Vender churros, una opción para salir de la calle

El dueño de Churrico dio trabajo a 12 chicos que ofrecerán sus productos en dos carros.

Edición Impresa: domingo, 07 de abril de 2002
Vender churros, una opción para salir de la calle

Ilusión. “Vamos a poder ayudar a nuestras familias”, dicen.

Notas relacionadas

Celeste Polidori cpolidori@losandes.com.ar

Crecieron en las calles. Sufrieron la discriminación de muchas personas, de los que no confiaron en ellos, de los que no les dieron para comer, de los que miraron su ropa de reojo con una mueca que se aproximaba, en muchos casos, al asco. Gracias al destino y a la gente que piensa que aún se pueden cambiar las cosas, consiguieron un hogar. Comenzaron la escuela y lograron que su vida girara 180 grados. Tanto que ahora hasta tienen trabajo.

Los chicos de la casa Puente Afectivo van a vender los famosos churros de Churrico para juntar algo de plata. Con estos pesos piensan ayudar a sus familiares, pagar los impuestos del albergue y, por último, sueñan con comprarse ropa y útiles. A lo único que le temen es al rechazo de las personas, pero -como las ilusiones son mucho más intensas que este miedo- mañana van a salir igual.

El proyecto surgió hace algunos meses. Entonces, Marcelino Altamirano, quien creó la casa, y su vecino Daniel Agüero, dueño de Churrico, pensaron que los chicos (en el tiempo libre que les deja la escuela) podían aprender a trabajar. Hoy ya llevan un mes concretando el sueño, arreglando los carritos y recibiendo capacitación.

Mañana, muchos se van a levantar con un nudo en el estómago. Van a ofrecer los churros en Tribunales, la Legislatura y la Casa de Gobierno. Si los dejan entrar, todo va a salir como esperan. Es que, según lo que contó Marcelino, en algunos de estos edificios aún no autorizan a los menores para realizar estas tareas. La explicaciones son muchas;una de ellas es el “miedo que tienen porque son chicos que han salido de la calle”, resaltó Altamirano.

Aún así van a intentarlo, porque todos coinciden en que tienen muchas ganas de crecer y de mejorar sus vidas. “Yo conocí a Marcelino hace tiempo, me gustó mucho lo de la casa y me fui acercando. Antes robaba y me drogaba; también estuve en el COSE. Cuando salí quise cambiar, y allí logré ir a la escuela”, cuenta Walter Facio (17 años) uno de los chicos que vive en Puente Afectivo.

“Ahora voy a trabajar. Con la plata que junte quiero ayudar a mi familia, a la casa y tengo ganas de comprarme ropa”, se ilusiona Walter.

Una historia conmovedora es la de Luis Valdez, de 16. Para él la vida no ha sido nada fácil. Sin titubeos Luis dijo: “Yo también deambulaba por las calles, robaba y me drogaba. Me costó mucho aceptar la casa y ahora estoy muy contento. Con la plata quiero ayudar a mi hermana que está en la calle y que tiene 15 años”.

Paso a paso

En principio van a circular con dos carritos llenos de churros. Es que primero quieren hacer un período de prueba. Si todo resulta bien se van a sumar tres carros más. La casa hospeda a 14 chicos. Y todos van a poder involucrarse con el proyecto.

Otra de las ideas, que ya está casi concretada, es la Feria Franca Los Gorriones que va a funcionar ubicada en la calle Suipacha 208, de ciudad. Este emprendimiento tiene el apoyo de la Subsecretaría de Desarrollo Social. Los objetivos son muchos: crear una biblioteca popular, un espacio para la cultura y seguir abriendo viviendas para poder hospedar a más chicos. Pero para eso - explicó Altamirano- “necesitamos de la mano solidaria de la sociedad mendocina y de los empresarios”.
Más notas de esta sección
  • El reino de la noche alternativa en Mendoza

    El reino de la noche alternativa en Mendoza

    Boliches gays, fiestas “nómades”, cafés con mozas en bikinis, muestras culturales donde conviven el body art y la gastronomía son las caras de una movida que crece.

  • Crece la fe en la Difunta Correa

    Crece la fe en la Difunta Correa

    Queda en pleno desierto sanjuanino, pero ocho de cada diez promesantes son mendocinos. Alrededor de su imagen se levantan los recintos con vestidos de novias, patentes de auto, maquetas de casas, fotos de equipos de fútbol campeones y otras ofrendas en señal de agradecimiento. En Semana Santa fue uno de los destinos turísticos más elegidos.

Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados