El tramo este de la ruta 7 se cobró 14 vidas en lo que va del año

El choque entre un colectivo de El Rápido y un camión de Parlanti, en el que fallecieron cuatro personas, ratificó la peligrosidad de este trayecto de la vía nacional. Es el sector que tiene un único carril.

Edición Impresa: domingo, 10 de septiembre de 2006
El tramo este de la ruta 7 se cobró 14 vidas en lo que va del año

Casi una hora antes de la medianoche, el impacto entre el colectivo y el camión bloqueó la ruta 7.

Javier Hernández y Paola Bruno - jhernández@losandes.com.ar

Una vez más la ruta 7, en el largo trayecto que recorre la zona Este, resultó ser el escenario de un accidente fatal, el cuarto que se produce en el año en este tramo. Ahora, ocurrió durante la noche del viernes, en el departamento de Santa Rosa, y fue consecuencia de un encontronazo frontal entre un camión y un colectivo internacional. Tras el fuerte impacto, y de forma instantánea, perdieron la vida cuatro personas, entre estas los choferes de ambos vehículos, y hubo 17 heridos.

En este sector de la ruta 7, vía que desde San Martín hasta el Arco Desaguadero tiene un único carril, han muerto 14 personas en lo que va de 2006. En el tramo este del camino nacional perdió la vida en febrero una familia completa, el matrimonio y sus cuatro hijos; mientras que en marzo otras dos personas murieron en condiciones similares. En agosto, un auto impactó contra un camión y la consecuencia también fue trágica, otros dos sujetos perecieron.

En las últimas horas, durante la noche del viernes, este escenario se cobró cuatro vidas más. Un nuevo accidente ocurrió cuando faltaban pocos minutos para las 23, sobre una larga recta que hay a la altura del kilómetro 978. Allí, sobre la ruta 7, a unos 200 metros de la calle que se abre hacia el sur y que lleva a la zona de El Mirador, chocaron de frente el interno 1.046 de la empresa El Rápido, que venía desde Santiago de Chile -había hecho una pausa en la terminal de Mendoza y se dirigía a Buenos Aires- con un camión de la empresa Oscar Parlanti, patente CIV372, que viajaba en sentido contrario, hacia el oeste.

Según las pericias policiales, el choque ocurrió sobre la mano por la que circulaba el colectivo. En el asfalto, los peritos pudieron identificar una frenada corta, de 15 metros, que hizo el camión antes de impactar de lleno contra el colectivo.

Tan fuerte resultó el choque entre ambos vehículos, que el colectivo terminó empalmado sobre el semi del camión. Esto hizo que los primeros metros de la planta baja del transporte de pasajeros se transformaran, para el chofer y su acompañante, en una trampa mortal de hierros y chapas retorcidos.

Como consecuencia, fallecieron Juan Carlos Obredor (47), que vivía en Godoy Cruz e iba al mando del colectivo, y quien estaba a su lado, Alberto Miguel Bofano. También perdió la vida un pasajero chileno, Héctor Ferrada, que viajaba en el piso de arriba, y que según los datos de la empresa El Rápido tenía 50 años. La cuarta víctima fatal fue el conductor del camión, Eber Mariano Loray, domiciliado en Maipú.

Marcelo Porfiri, gerente del Servicio del Sector Internacional de El Rápido, señaló que los choferes “habían descansado, es más, subieron en Mendoza”. Con esto, la empresa afirma que la causa del accidente no habría sido la fatiga de los conductores.

Seis mil autos por día

Por la ruta 7 circulan seis mil autos, camiones y colectivos por día. Pero desde San Martín hasta el Arco Desaguadero, distancia que suma 150 kilómetros, la vía cuenta con un carril para circular en los dos sentidos. En más de una ocasión los vecinos de la zona se sorprenden con fuertes explosiones.

“Sentí una explosión muy fuerte y ahí me di cuenta de que había sido un choque en la ruta”, comentó un joven que prefirió no dar su nombre y que llegó rápidamente al lugar del accidente. “Vivo acá cerca, en el carril que va a El Mirador, y desde mi casa se escuchó el choque. Cuando llegué era un desastre. Por el golpe, la cabina del camión se había desprendido y el colectivo estaba montado arriba del semi. Menos mal que no venía nadie atrás, porque tampoco se habría salvado”, comentó.

Tras la colisión resultaron con heridas de diversa consideración, aunque ninguno de gravedad, el auxiliar del colectivo, Víctor Amarfil (33), y los 16 pasajeros, la mayoría chilenos, que en ese momento estaban descansando. Siete de las personas fueron trasladadas al hospital Arenas Raffo, de Santa Rosa, y las otras diez al Perrupato, de San Martín.

“Fue un golpe tan fuerte que los hierros y las chapas de los vehículos quedaron entrelazados, se hizo difícil llegar hasta las cabinas para rescatar a los muertos. A la última víctima recién pudimos sacarla cerca de las 6 de la mañana”, señaló un policía de la Comisaría 21.
Más notas de esta sección
Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados