Bolivia: seis de los nueve gobernadores rompieron con Evo

Convocaron a un encuentro nacional en “defensa de la Asamblea Constituyente”. Crece la resistencia.

Edición Impresa: lunes, 20 de noviembre de 2006
Bolivia: seis de los nueve gobernadores rompieron con Evo

Evo Morales se quedó sin el respaldo de la mayoría de los gobernadores de su país, entre los que se destaca el de La Paz.

La Paz. Los prefectos (gobernadores) de seis de los nueve departamentos de Bolivia rompieron relaciones con el presidente Evo Morales en “defensa de la Asamblea Constituyente y de la Democracia” y convocaron a un encuentro nacional en medio de la creciente resistencia de la oposición.

En una solicitada publicada ayer, los prefectos de Santa Cruz, Beni, La Paz, Cochabamba, Pando y Tarija rechazaron el sistema de votación aprobado el viernes que permitirá la redacción de una Carta Magna a la medida de las transformaciones que impulsa el socialista Morales.

“El país observa con preocupación la conducta del gobierno nacional que lleva el sello de la prepotencia política, la burla de las leyes de la República y un profundo sentido antidemocrático (...) al haber impuesto con su mayoría la aprobación de un reglamento de debates para la Asamblea Constituyente”, señala el texto.

Los prefectos cuestionaron también un proyecto de ley que sometería a las autoridades a una fiscalización que podría ocasionar su censura y posterior remoción.

“Es una iniciativa que a título de promover la fiscalización de los prefectos busca poner las cabezas de estas autoridades electas democráticamente en manos de la mayoría que detenta el partido de gobierno (MAS) en el Congreso”, afirma la solicitada.

Por estas consideraciones los gobernadores decidieron “romper la relación con el Poder Ejecutivo nacional y no concurrir a ninguna convocatoria que realice el presidente de la República, en tanto no se modifique la línea gubernamental de vulneración de la ley y de desestabilización institucional de las autoridades elegidas por el voto popular”.

El documento convoca “con carácter de urgencia al Gran Encuentro Nacional de la Bolivia Democrática, a realizarse en la ciudad de Cochabamba”, que congregará a autoridades y organizaciones sociales de los nueve departamentos “para defender la legalidad, la democracia y la unidad de la Patria que se encuentra en peligro”, aseguraron.

La medida de los prefectos se suma a las presiones al gobierno de partidos opositores, algunos de los cuales llevan adelante una huelga de hambre con amenazas de abandonar la Asamblea Constituyente.

Morales pretende hacer sustanciales cambios en la carta política boliviana con la mayoría absoluta con que cuenta de antemano (142 representantes de 255) y apelar a los dos tercios únicamente para la refrendación global de la nueva Constitución.

En estas condiciones, la presencia de la oposición en la aprobación de los artículos de la nueva Carta Magna tendrá sólo caracter testimonial y asistir a las sesiones será una pérdida de tiempo, aseguró el líder del opositor Unidad nacional (UN), Samuel Doria Medina, quien se encuentra en huelga de hambre en demanda del respeto a los dos tercios.

La medida es también fuertemente resistida por el poderoso Comité Cívico de Santa Cruz (este), el departamento más pujante del país, que a través de sus portavoces ratificó una marcha para mañana. “Lo que molesta es que de manera arbitraria y para beneficio de pocos se quiere imponer y no se quiere consensuar”, aseguró a una radio local Jaime Santa Cruz, vicepresidente de esa organización.

En última instancia, existe la posibilidad de que la oposición articule la instalación de una Asamblea Constituyente paralela, según declaró al diario El Deber Luis Dorado, representante de la agrupación Podemos del ex presidente conservador Jorge Quiroga y principal fuerza opositora en la Constituyente.
Más notas de esta sección
Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados