese...
La íntima vergüenza
El mendocino Emilio Cardone presenta su ...