Más Deportes Lunes, 17 de julio de 2017 | Edición impresa

Zapatillas fundamentales

Las primeras las hizo All Stars en 1917 y marcaron toda una época. Puma fue la primera marca que le puso nombre de un jugador a uno de sus modelos y Nike hizo explotar el mercado desde que se unió con Michael Jordan desde su llegada a los Chicago Bulls.

Por Redacción LA

La historia de la zapatillas de basquet nace junto con la historia del juego en sí misma.  Allá por 1891, el profesor canadiense James Naismith, inventó el juego en Estados Unidos. Sin embargo, las primeras zapatillas deportivas diseñadas para la actividad fueron presentadas en 1917. Converse lanzó su zapatillas All-Star. Desde ese preciso momento, el calzado exclusivo se convirtió en un negocio internacional. 

Esas zapatillas eran compuestas únicamente por goma y lienzo. En su concepción fue diseñada para ser un calzado de élite . En 1921, el jugador Charles "Chuck" Taylor se unió a un equipo patrocinado por la Sociedad Converse a la que llama a Converse All Stars. Mientras enseñaba los fundamentos del juego, vendió las zapatillas de All Star. Como vendedor y el atleta para la empresa, Taylor también hizo mejoras en las zapatillas que amaba.

Sus ideas  fueron diseñadas para proporcionar una mayor flexibilidad y apoyo, y también incorporaron un parche para proteger el tobillo. Poco después, las zapatillas estaban siendo usadas por los atletas en los Juegos Olímpicos, y durante la Segunda Guerra Mundial los soldados estadounidenses también comenzaron a llevar All Stars.

Mientras Chuck Taylor podría haber sido el primer jugador en tener su nombre en una zapatilla de basquet, Walt “Clyde” Frazier fue una de las primeras estrellas de la NBA en firmar un calzado. En 1973, la empresa de zapatillas Puma se acercó a la estrella de los New York Knicks para tener su nombre en un modelo.

Nike y Michael Jordan

Sin dudas, la unión entre Michael Jordan y Nike, cambiaron la historia del marketing deportivo. En 1984, la marca contrató al joven que llegó a los Chicago Bulls. A los pocos años, se convirtió en un ícono mundial con las “Air Jordan”, tanto que un año después Nike había vendido por la franquicia de “Air Jordan” la friolera de 100 millones de dólares. Majestuoso.