Sociedad Jueves, 3 de noviembre de 2016

En una decisión judicial inédita, la mona Cecilia será trasladada de Mendoza a Brasil

La chimpancé que habita el Zoo provincial fue declarada “sujeto de derecho no humano”. La llevarán a una reserva especial.

Por Ignacio Zavala Tello - izavala@losandes.com.ar

La chimpancé Cecilia, uno de los habitantes más queridos del zoológico mendocino, está más cerca de abandonar estas tierras y pasar sus días en una reserva para grandes simios en Brasil. En un fallo inédito en la provincia, la Justicia la consideró sujeto de derechos y allanó el camino para su traslado.

Desde hace años el destino de la chimpancé de unos 30 años, que quedó sola en su recinto luego de que murieran sus compañeros Charlie y Xuxa, estuvo en disputa entre ambientalistas y funcionarios de turno. Ese litigio terminó en la Justicia cuando la Asociación de Funcionarios y Abogados por los Derechos de los Animales (Afada) presentó un hábeas corpus ante el Tercer Juzgado de Garantías, a cargo de María Alejandra Mauricio.

La magistrada resolvió hoy hacer lugar al pedido de la ONG y considerar que Cecilia es “sujeto de derecho no humano, específicos de su naturaleza”.

“Se les reconocen derechos a los animales en tanto su esencia animal. No estamos hablando de derechos civiles contemplados en el Código Civil, sino de derechos propios de su especie: su desarrollo, su vida en su hábitat natural”, explicó a Los Andes la jueza.

“Como no hay ninguna vía procesal especifica para restablecer la situación cuando se han vulnerado los derechos del animal, hago lugar como vía procesal estrictamente sujeta a las necesidades del planteo de la ONG”, agregó la magistrada para justificar su decisión, plasmada en la resolución firmada hoy.

Cuando las nuevas autoridades de la Secretaría de Ambiente asumieron su cargo, Mauricio citó nuevamente a las partes para que tuvieran conocimiento del proceso legal que se seguía con el fin de buscar el bienestar de la mona Cecilia.

“El Gobierno actual se allanó a la petición y prestó conformidad”, apuntó Mauricio.

Y añadió: “El secretario de Ambiente, (Humberto) Mingorance y (el jefe de Gabinete de esa cartera) Eduardo Sosa estuvieron de acuerdo con el traslado y pidieron 6 meses para llevar a cabo los trámites”.

El plazo para definir el traslado de la chimpancé, que vivió casi toda su vida en cautiverio, venció a mediados de octubre pero la magistrada les extendió el plazo a las autoridades ya que entiende que se trata de un proceso muy complejo. La jueza Mauricio adelantó que esas gestiones “están muy avanzadas” y todo indica que a mediados o fines de diciembre Cecilia vuele a la reserva especializada en grandes simios ubicada en Brasil.

“Conforme lo acordado por las partes, les di tiempo hasta el inicio del otoño para realizar el traslado, cuando todavía las temperaturas aquí son agradables", continuó la magistrada.

"No quiero que la chimpancé pase otro invierno en Mendoza”, cerró la jueza Mauricio.

El traslado al santuario brasileño es respaldado por autoridades de la ONG internacional Proyecto Gran Simio (PGS) y por Afada. En el santuario de chimpancés de Sorocaba, ubicado en San Pablo, Cecilia podrá compartir sus días con otros ejemplares y recibirá cuidados específicos en un hábitat adaptado a sus necesidades. Así podrá dejar atrás la tristeza que se percibe en su rostro mientras deambula sola en su pequeña jaula.

Satisfacción del Gobierno

El secretario de Ambiente y Ordenamiento Territorial, Humberto Mingorance, explicó que las gestiones están muy avanzadas y todo indica que el traslado se concretará durante la segunda quincena de diciembre, con el aeropuerto Francisco Gabrielli ya habilitado tras las reformas.

“Hemos venido haciendo las gestiones para trasladar a un animal de un país a otro, algo que es complejo porque se busca preservar el bienestar de los animales y tener un control del tráfico. Ya tenemos el certificado internacional CITE de Brasil, que es el país receptor, y el de Argentina lo están por emitir”, apuntó Mingorance.

Y agregó: “Falta que nos entreguen el habitáculo contenedor donde va a ser trasladada Cecilia. Antes tiene que estar en cuarentena de 30 días para garantizar su estado de salud. Una persona la evalúa y le da de comer y se sigue con sus prácticas para que juegue y mantenerla activa”.

El traslado implica un viaje aéreo de 3 horas y media. Cecilia viajará en un recinto contenedor fabricado bajo normas internacionales en el que contará con un recipiente para contener los excrementos, agua y comida. Además, un veterinario viajará a su lado durante todo el vuelo, según detalló Mingorance.

Proyecto Gran Simio, cuya sede central se ubica en Madrid, España, se hará cargo de los gastos del traslado.

"Cecilia no podía seguir viviendo en esas condiciones", apuntó Mingorance

“No tenemos antecedentes de traslados de animales de esta manera; puede haber llegado a suceder hace años un intercambio de animales con zoológicos dentro del país, pero nunca de estas características. Cecilia no podía seguir viviendo en esas condiciones, por eso estamos muy contentos. Esta medida judicial inédita refuerza nuestro proyecto de transformar el zoológico. Y Cecilia no va a ser la única que va a ser trasladada. Estamos trabajando en otras líneas con otros animales para que sean trasladados y tengan una mejor calidad de vida”, sentenció Mingorance.

Que conste en actas

Entre los argumentos que llevaron a Afada a presentar un hábeas corpus figuran que “Cecilia ha sido privada ilegítimamente y arbitrariamente de su derecho de la libertad ambulatoria y a una vida digna por parte de autoridades del zoológico”.

En la resolución judicial también figura la denuncia de los ambientalistas de que el estado de salud físico y psíquico de la chimpancé “se halla profundamente deteriorado y empeorando día a día con evidente riesgo de muerte”.

En la presentación de Afada tambien se remarcó que era “deber del Estado ordenar urgentemente la libertad de esta persona no humana, que no es una cosa y, por ende, no puede estar sujeto al régimen jurídico de la propiedad sobre la cual cualquier persona pueda tener el poder de disposición de ella”.

“La chimpancé Cecilia se encuentra viviendo de modo absolutamente solitario, sin ningún tipo de compañía de sus congéneres, siendo que los chimpancés son animales extremadamente ‘sociales’, sin ningún espacio verde o árboles para ejercitarse ni tampoco algún enriquecimiento ambiental, como instrumentos y juegos para entretenerse”, agregaba Afada en sus demandas.

La jueza María Mauricio entendió que “la mayoría de los animales y, concretamente, los grandes simios son también de carne hueso, nacen, sufren, beben, juegan, duermen, tienen capacidad de abstracción, quieren, son gregarios”, según se lee en su resolución.

“La categoría de sujeto como centro de imputación de normas ( o “sujeto de derecho”) no comprendería únicamente al ser humano sino también a los grandes simios. La acción de habeas corpus, en el caso que nos ocupa, ha de ajustarse estrictamente a preservar el derecho de Cecilia a vivir en un medio ambiente y en las condiciones propias de su especie”, sentenció la magistrada en el expediente P-72.254/15 que ordenó de forma inédita mejorar las condiciones de vida de la chimpancé.

Antecedente

El antecedente legal en Argentina se remonta a fines de 2014 cuando la Cámara Federal de Casación Penal reconoció a una orangutana Sandra del zoológico de Buenos Aires como un sujeto de derechos concediéndole la protección a través de ese recurso que también presentó Afada.