Sociedad Viernes, 10 de julio de 2015 | Edición impresa

Teletrabajo, una alternativa de inclusión

La tendencia mundial a tener la oficina en el hogar se postula como una forma más para que accedan al ámbito laboral, aunque aclaran que no debe ser la única. En Mendoza, todavía reinan los miedos y el desconocimiento a la hora de contratar.

Por Carla Romanello - cromanello@losandes.com.ar

Una computadora y una buena conexión a internet bastan para que cualquier persona pueda trabajar desde su casa en la modalidad conocida como teletrabajo. Esta tendencia mundial que viene creciendo durante la última década, también surge como una alternativa más de inclusión laboral para las personas con discapacidad, ya que permite sortear algunas dificultades con las cuales deben enfrentarse diariamente.

Si bien en nuestra provincia todavía no se está implementando en forma masiva, referentes en el tema le encuentran varias ventajas. De todos modos, aclararon que no debe ser la única manera de incluir a las personas con discapacidad en el ámbito laboral, que debe tenerse en cuenta cada caso y que lo ideal es que sea flexible para que permita algunos días en casa y otros en la oficina.

“Por un lado, satisface la necesidad económica de trabajar y lo hace más fácil”, comenzó a explicar Germán Ejarque, presidente del Consejo Provincial de las Personas con Discapacidad. Una de las ventajas que enumeró es evitar las complicaciones que les presenta el transporte público que todavía no es 100% accesible. Pero por otro lado, el funcionario aclaró que solamente debería utilizarse en algunos casos. “Porque nosotros no queremos que las personas con discapacidad se quede en la casa, sino que tenga una vida social activa”, destacó. 

De hecho Ejarque está trabajando actualmente en el proyecto de modificación de la ley nacional 22.431 -que regula el derecho a las personas con discapacidad y data del año 1981- donde han previsto incorporar el trabajo a domicilio “para las personas con discapacidad que se encuentran imposibilitadas de concurrir al lugar de trabajo”, reza el texto. 

Lo ideal para el titular del Consejo sería la flexibilidad que le permita a la persona estar empleada con la modalidad teletrabajo, pero poder asistir al lugar algunos días para no perder el contacto con el ambiente laboral. “De esa manera se está preservando su vida social y facilitando que pueda trabajar mejor”, señaló.

En el mismo sentido se postuló Juan Carlos González, defensor de las Personas con Discapacidad. “En principio toda forma de trabajo que pueda proveerle esta dignidad a la persona con discapacidad es bienvenido”, manifestó a la vez que reconoció que el teletrabajo es un fenómeno mundial a la que las personas con discapacidad pueden sumarse.

“Lo que no queremos es alimentar la creencia que la persona con discapacidad solamente puede trabajar en la casa, sino que puede hacerlo en cualquier ámbito con determinados apoyos para esa inclusión”, subrayó. Él mismo conoce a algunas personas que han tenido la experiencia de trabajar desde el hogar: “La mayoría en Buenos Aires y muy pocas en Mendoza”, contó.

Superar trabas

Para Stella Maris Rodríguez, presidenta de la Asociación Solidaria para la Inserción del Discapacitado (Aspild), el teletrabajo es una opción interesante ya que solucionaría algunos problemas que dificultan la inserción laboral. Uno de ellos es la movilidad: “Ya que hay que esperar varias horas a que pase un colectivo que esté adaptado”, denunció.

Otros aspecto es el espacio en el lugar de trabajo: “Muchas empresas no cuentan con espacios adaptados y por eso no contratan gente con discapacidad, pero de esta manera sí podrían hacerlo”, recalcó. En síntesis, para ella se trata de una forma de “buscarle la vuelta” a tantas trabas con las que se encuentran a la hora de buscar un trabajo. “Hoy la tecnología, las redes sociales y la informática se permite estar cerca de todo el mundo desde tu propia casa” , aseguró la mujer.

En tanto que Agustina Navarro de la Fundación Con Sentidos remarcó la necesidad de expandir el teletrabajo entre las personas con discapacidad. “Es una buena alternativa para que se abran más puertas de acceso, ya que hay muchas opciones de tareas que se pueden hacer en el hogar”, destacó. 

Difícil inserción 

Todos los consultados coincidieron en que la inserción laboral para las personas con discapacidad en Mendoza sigue siendo una materia pendiente. “Nos está faltando la voluntad del empleador a contratar a personas con discapacidad”, reconoció Ejarque. El titular del Consejo especificó que aunque económicamente es muy rentable, por los beneficios impositivos que ofrece el Estado, sigue reinando el miedo y el desconocimiento. “Es un fenómeno que pasa en todo el mundo, pero de a poco va cambiando”, dijo esperanzado.

Por su parte, González relató que a la hora de buscar empleo tienen una doble esfuerzo: “Porque además de adecuarnos al puesto tenemos que demostrar que realmente podemos hacerlo”, comentó. Para él, los empleadores y empresas de selección de personal desconocen que hay determinadas tecnologías que permiten que las personas con discapacidad puedan desarrollar sus tareas. “Hay mucha discriminación y muchas veces se produce por desconociendo de lo que puede rendir una persona con discapacidad”, precisó.

Conociendo este panorama, desde Aspild se trata de capacitar a las personas para que busquen generar su propia fuente de trabajo con algún emprendimiento solos o de forma asociativa. “Con el autoempleo, ellos pueden generar sus propios ingresos sin depender de una empresa que los contrate”, cerró Rodríguez.

Internet como herramienta

La firma mundial especializada en outsourcing Freelancer.com, destacó en un comunicado de prensa la importancia de internet y de las plataformas de trabajo online para la inserción laboral de personas con discapacidad. 

“Internet es la herramienta más democrática que existe. Todas las personas están en igualdad de condiciones para acceder a la compra-venta de productos y servicios -entendiéndose por servicios sus habilidades y conocimientos- a cualquier persona en cualquier lugar y a un solo click de distancia”, expuso Sebastián Siseles, director internacional de la compañía. 

“En Freelancer.com, se abren diariamente 5.000 nuevas posibilidades diarias en diversas áreas como desarrollo de software, redacción, ingreso de datos, traducciones y diseño hasta ingeniería, ciencias, ventas y marketing, contabilidad y servicios legales. En el trabajo independiente se valora el conocimiento, lo único indispensable es contar con el saber para encarar un trabajo y dedicar las horas necesarias para que el cliente esté conforme. Nada más es impedimento para generar ingresos a través de nuestra web”, añadió.