Aplican en las escuelas talleres educativos para adolescentes

Concientización vial, ciudadana y para la salud.

Edición Impresa: viernes, 06 de abril de 2001
La diversión y el juego en medio de técnicas “no tradicionales” de enseñanza, como son los talleres, parece ser el mecanismo más adecuado para desarrollar, en los adolescentes, el interés respecto de diferentes temáticas.

La salud, la educación vial y la inserción en la sociedad como ciudadanos, de acuerdo con las características propias de la edad, son los tres ejes en los que se centra la propuesta a desarrollar en diferentes instituciones del Nivel Medio.

De esa manera, el nuevo programa “Jóvenes para el Cambio - Crecer y Educarse”, tiene como objetivo “promover conductas, actitudes y valores que contribuyan a la construcción de estilos de vida positivos a partir del conocimiento, la capacitación, la reflexión y el intercambio”.

Este plan, a cargo del Instituto Provincial de la Juventud, dependiente de la Secretaría General del Gobierno de Mendoza, se desarrollará en escuelas de toda la provincia.

Asimismo, las instituciones educativas fueron elegidas en base a las necesidades y problemáticas que más afectan al departamento y de acuerdo a si la zona es urbana o rural.

La metodología para desarrollar los tres temas se aplicó por primera vez ayer en la escuela 4-121 de Guaymallén. En esta ocasión, se desarrolló el taller de educación vial, diseñado en el marco de “la fomentación del desarrollo, la competencia y las habilidades del adolescente”.

Los ejes restantes: educación para la salud (sexualidad, embarazos, enfermedades de trasmisión sexual) y educación ciudadana (derechos humanos y de los jóvenes, formación de centros de estudiantes), serán difundidos bajo el mismo método.

En un primer momento, los chicos se mostraron entusiasmados cuando el grupo de teatro “La Pericana” representó varias escenas de la vida cotidiana, en la que los chicos comienzan a manejar. Y en las que se reflejaron los riesgos de accidentes automovilísticos y la mejor forma de prevenirlos. De esta manera, se hizo hincapié en la falta de control y de responsabilidad al conducir.

Si bien el objetivo educativo que tiene el taller es beneficioso en cuanto a la información, existe, en su puesta en práctica, un alejamiento de la realidad vivencial de los chicos. Algunas de sus expresiones reflejaron esto. Por ejemplo, cuando veían a un chico conduciendo y tomando alcohol, prevaleció lo “gracioso” a lo “irresponsable”.
Más notas de esta sección
Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados