Dicen que la falta de planificación urbana agrava los efectos de los aluviones

Funcionarios y técnicos coinciden en que la carencia de un ordenamiento territorial ha llevado a construir en lugares sin defensas.

Edición Impresa: jueves, 17 de febrero de 2005
Dicen que la falta de planificación urbana agrava los efectos de los aluviones

Daños colaterales. El aluvión mató los conejos del criadero que tiene Marcos Rojas.

Silvia Lauriente slauriente@losandes.com.ar

Bajo nubes amenazantes de nuevas tormentas, ayer continuaba la remoción del embanque que dejó el vendaval del lunes. Mientras Vialidad Provincial concentraba sus trabajos en la zona de Perdriel, en Luján, la Dirección de Hidráulica reparaba el Canal Cacique Guaymallén y el río seco Liniers. Desde esa repartición, piden más exigencias para regular la planificación urbana en zonas de riesgo aluvional.

El director de Hidráulica, Luis Guisasola, apuntó directamente contra la gestión del ex intendente de Luján Luis Carral. Durante su intendencia se aprobó el asentamiento del barrio Cuadro Estación, uno de los más anegados la tarde del lunes.

“Falta una verdadera planificación. Se siguen aprobando emprendimientos inmobiliarios sin consultar a Hidráulica sobre el riesgo aluvional. Antes de Carral también existía el problema. La regulación debe estar avalada por cualquier instrumento, una ley, un decreto, lo que sea. Pero insisto en que es tan necesaria como la aprobación para tener el gas, la luz o el agua”, decía Guisasola.

Las consecuencias de la imprevisión no son menores: el aluvión del lunes dejó, además de dos muertos, un saldo económico preocupante, con 87 casas inhabitables, 465 con daños importantes y 316 con roturas menores ( ver aparte).

En tanto las zonas cultivadas afectadas son 1.800 hectáreas al sur del río Mendoza y 1.286 hectáreas al norte del curso de agua, sumando un total 3.086 has, o sea el 30% de la superficie plantada del departamento.

Así como esta vez le tocó el turno a los sectores del viejo Perdriel y Cuadro Estación, si un fenómeno similar afectara a Godoy Cruz, todos sus barrios del oeste quedarían comprometidos. “Godoy Cruz tiene serias deficiencias de infraestructura. Desde la presa Maure hacia abajo todos los asentamientos se verían perjudicados. Tienen un sólo colector de defensa que es el de Los Cerrillos”, precisó el director de Hidráulica.

En Guaymallén, en cambio, la situación no es tan desalentadora. En el departamento del cacique, el agua que baja de la montaña no es la mayor preocupación. Allí los terrenos más afectados serían los que se ubican al oeste del Canal Pescara por las fallas de drenaje. En Maipú, los lindantes a la calle Anchorena que reciben el agua de Luján.

Por ahora, el plan de obras que inició Hidráulica se extenderá al menos hasta la semana que viene. Los trabajos centrales son el revestimiento del Canal Cacique Guaymallén a la altura de El Algarrobal. Y el refuerzo de las márgenes del río seco Liniers frente al Barrio Portal de Benegas.

Tanto para estas obras, como para las que les sucederán (revestimientos del río seco Viamonte, el Zanjón Maure y el desagüe aguas arriba del Barrio Trapiche), Hidráulica está usando los 5,6 millones de la Provincia y los 5,3 millones que asignó la Nación para el presupuesto 2005.

La esperada ley de suelos

También el subsecretario de Infraestructura, Carlos Santilli, coincidió con la necesidad de contar entre otras con la ley de usos de suelos. “El proyecto está en Diputados al menos desde hace quince años”, aportó.

De todas maneras, el subsecretario considera que ni una sola obra como la presa de Chacras de Coria, ni un solo fundamento legal serán la solución al riesgo aluvional. “Hace falta un planificación urbana sólida que tenga la aprobación de Hidráulica”.

El comité de crisis conformado durante la emergencia, estuvo abocado a los barrios San Cayetano, Estación, Tres Esquinas y Ferroviario. Otro de los sectores donde se concentraron los trabajos sobre la Ruta 40, fue a la altura de Anchoris. Por lo que la policía recomendaba reducir la velocidad al pasar por ese tramo.

Mientras que en un lateral de calle Olavarría, las máquinas de Vialidad debieron habilitar un desvío provisorio porque se hacía imposible acceder a la doble vía Luján-Tunuyán. El martes, el mismo gerente operativo de Vialidad, Osvaldo Romagnoli, junto al subsecretario de infraestructura y el ministro de Obras Públicas, Francisco Morandini, debieron asistir a una embarazada de 9 meses.

La mujer había quedado varada en un puesto a tres kilómetros hacia el oeste de calle Olavarría. Así que el ministro le ofreció su celular para que estuviese comunicada y nosotros habilitamos un acceso al lugar”, contaba Romagnoli. Más tarde, Santilli bromeaba con la posibilidad de que el futuro bebé se llame Francisco o Francisca, en gratitud a Morandini.

Vuelven las lluvias

Al menos para hoy, el Servicio Meteorológico Nacional prevé tiempo bueno, con leve ascenso de la temperatura y cielo parcialmente nublado.

Si el pronóstico de la Fuerza Aérea se cumple, las máquinas que trabajan para despejar las zonas afectadas de Luján y Maipú no tendrán que interrumpir sus tareas.

Pero ya el viernes el panorama vuelve a complicarse con el presagio de “tormentas aisladas”. El sábado, nuevamente los valores de la temperatura descenderán.

Llegan 4 millones de la Nación para auxiliar a los damnificados

El gobierno mendocino acordó con la Nación el envío de más de 4 millones de pesos para ayudar a los afectados por el aluvión que arrasó el lunes por la tarde con distritos rurales de Luján y Maipú. En concreto, se logró el adelanto de una partida del programa federal de vivienda para solucionar los problemas habitacionales de 120 familias, ya sea a través de la construcción de nuevas casas o reparación de las dañadas por el temporal. El monto en cuestión sería de unos 3,5 millones de pesos.

Además, anoche, el ministro del Interior, Aníbal Fernández, confirmó al gobernador Cobos que se destinarán a las zonas afectadas otros 500 mil pesos en concepto de ATN (Adelantos del Tesoro Nacional), que serán remitidos al municipio de Luján para que atienda las urgencias. Un rato antes, la ministra de Desarrollo Social Alicia Kirchner le había comunicado al mandatario mendocino que su cartera enviaría 250 mil pesos en materiales de construcción, ropa y alimentos, de los cuales 190 mil serán destinados a Luján y 60 mil a Maipú.

“Estuve en contacto con el ministro de Planificación, Julio de Vido y el vicepresidente Daniel Scioli y solicité alguna colaboración. He pedido un ayuda de 500.000 pesos. Además, sabiendo que uno de los mayores problemas es el tema de vivienda, solicité un adelanto del plan que sé que vendrá a mitad de año de más casas para circunscribirlo a Luján”, explicó ayer Julio Cobos.

“Hemos realizado un rastrillaje en la zona y evaluamos a cada una de las familias damnificadas tanto en lo que refiere a viviendas como en lo social. Hasta este momento hemos aportado al municipio de Luján 125 mil pesos en insumos para que puedan palear esta difícil situación”, explicó la ministra de Desarrollo Social local, Ana María Gotusso.

Gotusso se reunió ayer a la tarde con el Gobernador para ver como se implementaría la entrega de un subsidio de 200 pesos a las familias damnificadas, que serían unas 70. En tanto, la Cámara de Diputados convirtió en ley la declaración de emergencia social y agrícola para las zonas afectadas.

El plan lujanino

El intendente de Luján de Cuyo, Omar De Marchi, anunció que la comuna administrará el crédito de 4.000.000 de pesos, para reponer las viviendas a las familias de Perdriel que quedaron con sus casas dañadas total o parcialmente.

También el jefe comunal dijo que habrá auxilio para los dueños de pequeños negocios, tal el caso de kioscos, fiambrerías o mercerías, a los que se asistirá con un crédito solidario de hasta 1.000 pesos, con un garante con bono de sueldo. También habrá otra variante de hasta 5.000 pesos, con un pequeño interés y otro crédito más grande de 15.000 pesos.

El arquitecto Rolando Giolo, director de Vivienda, describió que habrá para algunos casos créditos subsidiados de hasta 10.000 pesos y para grandes reparaciones 25.000 pesos, según la ruina del inmueble. Se atenderá los ingresos, la situación de las familias, sin son inquilinos o propietarios.

Además, ingenieros hidráulicos están estudiando las causas por las que se inundaron los barrios y se pedirán las obras de evacuación pluvial que se necesitan. Para estos trabajos se destinarán 200.000 pesos. / Informe: Gonzalo Tapia y Miguel Títiro

Maipú: daños en 50 casas

En Maipú, el intendente Adolfo Bermejo, utilizará recursos municipales para atender a las 300 familias que tuvieron problemas con la tormenta. El plan de ayuda comenzó ayer en la ruta 60, a 300 metros al Este del puente sobre el río Mendoza, donde se levantó una carpa como base de operaciones de emergencia, con personal municipal y cuatro equipos de tecnicos de obras, que evaluaron las viviendas de la zona de Isla Grande e Isla Chica.

En la carpa, se recibieron 50 denuncias por viviendas en peligro de derrumbe y 70 casas fueron visitadas por los equipos municipales. Hubo además 60 denuncias de productores de la zona, que sumaban 300 hectáreas dañadas.

Las familias que se quedaron sin nada esperan una ayuda

A dos días de la tormenta que sembró espanto, tragedia y escombros el distrito lujanino de Perdriel, muchas personas aun se reúnen en las esquinas para comentar el mal momento vivido y para solicitar que la ayuda llegue pronto.

En la escuela René Favaloro, donde están albergados la mayoría de los damnificados del temporal, unos chicos juegan con una pelota tratando de abstraerse de la desesperante situación de perder la casa.

En este refugio el número de albergados ha disminuido, anoche eran 63, porque muchos han retornado a sus hogares luego que el agua ha bajado y el sol comenzó a secar heridas. Hay, además, 187 personas autoevacuadas.

“Nuestro hogar quedó destruido por la fuerza de las aguas y por eso estamos parando en esta escuela”, dice Gustavo Reynoso un pequeño de nueve años que vivía junto a su familia en una pequeña casa de la calle Olavarría, mientras almuerza con otros niños.

En la tarde de ayer los damnificados fueron vacunados. “La inyección que se les colocó es contra la hepatitis “A” a los adultos. A los menores, se les puso la misma vacuna más la cuádruple viral”, informa el enfermero José Labiano. Entre hoy y mañana el vacunatorio central continuará la tarea por los barrios más afectados.

El encargado del albergue, Raúl Prado, argumenta: “En estos momentos hay menos personas que el lunes y que el martes. A los más chicos se les pasan videos, pero igual están con mucho ánimo. Están bien contenidos y no han tenido tiempo de pensar en la tragedia que les tocó vivir”.

En la escuela Favaloro sólo van quedando aquellas familias que han perdido todo y no tiene dónde vivir: “Somos doce familias que estamos en una difícil situación. La asistente social nos dijo que si teníamos un familiar que nos fuéramos, pero no tengo a nadie, dicen que pronto habrá una solución”, dice Elio Torres.

Doña Edith Reynoso agregó: “Nos dicen que tenemos que dejar mañana (por hoy) la escuela, pero con mi familia no tenemos una vivienda. Habitábamos una casa precaria en una finca, pero el agua la destruyó. De algo estoy segura, yo de acá no me muevo hasta que me den una solución. De todas formas la atención acá ha sido muy buena, el Ejército nos está entregando las raciones de comida”.

“Un alquiler en estos instantes no lo puedo pagar, porque soy changarín, no tengo vivienda, si me dan los materiales, levanto una casa, pero no tengo terreno tampoco. Espero que nos puedan dar una solución”, argumentó Luis Miranda.

Enojos y desesperanza

“Recién una fulana de una repartición pública comentó en una estación de radio, que la ayuda estaba llegando a todos los damnificados. Acá no ha venido nadie a dejarnos nada”, comenta María de Berardi, mientras mira sus conejos ahogados aún incrédula. Hasta el día de la tragedia tenía, junto a su marido, un criadero de 300 conejos en calle Arizu al 190.

Según los vecinos, la ayuda no se las acerca nadie. “Mirá nosotros nos ofrecimos para trasladar la ayuda a la gente, pero en la escuela Favaloro nos dijeron que esperan que las personas que lo requieran se acerquen a retirarla”, comentó Flavia, que junto a un grupo de chicos de Caritas y un grupo misionero de la parroquia de Luján recorrían el lugar.

En la finca Lázaro, el panorama era desolador, Gabriela Zamarián relata lo ocurrido: “Comenzaron a caer gotitas y mientras pasó el tiempo, las nubes bajaron. Un viento muy fuerte con muchos remolinos sopló y después cayó la piedra, el color predominante era el blanco. Nunca vi nada por el estilo, recién ayer pudimos salir de la casa, porque el agua nos llegaba hasta las rodillas. Perdimos toda la uva, un desastre”.
Más notas de esta sección
Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados