Cría de truchas

Oportunidad de nuevos negocios para pequeños y medianos emprendedoresconserva, congelada...

viernes, 09 de julio de 2004
 Cría de truchas

Acondicionamiento de ovas para la incubación. Centro de Salmonicultura El Manzano.

Por Santiago Landreau, técnico del Centro de Salmonicultura

La trucha arcos iris fue introducida en la Argentina en el 1900. Los ejemplares fundacionales que provenían de los Estados Unidos de Norteamérica, llegaron en 1904.

Desde ese momento, y por el esfuerzo compartido de organismos con raíces en el Estado, clubes y organizaciones no gubernamentales ocupó distintos ambientes del territorio nacional. En nuestra provincia, la actual Dirección de Recursos Naturales Renovables fue uno de los entes precursores.

Un siglo después Mendoza tiene pisciculturas y emprendimientos de acuicultura en Malargüe, San Rafael y sobre todo en el Valle de Uco. La producción va desde la cría para consumo y ornamentales, hasta el desarrollo del amur blanco para el control de malezas acuáticas.

En el distrito de Capiz, calle Los Baños s/n, San Carlos, está instalada la única escuela con orientación en acuicultura del país. El establecimiento trabaja con el Centro de Salmonicultura de El Manzano y la Dirección de Recursos Naturales Renovables. Los educandos -aproximadamente un centenar- son capacitados para las distintas actividades que requiere el sector.

De 8.000 a 20.000 kilos anuales de peces

Desde una visión más global se puede afirmar que nuestra provincia es un suelo rico en medios para la cría en cautiverio de la atractiva y exquisita trucha arco iris.

Tiene aguas transparentes, muy oxigenadas, con temperaturas que no pasan los 20ºC en el verano, de circulación permanente y caudales que aseguran una producción sustentable.

La sanidad pasa por el manejo y control de las variables productivas, si bien Mendoza es reconocida como una provincia limpia de enfermedades.

Para un abordaje en pequeña o mediana escala se recomienda que el área seleccionada sea de fácil acceso a los centros de distribución y consumo local con proyección a los mercados nacional o de exportación.

Básicamente un emprendimiento de piscicultura requiere:

1 Una hectárea como mínimo, para las distintas dependencias y circulaciones.

2 Estar al margen de un arroyo o surgentes. El agua debe poseer los valores de temperatura y oxigenación para la producción de truchas.

3 Una explotación de ciclo completo necesita de tres a seis operarios. En determinada época ese número puede modificarse. El tiempo de formación de los recursos humanos es variable.

4 Salas de incubación, alevinaje y faenamiento.

5 Estanques para los ejemplares de reproducción, engorde y desarrollo de los juveniles.

6 Un sistema de control de depredadores. En la primera escala se ubican los pájaros.

7 En la alimentación -distintas etapas- se emplean alimentos balanceados.

Para la construcción de los estanques se puede recurrir a distintos materiales: tierra, piedra, cemento, lonas vinílicas, placas de fibras de vidrios, etc.

Nuestros arroyos y ríos poseen las condiciones para que prosperen los pequeños y medianos emprendimientos. La producción en este horizonte oscila entre los 8.000 a 20.000 kilos anuales. El kilo, según la temporada y calidad, flota entre los 17 y 21 pesos.

El peso de faena ronda los 350 gramos para un plato de unos 250 gramos. Se logra en un año dependiendo de la genética, tipo de alimento, calidad del agua, manejo, sanidad...

La comercialización recorre un amplio espectro: en fresco, ahumado, conserva o congelado. Además, se puede lograr valor agregado con diferentes preparados o envasados.


Conclusión. La cría de truchas arco iris es una fuente de trabajo que incorporada al espectro agrario es una alternativa con alentadoras perspectivas.


Formación de emprendedores y recursos humanos

Los martes 27 de julio y 3, 10 y 17 de agosto en el Salón Auditorio de la Fundación Rural -avenida Godoy Cruz 127 de la ciudad de Mendoza- se dictará un curso de capacitación en la cría de truchas.

Organiza. Fundación Rural.

Auspicia. Dirección de Recursos Naturales Renovables.

Destinatarios. Productores, emprendedores y personas interesadas en iniciarse en la actividad.

Horarios. Clases teóricas de 16 a 18.30.

Profesionales. Médicos veterinarios Gustavo Banus y Servando Burgos. Técnicos Santiago Landreau y Vilma Thomas.

Inscripción. Gratuita y previa; telefónica, personal o correo electrónico en Fundación Rural, avenida Godoy Cruz 127, tel/fax 261 4231029 y 4298728. E-mail frural@ciudad.com.ar. Lunes a sábado de 8.30 a 12.30y 15.30 a 19.30.

Cupo. Limitado, 80 participantes.

Certificados. De asistencia, reunir como mínimo del 75% del tiempo de clases


Notable crecimiento de la acuicultura

En los últimos 20 años, la acuicultura en Europa y América registra un notable incremento. Estadísticas internacionales indican que en 1993 representaba el 16% de la producción pesquera mundial y el 23% del aporte alimentario. Esas cifras han crecido por el descenso en el volumen de las capturas en aguas abiertas.

En el mundo, la pesca es un recurso cada día más escaso, fundamentalmente por la depredación cotidiana de las flotas que operan en los mares. En ellas prevalece un marcado interés económico y la protección de los frágiles sistemas, es sólo una declamación de buenas intenciones. Los recursos ictícolas de los pueblos son bienes que deben preservarse. Es un tesoro de la humanidad que puede extinguirse.


Mendoza tiene notables ventajas comparativas

Por Serafín García Sáez

Editor Suplemento Campo

La cría de truchas arco iris no sólo hay que visualizarla como una oportunidad económica o fuente de trabajo; tiene futuro. Los consumidores de carnes blancas del mundo exigen mayores garantías de salubridad, calidad, protección del ambiente y la trazabilidad que asegure autenticidad desde sus orígenes hasta las etapas de elaboración y puesta en góndola.

Para su producción Mendoza tiene notables ventajas comparativas: recursos humanos, agua de excelente calidad, sitios libres de contaminación ambiental, ubicación geográfica privilegiada como puerta del Mercosur, incipiente experiencia en trazabilidad, creciente interés turístico-gastronómico...

Si bien los factores enunciados permiten trazar fortalezas y oportunidades, hay que resaltar que la acuicultura no disminuye ni contamina los caudales y bien estructurada -respetando las normas que dictan los organismos de control- no altera el ecosistema.

Además, no desplaza a otras actividades del campo, revaloriza predios o parajes cercanos a las fuentes de agua, incorpora mano de obra rural y puede ser orientado como una atractiva alternativa agroturística y gastronómica.

En los proyectos el Departamento General de Irrigación, las organismos de Turismo y los municipios juegan un papel fundamental, deben apoyarlos con promoción, beneficios impositivos, pagos de servicios y tasas.

La cría de peces en cautiverio significa:

1 Utilizar y revalorizar terrenos no aptos para las explotaciones agropecuarias.

2 Una puerta abierta a negocios para pequeños y medianos emprendedores o empresas.

3 Crear fuentes de trabajo con recursos humanos especializados y vigorizar el arraigo de jóvenes campesinos.

La cría de truchas arco iris tiene futuro y en Mendoza todo está por hacerse. Manos a la obra.

Más notas de esta sección
Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados