Mundo Club House Lunes, 11 de septiembre de 2017

Un fantástico pub rumano estilo steampunk

Te invitamos a viajar con nosotros a Cluj-Napoca, para descubrir una joya del diseño, la estética y la tecnología del estilo steampunk.

Por Redacción CH

Este fantástico pub rumano está decorado con estilo steampunk, movimiento artístico-cultural que combina la estética victoriana con la tecnología de ese siglo XIX para crear historias u obras adscritas al género fantástico o de ciencia ficción. El término fue ideado por el escritor actual K.W.Jeter, aunque buena parte de las novelas de Julio Verne y H.G. Wells se pueden encuadrar perfectamente en esa línea.

Con el tiempo, el steampunk se ha ido extendiendo, saltando al cómic, al cine, a la música, a los vídeojuegos, a la moda e incluso a la sociología, ya que hay grupos de fans que visten así y se reúnen en bares y clubes decorados ad hoc.

En Rumanía, podemos encontrar una auténtica joya steampunk. Concretamente en la localidad de Cluj-Napoca, donde el estudio de diseño El Sexto Sentido ha ambientado un pub dentro de los cánones de esa tendencia. Se llama Joben Bistro y tomarse una cerveza en alguna de sus mesas debe ser una experiencia fantástica -nunca mejor dicho- para quienes gustan del género.

Entrar en el Joben Bistro es como convertirse en protagonista de alguna historia steampunk, ya que paredes y techos están adornados con la parafernalia típica: zepelines, velocípedos con hélice, compresores, válvulas, tubos de cobre y latón, viejas fotografías en blanco y negro, bielas, grabados, imágenes de animales con anteojos, caballeros con chistera y máscara antigás, etc… Todo ello combinado con la calidez de la madera de las mesas, el cuero acolchado de los asientos y una hábil iluminación graduable.

El pub tiene tres estancias, cada una con sus propias características, donde se aúnan, tecnología, arte, decoración y ocio. Para los parroquianos, tomarse unas copas y conversar con los amigos seguro que es compatible con dedicar parte de la atención a descubrir poco a poco todos los imaginativos detalles que les rodean. Y esperar a ver si aparecen entre la penumbra, el capitán Nemo o Robur el Conquistador.