Policiales Martes, 19 de septiembre de 2017 | Edición impresa

Testimonios complican a la chica acusada de atropellar al rugbier

Así lo señaló a un medio sanrafaelino, el cuidacoches que, hasta ayer, era el único testigo de la tragedia que terminó con la vida de Genaro Fortunato. Hay otros testimonios.

Por Redacción LA

El caso Fortunato, como se conoció popularmente la muerte de Genaro Fortunato, jugador de rugby de 25 años, ocurrida hace poco más de una semana, a la salida de un boliche de San Rafael, después de ser embestido por su pareja, Julieta Silva (29),  hoy detenida, tuvo este lunes  algunos datos que se incorporarán al expediente en manos de la fiscal Andrea Rossi.

El primero está referido al resultado de la necropsia que confirmó que la muerte de Genaro fue por “aplastamiento de cabeza y cráneo”.

Pero además, también se determinó que el joven tras las pericias toxicológicas practicadas arrojó que tenía 1,8 de alcohol en sangre,  mientras que a la imputada después de las pruebas de aire expirado y examen toxicológico, dieron como resultado 0.7 y 0,8 respectivamente, de alcohol en sangre, es decir que Julieta Silva, al momento del accidente, tenía sólo dos décimas por sobre lo permitido para conducir.

 

Habló el cuida coche

Mientras que fuera del expediente, el portal Sitio Andino, desarrolla una exclusiva entrevista con el cuidacoches, principal aunque no el único  testigo de lo ocurrido aquella madrugada lluviosa a la salida del boliche "La Mona". 

Y en apretada síntesis trata de reconstruir "el estado de ánimo de Silva al salir, por qué cae Fortunato al asfalto cuando acelera su novia y la velocidad en que volvió tras hacer la U y las condiciones del lugar y del clima de esa noche cuando Julieta pisa a Genaro".

En el principio, el joven recuerda que "salen juntos", aunque ella iba "un poquito más adelante que el muchacho".

Después de "acompañarlos" hasta el auto para cobrar, pero al ver "que estaban en medio de una discusión me cruzo al otro lado de la calle"
Más adelante hace referencia a que ella se "mete adentro del auto, arranca y sale ligero, el muchacho se agarra de la parte de la ventanilla y habrá hecho 10 metros o 15 metros cuando se cae al piso, queda sobre la mano izquierda".

 

 

Anoche por TV

El cuida coche si bien no pudo precisar la velocidad, detalló que "me quedó mirándolo, él mueve el brazo para atrás y cuando miro el auto, ya en 150 metros, la mina había pegado la U en medio de la calle, no más como pegando la vuelta para la ruta".

Tras lo cual señala en la entrevista que anoche fue puesta al aire por Televisión Andina, en el programa Curiosos al poder, "Ahí yo lo quedo mirando, y venía ligerísimo, ligero y el pibe estaba en la calle, no le dio ni tiempo de pararse al pibe porque ella lo pasó por arriba directamente, como si nada".

 

Otro testigo

Una novedad que se suma al expediente en la causa que investiga la muerte de Genaro Fortunato surgió ayer, cuando se dio a conocer la aparición de un nuevo testigo presencial del hecho.

Cerca de las 10.15 de este lunes se le tomó declaración a un odontólogo que relató, entre otras cosas, que vio todo desde el asiento trasero del auto de un amigo.

"Estaba feo, llovía o lloviznaba, era una garúa", comenzó diciendo este nuevo testigo. Al contar que vio el momento en que Julieta Silva atropelló a Genaro, indicó: "Miré hacia donde iba el cuidacoches y vi una persona tirada sobre la calle, en forma perpendicular, con su cabeza en dirección a la banquina".

Este hombre, un profesional de San Rafael, dio testimonio ante la fiscal y comentó que él, con otras personas, estaban en el estacionamiento para irse del lugar cuando ocurrió todo. El nuevo testigo presenció el momento en que el auto -conducido por Silva- iba directo hacia Fortunato. 

"Yo calculo que venía a 60 km/hora. A todo esto había una persona tirada en la calle y yo pensé que iba a frenar. Pero no frenó, pasó por encima de la persona que estaba tirada", dijo.