Estilo Viernes, 15 de mayo de 2015 | Edición impresa

Tortas de autor, obras de arte a la medida

Silvia Favero es una de las referentes a nivel nacional, en “cake design”, o diseño de tortas premium. En esta nota, nos acerca tres recetas especiales para decorar cada una de ellas.

Por Analía de la Llana - adelallana@losandes.com.ar

Definitivamente no hay límites para la creatividad, y más si se cuenta con un talento especial para ello. Así lo explica la especialista bonaerense Silvia Favero: “desde que tengo memoria hago tortas porque mi tía era la repostera de la familia, y llevaba a cabo tortas híper decoradas.

Yo comencé a adentrarme con ella en este mundo y me interioricé de esta manera en la cocina en general. Además mi mamá hacía pinturas, esculturas, y grabados, entonces el arte también se sumó para influirme”.

Silvia es la fundadora de estudio donde la cocina y el diseño se combinan para inventar tortas que son pequeñas obras de arte: únicas y con el inequívoco sello de la “cake designer local”. Este viernes estará en el barrio privado La Bastilla (Las Heras) para dar un seminario sobre decoración de tortas, al que asistirán muchas fanáticas.

 

Arte en el diseño
Este proceso exige la inversión de hasta varias semanas y la aplicación de una amplia variedad de técnicas que Favero trajo de afuera y también desarrolló de manera personal, adaptándose a nuestro mercado.

Y lo mejor de cada creación es que toda la decoración presente en cada torta se puede comer: desde la flor gigante hasta el collar de perlas, desde el moño de lazo hasta el zapato de novia, todo está desarrollado con materiales deliciosos para el paladar.

“Adoro todo este mundo desde siempre, imaginate que hasta me hice mi propia torta de 15 años, de dos pisos y con columnas”, detalla riendo a Estilo.

- Sin embargo te dedicaste antes a otras áreas impensadas para este mundo...

- Soy analista de sistemas, trabajé en consultoras, en administración de empresas, cualquier otra cosa. Sin embargo siempre tuve en mente el tema del diseño y creatividad con las manos. Me fascinaba dibujar y pintar. Todo empezó cuando mi hija tuvo que hacer una cookies dibujadas para el colegio y se vendieron en dos minutos.

Luego las mamás comenzaron a encargarme más, una cosa llevó a la otra y seguí haciéndolas. Hasta que me encargaron una torta y ahí ya no me animé, porque si lo hacía tenía que hacerlo bien. Entonces decidí capacitarme.

- ¿A dónde fuiste?

- Estudié en Buenos Aires y cuando pude viajar, el primer curso que realicé fue con  Colette Peters en Chicago, viene desde hace años haciendo tortas, cursos y libros: es una genia. De ahí tuve una base más firme como para empezar a investigar y realizar mis propias técnicas.

Algo que es necesario porque nuestra materia prima está más quedada respecto a Europa, en donde está mucho más avanzado y desarrollado este tema. Como tenemos materia prima muy básica hago mezclas de productos. Por eso también realizo mis seminarios, como una manera de que se pueda aprender a hacer algo parecido de lo que hay afuera, pero con lo que se tiene.

- ¿Qué es lo más complejo en las tortas de autor?

- Lo más difícil es lo más básico. Hacer una buena torta, sacando la decoración de tu mente implica armarla bien: desde el bizcochuelo, cómo se hacen los cortes, cómo se rellenan, hasta con qué cubrir la torta antes de forrarla con la pasta de azúcar que todos vemos (blancas o de colores). También cómo hacerla y la técnica para eso.

Vos podés entregar una torta blanca, que para estar perfecta tiene que tener: una altura y proporción determinada, además de gran presencia. Así tienen que verse las tortas, elegantes y altas. Algo que también enseño a lograr.

- ¿Cómo es el proceso creativo en decoración?

- Algunos vienen con la idea muy clara, mientras otros lo dejan a mi criterio. Hago dos o tres bosquejos y propuestas y se llega a un acuerdo con el cliente.

- ¿Cuál es el objetivo final de cada una de tus creaciones? 

- Conseguir que la torta sea tan protagonista como, por ejemplo, el vestido de la novia. Para que esto suceda, debe tener la calidad y la presencia para merecer ocupar un lugar destacado, debe ser impactante e inolvidable, hecha con los mejores productos y diseñada con gusto y perfección.

 

Manos a la obra

Torta árbol, para los enamorados de la naturaleza

“Esta torta la hice de tres pisos. Pero vos podés hacerla de dos o de uno solo”, aclara la especialista. 

Ingredientes y materiales
 Pasta para forrar (c/n, según el tamaño de tu torta).
 Pasta de goma (c/n)
 Cartulina, 1
 Lápiz, tijera, regla, corta pizza, 1 de c/u
 Fécula de maíz (c/n)
 Colorantes comestibles (c/n de celeste, verde, naranja pastel y negro)
 Pegamento comestible (CMC + agua) c/n 
 Cortantes de flores y de hojas (varios tamaños)
 Escarbadientes, 2
 Cinta de raso verde agua de 0,5 cm (c/n)

Paso a paso
1. Forrá la torta con pasta para forrar previamente teñida de celeste cielo.
2. Sobre una hoja o cartulina hacé el diseño de un árbol fácil con ramas y tronco anchos. El diseño debe medir de alto el tamaño de tu torta terminada.
3. Recortá toda la silueta del árbol y volvelo a cortar horizontalmente en tantas partes como pisos tengas. Para esta torta lo corté en 3 pedazos de 5, 10 y 15 cm. de alto, según la altura de mis pisos.
4. Mezclá y amasá partes iguales de pasta para forrar blanca y pasta de goma blanca.
5. Estirala bien con un poco de fécula para evitar que se pegue a la mesa o al palo, y colocá las siluetas de tu árbol encima. Con una ruedita para pasta, rueda de pizza o un cuchillo filos. Recortá la pasta según tus siluetas.
6. Da vuelta un pedazo de pasta ya cortada, colocá con un pincel un poco de pegamento comestible CMC+agua) y pegá con cuidado sobre la torta.
7. Hacé lo mismo con tus otras partes del árbol y pegalos en los otros pisos coincidiendo con el dibujo.
8. Teñí la mezcla de pastas que te sobró de verde agua y naranja pastel. Estirá las pastas y con cortantes de hojas y flores recortá varios y pegalos con el pegamento a los costados del árbol, por toda la torta.
9. Para el pajarito, dibujá una silueta sobre papel o cartulina y recortala. Estirá pasta de goma blanca al 100% de aproximadamente 4 mm, y usando la silueta de papel, cortá la pasta de la misma manera que cortaste el árbol. Introducí dos escarbadientes pintados de negro como patitas. Dejalo secar por lo menos un día entero (hacelo el día anterior) acostado en una superficie lisa con un poco de fécula debajo. Una vez seco pintale el pico y el ojo, con marcador comestible negro o con un pincelito y colorante en pasta y alcohol. Recortá y pegá un alita color naranja pastel.
10. Para los bordes de cada piso utilizá cinta de raso verde agua de 0,5 cm. para darle una buena terminación.

 

En gris y perlas, si te gustan con “onda elegante”

“El gris es un color que se usa poco, pero es muy elegante y se adapta a cualquier deco que le pongas arriba. Las perlas son un elemento sencillo y fáciles de aplicar con la técnica que te voy a explicar. Y para terminar, las cintas de raso superpuestas en dos colores diferentes suman a la idea. ¿El resultado? una torta sofisticada, despojada y elegante ideal para cualquier ocasión” apunta Favero.

Ingredientes y materiales para la decoración
 Pasta para forrar (1.800 grs. aproximadamente)
 Colorante comestible gris (cantidad necesaria)
 Hoja cuadriculada, 1    
 Marcador, 1
 Alfiler, 1
 Pegamento comestible (CMC+agua, cantidad necesaria) 
 Pincel fino, 1
 Perlitas comestibles (c/n)
 Cinta de raso blanca de 3,5 cm (c/n)
 Cinta de raso blanca de 2,5 cm (c/n)
 Cinta de raso rosa de 1,5 cm (c/n) 
 Glasé real para pegar (c/n) 

El paso a paso
1. Para esta torta de dos pisos, hay que saber que el primero es de 20 centímetros de diámetro y 20 de alto, mientras que el segundo es de 15 centímetros de diámetro por 10 de alto. Podés hacer el primer piso falso y una torta pequeña arriba.
2. Coloreá aproximadamente 1.800 gramos de masa para forrar, combinando una parte de colorante en pasta negra y otra parte de celeste o azul, para hacer un gris más atractivo. Forrá ambos pisos.
3. En una hoja cuadriculada dibujá filas de puntos con un marcador. Cada 4 centímetros dibujás un punto en una fila y hacé la siguiente fila de puntos intercalando de manera tal que te queden los puntos como el número 5 de un dado.
4. Colocá la hoja sobre la torta forrada de manera de no presionar con los dedos la pasta, pero que no se mueva y comenzá a pinchar con un alfiler cada uno de los puntos. 
5. Al retirar la hoja, te van a quedar todas las marcas del alfiler equidistantes, en donde luego vas a colocar las perlitas. De esta manera te asegurás que queden prolijas.
6. Repetí esto alrededor de toda la torta.
7. En cada marca, y con la parte de atrás de un pincelito realizá un pequeño hueco.
8. Colocá pegamento comestible (CMC+agua) con pincel y sumá las perlitas en cada agujerito presionándolas un poco sobre la pasta.
9. Sólo te resta colocar las cintas de raso. Para el piso de arriba utilizá cinta blanca de 2,5 cm. y cinta rosa de 1,5 cm. Colocá primero la blanca y luego la rosa arriba, pegándolas por detrás de la torta con poco de glasé real. Separadamente, hacé con la cinta rosa un pequeño moño y pegalo sobre la misma con un poco de glacé.
10. Para el piso de abajo, utilizar cinta blanca de 3,5 cm. y cinta rosa de 2,5 cm. Pegalas por detrás con un poco de glasé real.

 

Torta multicolor de flores, alegre y original

Para las flores (ingredientes y materiales)
 Pasta de goma, 450 grs. (aproximadamente, dependiendo del tamaño de la flor)
 Colorantes comestibles, 3 (pueden ser violeta, naranja y rosa)
 Fécula de maíz (c/n)
 Cortante en forma de flor, 1

Paso a paso
1. Necesitás hacerlas con pasta de goma al 100%. Cortá tres pedazos del tamaño de un huevo y coloreá cada uno de tres colores diferentes, para este caso utilicé rosa fuerte, violeta y naranja.
2. Integrá las tres pastas, como trenzándolas. La clave está en amasarlas muy poco para que te queden bien veteadas, y no se empiecen a unir los colores formando uno nuevo. 
3. Estirá la pasta finita con un poco de fécula para evitar que se pegue a la mesa o al palo.
4. Cortá por lo menos 6 flores usando un cortante de forma de flor. Si te salen más, mejor, así elegís las más lindas.
5. Dejalas secar en un molde cóncavo o en un cartón de manzanas de la verdulería, para darle forma redondeada. Hacelas el día anterior a la terminación de la torta. 

Tip: Si las hacés con mayor anterioridad, guardalas en una caja fuera de la luz, para que no se decoloren.

Para el armado de la torta (ingredientes y materiales)
 Pasta para forrar (750 gramos aproximadamente)
 Pasta de goma verde (100 gramos aproximadamente)
 Pegamento comestible (CMC+agua) c/n
 Pincel fino, 1
 Cinta de raso rosa, c/n

Paso a paso
1. Para forrar con pasta esta torta (de un piso de 15 cm. de diámetro por 15 de altura) vas a utilizar aproximadamente 750 gramos de pasta para forrar blanca. 
2. Cada 8 cm (aproximadamente) hacé una marca en el borde de la torta donde vas a tener que pegar las flores (serán  seis) para que te queden equidistantes.
3. Con pasta de goma verde hacé los tallos y hojas, y pegalos con pegamento comestible (CMC+agua) al costado de la torta justo donde hiciste las marcas. Agregá las hojas al costado de los tallos.
4. Sobre la marca pegá las flores ya secas con un poco de glasé real y colocá en el centro de la flor una bolita de pasta de goma blanca pegándola con el pegamento. Aplastala un poquito.
5. Para terminar podés hacer un borde rosa con un cortante para bordes o simplemente colocarle una cinta de raso rosa fina que siempre queda muy bien y da terminación a la torta.