El cruce Viernes, 10 de febrero de 2017 | Edición impresa

Triunfo de la fuerza patriota en Coquimbo

El teniente coronel José Manuel Cabot celebra los triunfos obtenidos en la intendencia de Coquimbo. Ese mismo día recibe la adhesión a la causa independentista de La Serena, capital de dicha intendencia.

Por Eliana Fucili Incihusa - Conicet Facultad de Derecho, UNCuyo

El 10 de febrero, el teniente coronel Cabot comunica al general San Martín los triunfos alcanzados en la provincia de Coquimbo y anuncia su inminente marcha hacia la capital de esa región, La Serena.

Además da cuenta del servicio de espías y los pormenores en la intercepción de correspondencia a los realistas. Dichos recursos fueron una estrategia sanmartiniana muy eficaz. 

En efecto, el avance de las tropas fue seguido de una activa política de propaganda a través de la difusión de proclamas y la puesta en marcha de una nutrida red de espías dedicados a confundir al enemigo y a recabar información útil.

De esta forma, se logró componer un tejido de apoyos locales que tuvo un rol clave al momento de sostener el avance sobre el territorio, reunir víveres y engrosar el número de reclutas de las tropas patriotas. 

Algunos de esos personajes dieron sus primeros pasos en la vida pública al calor de la Revolución, y luego de emigrar a Cuyo, prestaron su colaboración en la gesta libertadora a través de servicios de espionaje, el tendido de redes y el servicio de las armas.

Entre ello se destacan las figura de Manuel Antonio Recabarren, Domingo Pérez, Juan Pablo Ramírez, Antonio Merino, Patricio Ceballos.  

Ese mismo día, la ciudad de La Serena comunicó al teniente coronel Juan Manuel Cabot su “satisfacción y regocijo” frente a la noticia de la inminente llegada de las tropas libertadoras y manifestaban su plena adhesión a la “sagrada causa”.

Inmediatamente después, los vecinos de la ciudad fueron convocados para elegir nueva autoridad tras la fuga de las autoridades vigentes. 
 

La Serena, 10 de febrero de 1817.
Acta de la elección del gobernador político y militar de La Serena, Manuel Antonio de Iribarren

“En la ciudad de La Serena del reino de Chile en el día diez del mes de febrero de 1817, hallándose este pueblo acéfalo por la inesperada fuga del señor subdelegado y demás autoridades que se hallaban constituidas, teniendo como prudentemente es de creer que no habiendo quien gobierne se introduzca el desorden y sufra este pueblo los incalculables males a que está expuesto todo vecindario, que carece de una autoridad a quien se le preste toda sumisión y respeto, que conserva el buen orden; los vecinos de él previendo estos males se han reunido en esta sala a fin de proveer de este necesario remedio, según lo exigen las actuales circunstancias, poniéndolo en planta por aclamación unánime, ha resuelto nombrar, como efectivamente nombra por gobernador político y militar, y con todas las facultades que se requieren al señor don Manuel Antonio de Iribarren, capitán de artillería, de cuya actividad, celo y amor a la patria se espera el favorable resultado que corresponde a esta confianza.

“Y respecto a la urgencia del tiempo, recíbasele y désele posesión de tal empleo de gobernador político y militar, como va expresado, sacando el correspondiente testimonio, desde parte oficial al señor comandante de la expedición destinada a este pueblo, don Juan Manuel Cabot, que es fecha en la ciudad de La Serena en el mes y año ya citado.

“José Fernando Baras – Doctor Juan Aguirre – Doctor José María Argandoña -  Pablo Garriga – Pedro Juan Osorio – Cecilio Ramos – Esteban Orostegui – Nicolás Aguirre – Francisco Bascuña – Juan Martín Gallo – Ramón Varela – Manuel José de Argandoña – José Agustín Barros – José Salvador Sopian – José Gregorio Heras – Matías de Argendoña – Lucas Hilario de Iglesias – José Gabriel Real – José Juan de Dios Rodríguez – Pedro Pascual Álvarez – Se firmó: Meri – Baltazar Rojas – Antonio Aguirre – Ante mi: Pedro Nolasco de la Peña – Antonio Aguirre – Ante mi: Pedro Nolasco Peña – Escribano público y minas.” 

Días más tardes, Cabot y sus fuerzas lograron ingresar y tomar posesión de La Serena. Según el parte dirigido a San Martín, al arribar al lugar Cabot y sus hombres fueron recibidos “por el gobernador y todo su pueblo, entre los mayores transportes de gozo, vivas y aclamaciones de júbilo y alegría; el 16 se celebró una solemne misa de gracias y Te Deum, á que asistí con mis oficiales y tropa”.

 

Siluetas biográficas

Manuel Antonio Recabarren, abogado y militar. 
 

Origen. Nació en La Serena, en 1769. En Chile. En 1811 fue electo como diputado por Coquimbo para integrar el primer Congreso Nacional. 

Gesta sanmartiniana. Tras la derrota de Rancagua, en 1814, Recabarren emigró a Mendoza y, posteriormente, se incorporó al Ejército de los Andes. 

Retorno. Luego de la batalla de Chacabuco, participó activamente en la política chilena y ocupó diversos cargos públicos, tanto en Santiago como en Coquimbo y Talca. Asimismo realizó una ascendente y reconocida carrera militar en su país.

Domingo Pérez, amigo de O’Higgins, y proveedor del Ejército y hacia el final de la Patria Vieja. 

Gesta sanmartiniana. Una vez que emigró a Mendoza, entabló amistad con San Martín, quien le confió la Proveeduría del Ejército; y el estudio para la explotación de los minerales de la zona de Jáchal, en la cordillera de San Juan.

Asimismo le asignó la tarea de “pasar a Chile a indagar, espiar y ver con mayor certeza el estado de aquel desgraciado país”.

 

Bibliografía

- Camilo Alarcón Bustos, “Soldados sin ejército: la vida de la emigración militar patriota en las Provincias Unidas del Río de la Plata (1814-1817)”, Cuaderno de Historia Militar, Chile, N° 5, (2009), pp. 29-62.
- Beatriz Bragoni, San Martín de soldado del rey a  héroe de la Nación, Buenos Aires, Sudamericana, 2010.