Lunes, 26 de junio de 2017
  • Lunes, 20 de marzo de 2017

Secuestraron a un árbitro en Merlo y lo liberaron sin pago de rescate

Lucas Cueto Viñas, un árbitro que suele a actuar en el ascenso fue liberado luego de permanecer seis horas encerrado en el baúl de su auto.

Redacción LA /Télam

Un árbitro de fútbol fue secuestrado en el partido bonaerense de Merlo y liberado esta madrugada luego de permanecer seis horas encerrado en el baúl de su auto en la localidad de Carlos Keen sin que se pague rescate, informaron fuentes policiales.

La víctima del secuestro fue identificada como Lucas Cueto Viñas, un árbitro que suele a actuar como asistente en el ascenso y dirige en la liga de futsal. Según las fuentes, todos comenzó pasada la medianoche, luego de que Cueto Viñas dirigiera anoche un encuentro entre Deportivo Hurlingham y Alvear de la segunda división de futsal, en el que el visitante ganó por 5 a 4.

El árbitro dejó a un compañero de arbitraje en su domicilio y cuando circulaba con su auto Peugeot 307 por la localidad de San Antonio de Padua, partido de Merlo, fue interceptado por delincuentes armados que se movilizaban en un Ford Fiesta, al que lo obligaron a subir, y en una moto. Cuando circulaban por la zona de Moreno, Cueto Viñas fue traspasado al baúl de su propio auto, donde quedó esposado y atado con precintos en los tobillos. Los delincuentes iniciaron las llamadas extorsivas con el hermano, a quien le dijeron "andá preparando plata", sin darle una cifra concreta como monto de rescate, según confiaron los voceros.

La banda trasladó a la víctima unos 56 kilómetros, hasta un camino vecinal de la localidad bonaerense de Carlos Keen, en el partido de Luján, donde un vecino llamó al 911 porque le llamó la atención que estuviera estacionado allí un Peugeot 307. Al arribar hoy a las 6 el patrullero de la comisaría local, los efectivos de la Policía bonaerense pudieron corroborar que había un hombre encerrado en el baúl de un Peugeot 307 que pedía auxilio.

El árbitro fue liberado por la Policía sin que se llegara a pagar el rescate y de inmediato fue trasladado a la dependencia policial para ser revisado por un médico, ya que estuvo seis horas encerrado en el baúl. Al tratarse de un secuestro extorsivo y ser la Policía de Carlos Keen la primera que intervino en el caso, la causa quedó en manos de la fiscalía federal de Mercedes y la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de ese distrito.