¿San Martín cruzó los Andes por el Paso de los Patos?

San Martín no siguió por el Paso de los Patos norte. La primera columna partió el 9 de enero. El ejército salió desde Yalguaraz por la falda del Cº del Tigre. Desde la estancia Manantiales fueron dirigidas las operaciones del cruce.

Edición Impresa: martes, 08 de febrero de 2005

Por Carlos O. Campana y Jorge O. Campana

LA VERSIÓN TRADICIONAL

El Ejército transitó por los Patos

La campaña de los Andes, fue una de las epopeyas más importantes de nuestra historia, en ella se destacó la magnífica conducción del libertador José de San Martín.

La partida

En la mañana del día 18 de enero partió desde el campamento “El Plumerillo” un ejército de aproximadamente 5.200 hombres hacia Chile. Las columnas principales marcharon por los pasos de Uspallata y los Patos, encabezadas por el Jefe del Ejército de los Andes, José de San Martín, acompañado por Soler, O'Higgins, Alvarado, Zapiola, Necochea, Plaza y Las Heras.

Se divide el ejército

Las tropas siguieron por el camino hacia Villavicencio, cuando llegaron cerca de la Estancia de Canota, el ejercito se desdobló. La fracción dirigidas por Las Heras, e integrada por el Batallón N º 11, los granaderos a caballo y el regimiento de artillería de la patria bajo las órdenes de fray Luis Beltrán, tomó por la senda de la estancia mencionada, para dirigirse después por el “camino de Uspallata” hasta el pueblo chileno de Los Andes.

La otra marchó hacia el norte en dirección a Los Patos, liderada por el general en Jefe del Ejército de los Andes, José de San Martín, seguido por su Estado Mayor, los diferentes batallones de infantería, los granaderos a caballo, el hospital de campaña milicianos y un grupo de zapadores y barreteros. El objetivo principal de esas tropas era invadir el territorio chileno por el Paso de Los Patos.

A su vez, partieron columnas secundarias de Mendoza- por el sur- , San Juan y La Rioja, por otros pasos. Éstas ayudarían a distraer y confundir a los realistas de las principales vías de invasión.

San Martín en los Patos

Después de separarse, en Canota, el Libertador y sus huestes siguieron rumbo a la estancia “Las Higueras”, allí permanecieron por un día. A la madrugada, partieron hacia al norte para tomar el camino del Paso de los Patos, adyacente a la localidad de Barriales en la provincia de San Juan. La ruta bordeaba el río Los Patos en donde existía un camino-cornisa. Por allí pasó hasta la estancia de Los Hornillos y continuó viaje hacia el sur. Después cruzó el arroyo Aldeco y bordeó varios cerros de pendientes escarpadas, llegaron tras una esforzada marcha a una amplia planicie llamada Manantiales, en ese lugar había un puesto que servía para abastecer a las tropas y para la evacuación de heridos y enfermos.

En el agotador viaje, San Martín y aquellos valientes sortearon todo tipo de dificultades, vadearon helados arroyos, subieron elevados cerros y se enfrentaron a temperaturas extremadamente frías. Una de las tantas vicisitudes de estos héroes fue la falta de un camino totalmente accesible. Pero, gracias al esfuerzo de los barreteros y zapadores lo acondicionaron para poder pasar más de 4.000 hombres, 1.600 caballos y 10.000 mulas.

Hacia Chile

Luego de descansar en Manantiales, tomaron por el camino en dirección Oeste. Las cumbres empezaron a ser cada vez más elevadas, llegando en algunos casos a los 5.000 metros a nivel del mar. Algunas mulas cargadas con pertrechos y alimentos caían hacia los precipicios. También muchos hombres fallecieron congelados por el intenso frío. El soroche o la puna era otro de los peligros que tuvieron que afrontar.

En una parte del trayecto, el general San Martín tuvo que ser trasladado en camilla por encontrarse muy enfermo, afectado de dolores estomacales y reuma que lo aquejaban permanentemente.

Largas filas de soldados cruzaron lentamente el río de Las Leñas, y encararon a la cordillera por un estrecho camino que daba al Paso de los Patos, lugar que limitaba con el país trasandino, en poder de los realistas.

Desde una elevación, San Martín observaba la marcha de sus valientes hombres. El cruce ya era una realidad. Pero faltaba un último obstáculo que sortear, la memorable cuesta de Chacabuco, en donde sus bravos guerreros se enfrentarían a los españoles; la victoria de aquella contienda daría la libertad al país hermano.


LA OTRA VERSIÓN

San Martín no pasó por los Patos norte

Mucho se ha escrito y se dice con relación al cruce de los Andes. La tradición oral, hizo que una sola versión predominara a través del tiempo. El descubrimiento de nueva documentación en distintos archivos, difiere de lo que hasta ahora, sabíamos sobre aquella epopeya.

La división inexistente

En realidad la primera columna del Ejército de los Andes, partió el día 9 de enero de 1817 a las órdenes del comandante Cabot, en dirección a San Juan. El objetivo fue tomar al puerto de Coquimbo. Tres días después, lo hizo la segunda división con dirección al sur mendocino, al mando de Ramón Freire. Continuó por el Paso del Planchón, sin pasar por el fuerte de San Rafael y llegó a los poblados de Talca y Curicó. Sólo la división de Las Heras salió el 18, y se desvió de su itinerario original hacia la estancia de Canota hasta la posta de Uspallata. Al día siguiente, la columna principal se dirigió hacia el norte y se fraccionó en 6 divisiones, que marcharon en las sucesivas jornadas. El 25, San Martín, emprendió viaje desde Mendoza hasta la estancia Los Manantiales (San Juan), allí conformó su nuevo cuartel general. Desde La Rioja partió el comandante Zelada. A mediados de enero, la columna auxiliar de Lemos salió en dirección al Paso del Portillo.

El camino de los Patos norte

El camino de los Patos norte, era un antiguo acceso colonial y se utilizaba cuando la ruta principal, llamada camino “Real”, quedaba interrumpida por derrumbes o aluviones.

Esta vía de comunicación se iniciaba desde San Juan por el Zonda, luego pasaba por Agua de Pintos y desde allí a Vaquitas muertas, después seguía por Hilario, Calingasta y Barreal. Un poco antes del último paraje mencionado se hallaba una senda que llevaba a Coquimbo llamada Ciénaga del Medio. En Barreal, el camino circundaba el río y tenía unos 50 km aproximadamente hasta llegar a un puente de madera que atravesaba las caudalosas corrientes de Los Patos o San Juan (hoy Álvarez Condarco) desde allí hasta la estancia Manantiales. Esta posta era fundamental para realizar la segunda fase del viaje. Posteriormente, se marchaba hasta un lugar llamado Agua Fría y después para Los Patos. No era recomendable el Espinacito como paso alternativo. Del río de Los Patos se cruzaba ya casi en el límite con Chile, al río Colorado y de allí hasta el Resguardo (Paso de las Llaretas). Ya en territorio chileno se llegaba a San Felipe.

El itinerario de San Martín

Las columnas que marcharon hacia Manantiales recorrieron el siguiente itinerario: la estancia del Jagüel, Las Higueras, Carrizal, Las Cuevas y Yalguaraz. Después, pasaron por la Falda del cerro del Tigre, el Arroyo de Uretilla, el Río San Juan (hoy río Los Patos sur) y desde allí, a la estancia de Los Manantiales, en donde se ubicó el cuartel general. A principios de febrero las tropas marcharon hacia Chile por el Paso de las Llaretas.

Cuartel general en Los Manantiales

Desde Manantiales las operaciones eran dirigidas por San Martín y sus colaboradores que coordinaban las marchas de las divisiones más importantes y las auxiliares. Desde allí partían todas las comunicaciones a los distintos puntos. Un mes antes se depositaron las provisiones, el ganado para alimentar a las tropas y la caballada de refresco. Allí, las pequeñas divisiones que partieron desde Mendoza en los días anteriores, convergieron en ese punto y se unificaron en dos columnas para luego partir siguiendo el nuevo itinerario, Patillos, Horquetas, Mercedario, Piuquenes, Horqueta de Leiva y Cuzco, a principios de febrero.

No figuraba el Paso de los Patos

Una considerable cantidad de documentos de la época no mencionan, el Paso de los Patos, pero sí el de las Llaretas, lugar por donde marcharon las tropas y su general en jefe. Tampoco por Álvarez Condarco (en donde actualmente existen dos placas conmemorativas) y Estancia de los Hornillos, ya que fue San Martín y parte del ejército por Yalguaraz, después por el cerro del Tigre, luego Uretilla, el río San Juan y finalmente Manantiales.


CONCLUSIÓN

La columna principal del Ejército de los Andes tomó por un camino alternativo

Son muchos los autores que escribieron sobre el cruce de los Andes, los más famosos fueron Espejo, Mitre, Bertling, Ornstein, Furlong. La mayoría de ellos se basaron en información oral o documental no actualizada o fragmentada en donde existe una diferencia de cómo fue el cruce y por dónde realmente pasaron las tropas del Ejército de los Andes.

El año pasado, Los Andes publicó el 11 de enero de 2004 “La otra versión del cruce de los Andes” en la que se pone de manifestó que el Ejército libertador partió la primera columna el día 9 de enero de 1817 y no el 18. También aportaba que San Martín y Las Heras nunca se habían dividido en Canota, sino que salieron con varios días de diferencia.


El verdadero camino de los Patos

Muy pocos documentos describen el camino de los Patos y los datos que se tiene de los viajeros son escasos. La mayoría de ellos pasaban por el camino Real (actual ruta internacional 7 ) que era más rápido y directo entre Santiago de Chile y Mendoza. El famoso croquis de Álvarez Condarco, que se encontraba en el Museo Mitre de Buenos Aires, desapareció hace muchos años. Éste era un material muy importante para poder descifrar el misterio. Se conoce un plano que señala el camino de los Patos, - confeccionado en 1863-, pero no aporta datos precisos sobre los parajes en que acamparon.

El camino de los Patos se utilizaba como alternativo y cuentan algunos viajeros, que no era muy agradable para los arrieros y muleteros. Existe un documento que describe este camino y se encuentra en el Archivo de O´Higgins.

No pasaron

por los Patos norte

Las últimas investigaciones relacionadas con la documentación referida a San Martín, indican que el Libertador y su ejército no transitaron por el camino de los Patos norte, o sea por el refugio Álvarez Condarco y la estancia Los Hornillos. (En ese lugar, se encuentran algunas placas conmemorando aquel acontecimiento).

Las notas oficiales dirigidas a Toribio Luzuriaga o a sus subordinados, están fechadas desde distintos lugares, pero ninguna de ellas menciona Los Hornillos o parajes cercanos. Indudablemente, el cuartel general fue en la estancia de los Manantiales (Prov. de San Juan) mucho más al sur del camino de los Patos. Esto indica que las columnas siguieron el itinerario original y no lo modificaron como lo hicieron Las Heras y Freire.

La confusión

Varios autores como Furlong, Krumm, Ornstein y Vilardi aseguran que San Martín y parte del Ejército de los Andes pasaron por los Hornillos, pero esto lo han dicho, sin haber realizado una exhaustiva investigación. Debemos destacar que los mismos estudiaron el tema a principios o mediados del siglo XX, sin poder consular los documentos en archivos por no estar clasificados. Otros autores siguieron cometiendo los mismos errores al basarse en ellos conservando el mito.
Más notas de esta sección
Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados