• Viernes, 15 de mayo de 2015
  • Edición impresa

Violencia de género: desde 2008 asesinaron a 20 chicas de 14 años

#NiUnaMenos es la consigna que moviliza a gran parte del país para manifestarse contra este flagelo el 3 de junio. En Mendoza será a las 17 en Garibaldi y San Martín.

Télam

Con los datos de un informe de la Defensoría General de la Nación, desde el sitio Infojus armaron 10 láminas para visualizar la información sobre femicidios de forma clara y concisa, y concientizar sobre la violencia de género en la Argentina.

En los últimos siete años 20 adolescentes de 14 años murieron en situaciones de violencia de género, realidad que hoy impacta en la sociedad por el femicidio de Chiara Pérez, de la misma edad, embarazada y víctima de un crimen -confesado por su novio de 16- que generó la convocatoria a una movilización nacional para el 3 de junio con la consigna #NiUnaMenos y alertas sobre maltrato en los noviazgos. En Mendoza la movilización será el mismo día a las 17 en San Martín y Garibaldi de Ciudad.

"Hay que pasar del espanto a ocuparse de lo que transmitimos a nuestros jóvenes, de las prácticas violentas en la familia donde esos adolescentes se socializan", reflexionó Laura Rozados, comunicadora y educadora que dirigió un proyecto sobre relaciones violentas en noviazgo en la Universidad Nacional de Entre Ríos.

"Existe una naturalización de la violencia en chicas y chicos y ausencia de adultos que ayuden a reflexionar", aportó por su parte la terapeuta corporal Adriana Potel, quien desde Córdoba está a cargo del proyecto Jakairá de la fundaciones Children Action y Kaleidos, que trabaja con adolescentes en la zona de Traslasierra desde hace ocho años.

"Observamos alarmadas cómo, a pesar de los avances sociales y legales, no sólo no hemos logrado romper con los rígidos roles de género que estigmatizan a varones y a mujeres, sino que las nuevas generaciones continúan reproduciendo los mismos estereotipos. Las jóvenes construyen la idealización del 'amor romántico'", consideró Ada Rico, de La Casa del Encuentro.

Esta ONG es la que brindó, a través del Observatorio de Femicidios Marisel Zambrano, los datos estadísticos que muestran que entre 2008 y 2014 hubo 145 femicidios de jóvenes de entre 13 y 18 años, 20 de los cuales tuvieron como víctimas a chicas de 14, la misma edad que tenía Chiara Pérez cuando fue asesinada esta semana en Rufino, Santa Fe.

"A amar se aprende" es un portal que invita a reflexionar sobre "el amor que hace bien; si no es otra cosa", una iniciativa de Naciones Unidas, Fundación Avon y la ONG Trama.

En tanto, "Ni príncipes azules ni princesas rosas" es un video donde estudiantes de la secundaria hablan sobre vínculos violentos en sus relaciones.

Estos recursos están disponibles para ayudar en el diálogo entre adultos y jóvenes. "La alarma social existe, pero también la idea de que lo que le pasó a Chiara, le paso a otros, no a mí. El desafío es mirar qué mensajes y actitudes circulan en la familia para que los chicos se relacionen violentamente", destacó Rozados.

De los 145 femicidios de adolescentes de entre 13 y 18 años, la edad de los victimarios, en 19 casos, no supera la mayoría de edad, lo que muestra que "desde muy jóvenes los varones establecen que las mujeres pueden ser objetos de su propiedad y de esa manera pueden hacer uso de sus cuerpos aun hasta el límite de ultimarlas físicamente", analizó Carmen Villalba García, coordinadora jurídica de La Casa del Encuentro.

El impacto del femicidio de Chiara derivó también en una convocatoria espontánea, a través de las redes sociales, que se viralizó para realizar una concentración el próximo 3 de junio en la esquina del Congreso de la Nación y en distintas capitales provinciales a partir de las 17.

La consigna es #NiUnaMenos, en alusión a las mujeres que faltan a raíz de los femicidios. El femicidio de una nena embarazada "no sólo debe alarmanos, también debemos ocuparnos. Y es urgente", resaltó la profesional entrerriana.

 

Legisladores piden declarar estado de emergencia

El incremento de los hechos de violencia de género y femicidios que ocurren en la provincia necesita de la implementación de medidas urgentes que permitan abordar este sensible tema de una forma rápida y eficiente. Así lo manifestaron las legisladoras radicales provinciales y nacionales. Y, ante esta situación, la diputada Lorena Meschini pidió que se declare Emergencia Pública por Violencia de Género en Mendoza.

A través de un proyecto presentado en la Legislatura, se faculta al Poder Ejecutivo Provincial a disponer y reasignar las partidas presupuestarias necesarias para la prevención y tratamiento de la violencia contra las mujeres. Además, se invita a los municipios a sumarse a esta iniciativa.

La iniciativa fue elevada además por las diputadas provinciales Beatriz Varela, Pamela Verasay, Liliana Pérez y Julia Ortega; y contó con el apoyo de las senadoras provinciales Claudia Najul, Milagros Suárez, María Quiroga y Norma Corsino, junto a la legisladora nacional Patricia Giménez y la candidata a vicegobernadora Laura Montero.

"Este problema de la violencia, si bien es cultural, necesita la formulación y ejecución  de políticas públicas contundentes. El 50% de las mujeres asesinadas en nuestro país son víctimas de violencia de género, generalmente en un ámbito doméstico", comentaron las legisladoras radicales y agregaron: "Cada 31 horas una mujer muere en manos de un asesino, sólo por el hecho de ser mujer. Esto, sin dudas, es un problema cultural y de seguridad".

A lo que agregaron: "La sensibilización sirve para movilizar, pero si no tenemos políticas públicas y profesionales preparados, la cantidad de femicidios, no van a bajar en números".

En el proyecto, Meschini sostiene que en nuestro país existe la Ley de Femicidio, la cual incorpora modificaciones del artículo 80 del Código Penal, con el objeto de agravar las penas para estos casos o de asesinatos cometidos por violencia de género.

Y agrega: "La realidad nos muestra a diario que una ley o política pública sin presupuesto adecuado no es aplicable, y que el Gobierno de esta forma pasa a ser de un facilitador a un organismo burocrático que no puede brindar las soluciones requeridas".